publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

Logo de El Confidencial
Tecnología     Salud  Fórmula 1

Sábado, 3 de octubre de 2009

España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda Fuera de Gobierno Valor del Derecho El Confidente
Hoteles Gastronomía Viajes Arte Libros Música La mochila de Kike Cuaderno Matoses
Foro Foro Foro Interno El Café

TENDENCIASCerrar el bloque

TEATRO

Campeador de los escenarios

Campeador de los escenarios

La Muerte (i), el Arcángel y el Caballero (d). Fotografía de Chicho.

@Nuño Vallés - 07/03/2008

Deja tu comentario (0)

Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5) (4/5 | 2 votos)

ROMANCES DEL CID


Dirección: Eduardo Vasco.
Versión: Ignacio García May.
Intérpretes: Jesús Hierónides, Muriel Sánchez, Francisco Rojas.
Músicos: Eduardo Aguirre de Cárcer (percusión), Alba Fresno, Óscar Gallego (viola de gamba), Blanca Trabalón (órgano y virginal).
Lugar: Teatro Pavón. c/ Embajadores, 9. Madrid.
Teléfono: 91 528 28 19; venta telefónica en Servicaixa, 902 332 211 o en www.servicaixa.com.
Horario: M y D, 19:00. X a S, 20:00.
Fecha: Hasta el 23 de marzo.
Precio:18 €.
Compañía Nacional de Teatro Clásico

Pocos son nuestros personajes históricos que han podido traspasar fronteras y convertirse en mitos mundiales. Hernán Cortés es uno de ellos, Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, es otro. Y a ambos les ocurre algo parecido: de puertas para adentro reciben poca atención -¡no hay en la capital de España una estatua del hombre que le ganó un imperio!-. Del Cid ya no se acuerda nadie pues resulta ser un personaje muy poco correcto políticamente; tanto el Cid histórico como el literario encarnaron una serie de valores hoy trasnochados, más aún, molestos. Su imagen de matamoros, de señor de la guerra, le hace despreciable a ojos de muchos, pero valoraciones morales de este tipo -totalmente vanas- palidecen antre el extraordinario impacto cultural de su figura a lo largo de los siglos. No en vano, el Cantar de Mio Cid se considera la primera gran obra de nuestra literatura, y luego autores como Guillén de Castro o Lope de Vega o Tirso de Molina -y otros menores, y el francés Corneille y Anthony Mann- eligieron al de Vivar como motivo de sus creaciones.

Pero, aunque del Cid se han hecho hasta películas de animación, su forma cultural más natural es el romance -que es, igualmente, el metro más habitual en nuestro teatro clásico-. El autor de la presente versión para la CNTC, Ignacio García May, extrae el texto del Romancero viejo, aquél que hasta no hace mucho todavía se recitaba en los colegios. Dice el director de la obra y de la compañía, Eduardo Vasco, que “los romances constituyen la semilla de la teatralidad pura, aquella que trabaja sin intermediarios [...], con las convenciones básicas y los intérpretes expuestos, solos, antes el ávido espectador”. Es un retorno al origen del teatro, al intenso diálogo del aedo o del juglar con el público. No es este, sin embargo, un espectáculo juglaresco -como podrían ser los de El Brujo-.

Un aparato escenográfico reducido al mínimo, un atrezzo básico pero muy sugestivo -los diferentes personajes se representan mediante cascos, tocados o coronas-, un vestuario reducido a meros hábitos o túnicas... Estamos en un estadio intermedio entre la máscara del juglar y el teatro ya constituido, algo que viene subrayado por lo reducido del elenco de actores, sólo tres, ninguno de los cuales interpreta al Cid, ni al rey don Alfonso, ni a Jimena. Interpretan a la Muerte -Muriel Sánchez-, al Arcángel (Gabriel) -Jesús Hierónides-, a un caballero -Francisco Rojas-, que hablan desde el “más allá”. La posteridad de gana enfrentándose a la muerte, venciéndola; es lo que hizo el Cid, campeador después de muerto, que es cantado por estos seres de ultratumba que se transubstancian en los diferentes personajes de la vida del Cid -incluyéndole a él mismo-, desde el Conde Gormaz hasta los infantes de Lara o incluso el león de Valencia.

Los tres actores, a gran nivel, declaman y cantan -espléndida voz de Muriel Sánchez- y como es habitual en la Compañía, especialmente cuando la dirige Eduardo Vasco, todo funciona como un reloj que, sin embargo, es capaz de conmover al espectador. La música en vivo, auque en esta ocasión no incluye instrumentos contemporáneos, vuelve a contribuir a la construcción de una atmósfera capaz de retrotraer al espectador a tiempos pasados: a una plaza a la que ha acudido a escuchar un cuento, una canción, un romance. Un consejo: cuando, al terminar la representación, se acerque el Arcángel al borde de la escena con mano enguantada, no levanten los brazos.

LO MEJOR: El simbolismo de cascos y tocados.

LO PEOR: Nada.

En cartel en Madrid:

REY LEAR

TÍO VANIA

JESUCRISTO SUPERSTAR

DESCALZOS POR EL PARQUE

MÚNICH-ATENAS

EL GUÍA DEL HERMITAGE

Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5) (4/5 | 2 votos)

Opiniones de los lectores (0)

Deja tu comentario

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.


los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd

Enlaces de Interés