publicidad
publicidad
 
Logo de El Confidencial
Miércoles, 12 de marzo de 2008 (Actualizado a las 22:42)
Expo Zaragoza 2008
   Portada    España    Cotizalia    Deportes    Comunicación    Gente    Opinión    Canales    Cultura    Ocio    En Imágenes    Vídeos    Foros      
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda El Confidente
Salud Tecnología Buscador de Hoteles Expo 2008
El Cultiberio Cine Libros Arte Teatro Música
Hoteles Restaurante Viajes Motor Vinos
Vivienda En Exclusiva Sectores Lo Último
El Café

MIENTRAS TANTO

Territorios contra ciudadanos

Elecciones 2008

@Carlos Sánchez - 12/03/2008

Deja tu comentario (32)

Votar esta noticia

Resultado (146 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Todos los análisis realizados en los últimos días sobre los resultados de la campaña electoral coinciden en una idea: tanto el Partido Socialista como el Partido Popular han reforzado sus posiciones en las regiones o comunidades autónomas en las que previamente habían gobernado. Los casos más evidentes para el PP son los de Madrid, la Comunidad Valenciana o Murcia, donde los ‘populares’ no sólo han revalidado su mayoría, sino que, la distancia respecto del Partido Socialista se ha ampliado de manera relevante. El PSOE, por su parte, ha obtenido sus mejores datos en Cataluña, País Vasco y Andalucía, territorios en los que históricamente (salvo episodios momentáneos) ha logrado sus mejores resultados en las generales.

Habrá quien piense que este escenario responde a la libre decisión de los ciudadanos, por lo que no hay nada más que decir. Eso no impide, sin embargo, preguntarse por qué la inmensa mayoría de los madrileños, valencianos o murcianos piensa que el PSOE es un peligro público, una auténtico calamidad; y por qué la mayoría de los catalanes, vascos o andaluces está convencida de que si el PP vuelve a la Moncloa se acerca la Apocalipsis. No sorprende que uno u otro partido gane en su respectivo territorio, sino que llama la atención el hecho de que estemos ante victorias tan holgadas y hasta tan raciales. El voto anti-pp o anti-psoe ha triunfado en toda regla. La política, por decirlo de alguna manera, ha dejado de estar entreverada por razones ideológicas, sino que, por el contrario, se ha convertido en un asunto de naturaleza territorial. Se vota, por decirlo de una manera gráfica, contra los nacionalistas, ya sean ‘españolistas’, vascos o catalanes.

Marchamo identitario

La primera interpretación de este fenómeno es la más evidente. Parece obvio que durante la pasada legislatura se ha hablado más de los problemas de los territorios que de asuntos concretos que preocupan a los ciudadanos, lo que explicaría que en determinadas zonas del país se haya interiorizado una especie de marchamo identitario. Una especie de señas de identidad nacionales.

Los valencianos no quieren ser engullidos por los catalanes y los madrileños están hartos de las veleidades independentistas de vascos y catalanes. Estos últimos, por su parte, están convencidos (por supuesto siempre en términos generales) de que el Partido Popular acabaría con la autonomía política de Cataluña, lo que explicaría el castigo que han recibido los candidatos de ‘Madrid’.

Así las cosas, no es de extrañar que ante tal escenario cada uno de los territorios haya optado por consolidar sus posiciones, espoleados, además, por unos gobernantes tremendamente hipócritas que han hecho de las diferencias regionales su campo de batalla. Episodios como el trasvase del Ebro, donde los territorio parecen ser más importantes que los intereses de los ciudadanos están ahí para demostrar hasta que punto se puede influir en la opinión pública. No con argumentos ideológicos o simplemente racionales, sino territoriales.

Se trata de una estrategia suicida que nos devuelve a antes de la Revolución Francesa, cuando los señores feudales, representando a sus demarcaciones, rendían cuentas ante el rey sin tener en cuenta a sus súbditos.

A esta situación se ha llegado, sin lugar a dudas, por un fenómeno tan singular como antidemocrático: la fuerza económica de los gobiernos regionales, que disponen de unos medios materiales y competenciales que ya le gustaría tener a la Administración Central del Estado. Son de tal envergadura que su capacidad de influir en la opinión pública es enorme. Cada gobierno autonómico controla la televisión regional y los medios de comunicación locales (mediante la publicidad institucional o la concesión de emisoras de radio y televisión). Y, por si esto no fuera poco, en sus manos está la prestación de determinados servicios públicos o la adjudicación de los concursos públicos en la obra civil. Hasta el sistema educativo y judicial está en sus manos, como si se tratara de un cortijo al que nadie puede entrar sin permiso del gobernante de turno.

