publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

1,8 millones de lectores »

Logo de El Confidencial
Jueves, 4 de diciembre de 2008 (Actualizado a las 13:13)
Expo Zaragoza 2008
   Actualidad    Deportes   Tendencias    Opinión    Ocio y Televisión   Vídeos   Foros            
España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda Fuera de Gobierno El Cultiberio El Confidente
Hoteles Motor Restaurantes Viajes Arte Libros Música
Cine Televisión
Vivienda En Exclusiva Sectores Lo Último
El Café

El viaje a ninguna parte de la economía española

crisis económica paro José Luis Rodríguez Zapatero

@Carlos Sánchez - 03/12/2008

Deja tu comentario (44)

Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5) (4/5 | 46 votos)

enviar a un amigoimprimir

“…Pero terminé la niñez y caí en el mundo. Las gentes morían en torno mío y las casas se arruinaban. Como entonces me poseía el delirio del amor, no tuve una mirada siquiera para aquellos testimonios de la caducidad humana. Si había descubierto el secreto de la eternidad, si yo poseía la eternidad en mi espíritu, ¿Qué me importaba lo demás? Luis Cernuda. Escrito en el Agua.

 

Estar a la altura de los tiempos no es fácil. El historiador Paul Kennedy*  ha demostrado cómo grandes imperios perdieron su hegemonía por errores de sus dirigentes. La China imperial empezó a declinar cuando los mandarines prohibieron en 1436 la construcción de naves. Pretendían sellar las fronteras en aras de proteger al país de los ataques mongoles, pero en realidad se cerraron ellos mismos y se hicieron más vulnerables. Inicialmente, se prohibió la construcción de embarcaciones para la navegación oceánica, pero más tarde se dictó una orden que impedía la existencia de barcos con más de dos mástiles. Cuatro siglos después, la dinastía Ming era mucho menos poderosa que la dinastía Song, y sus súbditos, por supuesto, mucho más pobres.

Algo parecido le sucedió al Imperio Otomano, que colapsó como consecuencia del conservadurismo de los sultanes, que en lugar modernizar el país y abrirlo hacia la innovación, optaron por burocratizar el Estado y frenar la expansión territorial en busca de nuevos mercados. Un sultán idiota, como dice Kennedy, podía paralizar el Imperio Otomano de una manera que ni un Papa ni un emperador  del Sacro Imperio podía hacerlo en Europa. El poder otomano, lógicamente, cayó bajo la presión de jenízaros, descontentos con el alza de precios y la corrupción.

El imperio español, como se sabe, no se hundió por un problema de expansión geográfica, sino por la incapacidad de la Monarquía hispánica para mantener sus fronteras, lo que degeneró en guerras de desgaste imposibles de financiar. En 1522, las fronteras eran atacadas al unísono en Alemania, los Países Bajos e Italia; pero además, las tropas estaban obligadas a vigilar el Atlántico y el Mediterráneo. Carlos V tuvo bajo sus órdenes un formidable ejército de 150.000 hombres sobre una población de 7 millones de personas. Dando por hecho que la mitad eran mujeres, eso significa que casi el 5% de los españoles estaban alistados. A cifras de hoy, estaríamos hablando de que Carme Chacón gobernaría un ejército de más de dos millones de efectivos.

La decadencia comenzó a fraguarse con decisiones equivocadas: la expulsión de los judíos y, posteriormente, la de los moriscos, la interrupción de los contactos con las universidades extranjeras, las ‘aduanas’ internas entre los diversos reinos de la península o la obligación de que los astilleros vizcaínos se centraran en la construcción de naves militares.

La lección que se puede extraer del análisis de Kennedy es que los gobiernos se equivocan si no son capaces de leer correctamente cada momento histórico haciendo caso omiso de una receta simple que daba Adam Smith a sus alumnos, pero que sirve para cualquier tendencia política. “Para sacar a un Estado de la barbarie y llevarlo a la mayor opulencia”  -decía el autor escocés- “apenas se necesita algo más que paz, impuestos razonables y una administración de justicia tolerablemente buena”.

El paro, un fenómeno estadístico

Da la sensación de que a la luz de lo que está sucediendo en el mercado de trabajo, la clase política en general (y no sólo el Gobierno) parece desconocer el momento histórico que vive la economía española. El paro se sigue viendo como un fenómeno estadístico, pero la clase política (estatal, autonómica y local) continúa sin movilizarse como el asunto requiere. Y eso que el paro registrado está creciendo a un increíble ritmo del 42,7% en términos anuales, una tasa verdaderamente espectacular sin parangón en la reciente historia económica de Europa. Probablemente habría que remontarse a la República de Weimar o a la descomposición del imperio soviético para encontrar una evolución tan adversa.

El Ejecutivo dirá que esto se debe al aumento de la población activa, que sigue creciendo de forma intensa por la inmigración y la incorporación de la mujer al trabajo; pero no parece muy riguroso ese análisis. Sólo hay que tener en cuenta que la afiliación a la Seguridad Social está cayendo un 3,5%, lo que significa que en los últimos doce meses el sistema público de protección social ha perdido 672.000 cotizantes. Pero es que si el análisis se realiza por grupos de edad, el resultado es demoledor.

La Seguridad Social se ha dejado en el camino en los últimos doce meses nada menos que el 13,2% de sus afiliados con edades comprendidas entre  20 y 24 años. Es decir, que la generación más y mejor formada de la historia de España no tiene trabajo, lo que significa que se están destinando ingentes recursos económicos al sistema educativo para que luego no haya empleo. Uno de cada cuatro jóvenes está en paro, el doble que el conjunto de la población.

Algo falla cuando hay tanta asimetría entre oferta educativa y demanda de puestos de trabajo. Y desde luego la solución no parece pasar por recortar gastos en educación. Todo lo contrario. A menudo se obvia que el 34,4% de la población activa analfabeta o sin estudios (o el 16,8% de los trabajadores con estudios primarios) está en paro, lo que pone de relieve la relación directa entre sistema educativo y actividad laboral.

Pero también algo falla cuando el empleo asalariado en el sector privado (datos anuales) está cayendo un 1,3%, mientras que la ocupación en las Administraciones Públicas crece todavía un 2,3%, tal y como refleja la EPA del tercer trimestre. El ajuste, por lo tanto, es cosa de las empresas.

Un último dato ilustra la naturaleza del problema. El número de parados que cobra ya una prestación asistencial por haber agotado la vía del nivel contributivo está creciendo ya a ritmos del 21%. Nada menos que 575.868 trabajadores (han leído bien) viven hoy con los 413,52 euros mensuales que les garantiza nuestro mediocre Estado de bienestar.

Pues bien, pese a todos estos datos, la clase política sigue tirándose los trastos a la cabeza o aplicando aspirinas a un enfermo que todavía está en planta, pero que acabará recalando en la UCI. El vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, oficialmente el coordinador de la política económica general  (por eso preside el Consejo de Política Fiscal y Financiera), se queja todos los años de que su capacidad de maniobra es reducida debido a que las dos terceras partes del gasto público tiene que ver con decisiones tomadas por las regiones y los ayuntamientos. Pero a estas alturas de la crisis, cuando el mercado laboral se desangra, ni siquiera ha convocado una reunión con los entes territoriales para coordinar acciones y racionalizar el gasto público en aras de evitar duplicidades con la vista puesta en priorizar las políticas de inversión. No se trata de un problema pequeño. Cuatro regiones (Andalucía, Canarias, Extremadura y Murcia) inician el tortuoso camino de la recesión (que durará al menos hasta 2010) con un desempleo superior al 14%, y alguna de ellas (como la de Manuel Chaves)  está muy cerca ya del 20%, una tasa de país subdesarrollado y desde luego incompatible con una nación que se jacta de ser la octava potencia económica mundial.

Solbes ya no sólo yerra en el diagnóstico (por cierto que sus técnicos en previsión y coyuntura deben disfrutar con sus estimaciones), sino que, por el momento,  tampoco acierta con las soluciones, como ayer mismo se demostró.

El vertedero de los buenos proyectos

El presidente del Gobierno, con buen criterio, convocó varias conferencias de presidentes autonómicos en la anterior legislatura, pero que en lugar de insistir con esta idea para gobernar la crisis con mayor consenso político ha acabado por depositarla en el vertedero de los buenos proyectos. Ahora que se celebra el XXX aniversario de la Constitución no estaría de más que alguien repensara la Carta Magna y diera al jefe del ejecutivo competencias efectivas en materia de coordinación con las comunidades autónomas, más allá de esos insípidos principios que aparecen en la Ley de Gobierno del año 1997.

¿Y qué decir de la oposición?, que en lugar de propiciar la firma de unos nuevos pactos de la Moncloa  se limita a criticar -con razón- la evolución de la actividad económica. Es fascinante que el área que se ha reservado el PP para atacar al Gobierno sea, precisamente, la economía. Un prodigio de análisis político y de solidaridad social.

La actitud de los sindicatos y empresarios no es menos sorprendente. Con la que está cayendo, unos y otros se centran en renovar el acuerdo interconfederal sobre negociación colectiva, cuando parece evidente que la hemorragia en el desempleo sólo se podrá cerrar con un pacto social que afecte a las rentas salariales y a los beneficios empresariales. Claro está, a no ser que se prefiera que el ajuste se haga vía empleo. Y en particular sobre el más precario: el temporal. No estará de más recordar que mientras que el empleo indefinido aún crece un 2,6% anual, el eventual se ha desplomado un 8,1%, lo que refleja que el ajuste se está haciendo sobre la parte más débil de la cadena. Otro ejemplo de solidaridad social.

Resulta no menos increíble que la banca (siempre tan liberal y a favor del libre mercado) se dedique estos días a evitar la quiebra de las inmobiliarias o las constructoras en lugar de dejarlas caer, lo que favorecería una reducción de los precios de la vivienda y permitiría dar salida al enorme stock de pisos sin vender, aunque aumentara su tasa de mora, que le vamos a hacer. Porque demanda de pisos hay. Cada año se crean en España más de 400.000 hogares, pero los precios siguen siendo abusivos. Beatriz Corredor, la ministra de la Vivienda, tiene una buena oportunidad para decir a los banqueros que en lugar de engordar su cartera inmobiliaria saquen al mercado los pisos con el objetivo de reiniciar cuanto antes el ciclo inversor, aunque no puedan lucir durante varios trimestres unos beneficios tan abultados. Al fin y al cabo, el Estado ha sido generoso con ellos poniendo a su disposición 250.000 millones de euros para que puedan lamer sus heridas sin quebrantos de mayor cuantía.

El problema del paro es ya de tal envergadura que no es jugar al catastrofismo dar pábulo a quienes sostienen que, en el mejor de los casos, la tasa de desempleo española no volverá niveles europeos (en torno al 7%) hasta mediados de la próxima década. Tras la última recesión, fueron necesarios 13 años para que el paro bajara del 24,55% -alcanzado en el primer trimestre de 1994 (récord histórico)- al 7,95% (mínimo en la fase alcista del ciclo). Todo ello pese a que la economía creció durante el periodo por encima del 3,5%. Y hay que tener en cuenta que la mayoría de los analistas considera que el actual ciclo recesivo llevará el desempleo a tasas cercanas al 20%.

No parece, por lo tanto, el momento más idóneo para hacer discursos políticamente correctos que simplemente esconden la falta de temple político para manejar el conflicto social, algo consustancial al sistema político democrático. Por si a alguien le sirve, ahí va una receta del profesor Samuel Bentolila, del Banco de España, publicada en Sociedad Abierta, y en la que aboga por cerrar la brecha entre contratos fijos y temporales a cambio de mayores niveles de protección social. Es un buen guión para empezar.

*Paul Kennedy, Auge y caída de los Grandes Imperios, Mondadori Ediciones DeBolsillo. 

Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5) (4/5 | 46 votos)

enviar a un amigoimprimir

Enlaces patrocinados

Opiniones de los lectores (44)

Deja tu comentario

44. usuario registrado diego was03/12/2008, 20:06 h.

¿tendrá el TC lo que hay que tener para ponerle el cascabel al gato? Se admiten apuestas.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

43. usuario registrado diego was03/12/2008, 20:05 h.


Ela 39. Interesante reflexión.
Pero para tomar decisiones estratégicas necesitamos:
-ser capaces como país de buscar una estrategia
-ser capaces como país de tomar la decisión y de ejecutarla, de llevarla a cabo.

Pero aquí se peca de existir demasiados estrategas que no buscan el bien común más que en el caso de que suponga el mal del resto de estrategas.
Y no hay quien tome una decisión -UNA- con el galimatías de Estado que se creó tras el café para todos -y para casi todos el mismo café- del ínclito Suárez, para minimizar los 'asuntos' catalan y vasco. Nos salió caro el invento y ahora deberíamos reconsiderarlo, empezando por una aleccionadora sentencia del TC que pusiera los puntos sobre las ies, no solo para el estatut catalán, sino para el desmadre estatutario que se ha reproducido con verborrea folclórica por tantas autonomías y autonosuyas españolas.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

42. usuario registrado j&l03/12/2008, 18:51 h.

Pero es que además, sr. Sánchez, ZP no necesita al PP para nada, sobre todo ahora que tiene taburete en Washington, con "B" de ZP. ¿Vamos a creer ahora que un portento que ha ido a Guasin a dar lecciones de economía española ya a poner las bases de la refundación del capitalisnoseque, va a necesitar al PP para algo?.
Menos mal que ZP no pica en su anzuelo, sr. Sánchez. Lea:
- El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ironizó hoy sobre las propuestas que plantea el PP para superar la crisis en la que se encuentra inmersa la economía española, al asegurar que todo el sistema financiero internacional espera las iniciativasdel PP para superar las dificultades económicas.(So listos, que soy unos listos)

“Queremos invitarles al diálogo por si tienen alguna idea, seguramente Wall Street y todo el sistema financiero internacional están esperando sus propuestas”, señaló el jefe del Ejecutivo en la sesión de control al Gobierno en la Cámara Alta, tras ser preguntado por el senador ‘popular’ Pío García Escudero sobre la puesta en marcha de nuevas iniciativas para hacer frente a la crisis económica.
A mi, al cerebro de guol strit va a venir la derechona a preguntar

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

41. el criticon03/12/2008, 18:41 h.

Un artículo que se esperaba. Ua aportación, hastahace poo se decía que los ayuntamienos obtenían sus recursos de las recalificaciones de suelos, si no, se asfixiaban. Claro, viendo como se las "gastan". Tantas recalificaciones que en el trayecto Málaga Marbella se ve en la lejanía, allá en las montañas, el inicio de urbanizaciones camino de la costa que han quedado suspendidas. Esas grandes superficies de monte se vendían a foráneos a base de marketing agresivo y ensoñador, ¿qué hacer?, ¿cómo limpiar, cortar y pulir?,¿por dónde? Para un diagnóstico habría que tirar de la manta. Y así muchos, muchísimos ámbitos de la producción sin verdadero mercado. ¿Porqué no favorecer al tejido del campo y a la energía básica?

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

40. usuario registrado j&l03/12/2008, 18:40 h.

Así negocia el PSOE
5/11/2008

El PSOE hizo un guiño a CIU, con la admisión de un bloque de enmiendas a los PGE firmadas por los nacionalistas catalanes.
También se abrió la puerta a la aprobación de enmiendas de IU-ICV y, en menor medida, a ERC.
El Partido Popular presentó una batería de enmiendas de rebaja fiscal sobre el IRPF, en Transmisiones Patrimoniales, en impuesto de sociedades, además de pedir al Gobierno que presente un plan de empleo para toda España.
Respuesta del gobierno:
"Ustedes quieren sepultar el Presupuesto que ha elaborado el Gobierno y que ha tenido una mayoría parlamentaria, por lo que no vamos a admitir sus enmiendas". Esta declaración de principios, tajante y sin paliativos, dirigida al Grupo Popular por el responsable de Presupuestos del Grupo Socialista, Francisco Fernández Marugán, puso ayer el cierre a la posibilidad de que el PP logre incluir alguna de sus 3.600 enmiendas a las cuentas del Estado para 2009.
PNV y BNG han tenido su contrapartida con la aprobación ayer en comisión de las enmiendas negociadas para sus respectivas comunidades autónomas.

Sí. Viaje a ninguna parte, pero el gobierno ya escogió a sus compañeros de trayecto.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h, con horario restringido a los invitados de 10:00 a 19:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

Ver más comentarios    Deja tu comentario

Lo que sucede cuando se entrega la energía de un país a la industria del 'ladrillo'

@Carlos Sánchez - 26/11/2008

Una sugerencia a Zapatero: ¿Por qué no contrata al ministro finlandés de Economía?

@Carlos Sánchez - 21/11/2008

¿Qué hacer? El Gobierno se debate entre bajar impuestos o aumentar el gasto público

@Carlos Sánchez - 19/11/2008

Los brochazos de Barceló y el gasto público: algo más que una impudicia

@Carlos Sánchez - 14/11/2008

Un 'run run' recorre Madrid ¿Y si el Gobierno vuelve al ‘ladrillo’ para esquivar la recesión?

@Carlos Sánchez - 09/11/2008

Ver más»

Acerca de...

@Carlos Sánchez

Quise ser periodista para viajar; pero al final algo debió fallar y he acabado siendo una especie de tecnócrata del periodismo económico. No me quejo. Ello me permite aprender todos los días y contar lo que sucede. Sin apriorismos y sin necesidad de echar mano de los célebres espejos deformantes que colgaban del Callejón del Gato, y que tanto asombraban a Valle-Inclán. Nací en Madrid en el mismo año en que Bardem estrenó Calle Mayor y soy Licenciado en Ciencias de la Información. He escrito un par de libros sobre el capitalismo español y trabajado en radio, televisión y prensa escrita. Y al final he descubierto que Internet es todo eso y algo más. Carlos Sánchez es subdirector de El Confidencial.

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

atlas
Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis


Enlaces de Interés