¿De verdad no sorprende el escaso trasvase de votos que hay en las comunidades autónomas entre los grandes partidos? Desde luego mucho menor que el en conjunto del Estado. ¿De verdad no sorprende que en la gran mayoría de las regiones gobierne el mismo partido desde hace más de 20 años? ¿Son tan buenos sus gobernantes que casi siempre repiten? Detrás de esta anomalía democrática se encuentra, sin lugar a dudas, un forma de entender la política en clave clientelar, lo que hace muy difícil la alternancia entre partidos.

Esto explica que los gobiernos regionales hayan azuzado las diferencias territoriales como parte de su proyecto político, lo cual no sólo va contra el sentido común, sino también contra la propia esencia de la democracia, que debe de moverse con argumentos ideológicos, no territoriales.

Votar esta noticia

Resultado (146 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Enlaces patrocinados

Opiniones de los lectores (32)

Deja tu comentario

32. usuario registrado PUK12/03/2008, 22:35 h.

(31) Entiendo lo que dices: sé distinguir entre el que Sabe hablar vasco (Esuskaldun) y no es nacionalista, y el que sabe y es nacionalista.Pero convendrás conmigo en que los nacionalistas se aprovechan en su beneficio de esa competencia, máxime cuando la supuesta Alta Inspección del Estado no funciona.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

31. usuario registrado Cayo Mario12/03/2008, 22:14 h.

PUK:
No sé si conoces el Sistema Educativo Vasco. Yo soy vasco, soy no nacionalista y mis hijas han ido a la ikastola y ahora al instituto en modelo D (todo en euskera). Pues bien, mis hijas no odian a España, nadie les ha enseñado a hacerlo porque, sencillamente, yo no lo hubiese consentido. En mis casa hablamos indistintamente en vasco o en castellano, y eso no significa sino que mis hijas hablan y escriben correctamente el castellano y el vascuence.
Eso es normalidad. Eso es lo que buscamos muchos españoles en el País Vasco: sin que por ello dejemos de ser vascos ni mucho menos odiar a España.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

30. usuario registrado 25Aries12/03/2008, 22:10 h.

Por cierto, ha desaparecido de este medio digital la noticia de la entrevista en Corriere della Sera de ayer al Sr. monseñor Cañizares (con respeto "cañitas" para sus amigos), y naturalmente los comentarios a la misma.
¿Dónde están la magnifica foto, la noticia y los correspondientes comentarios?
¿Es cierto que los Sres. Rajoy y Rouco (RAUJOY para los amigos) han exigido su retirada a la dirección de El Confidencial?
Por favor, ¿qué ha pasado?

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

29. usuario registrado 25Aries12/03/2008, 22:09 h.

Doña Esperanza:
Me refiero a la Sra. Aguirre (rebautizada Victoria Esperanza por el Sr. Rajoy (híbrido ROUJOY)
Ya que no se presenta a la Pres. del PP:
¿Por qué no se presenta vd. a la presidencia de la CEe Conferencia Episcopal española (española con minúscula)?
Quizá no le guste al Sr. Rouco (ROUJOY) para los amigos, pero a las monjas seguro que sí.
¿Sabe que las monjas son más?.
Inténtelo, así pasaría más desapercibido el Sr. Monseñor ROUJOY y su colega Mons Cañizares.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

28. usuario registrado PUK12/03/2008, 21:27 h.

La constitución española actual le ha regalado a los nacionalistas la mejor arma, más poderosa que las pistolas, que la nitroglicerina:Las competencias en Educación. Hoy en día cualquier chaval en el pais vasco está convencido que España oprime a una nación que al parecer existió alguna vez que se llamaba Eukal Herría, eso independientemente de si es de derechas o de izquierdas.En Francia no tienen ese problema, a pesar de que existen Vascos, catalanes,bretones... ¡Algo habremos hecho mal!

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h, con horario restringido a los invitados de 10:00 a 19:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

Ver más comentarios    Deja tu comentario

Otros artículos de opinión

DOS PALABRAS

Rajoy quiere conquistar el Polo Sur  Federico Quevedo

TRIBUNA

El problema del PP no es de liderazgo  José Luis González Quirós

AL GRANO

Rajoy declara abierta la lucha por el poder en el PP  Antonio Casado

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd