publicidad
publicidad
Logo de El Confidencial
Miércoles, 31 de octubre de 2007 (Actualizado a las 10:03)
Portada   España   Cotizalia   Deportes   Vivienda   Comunicación   Gente   Opinión   Canales   Fin de Semana   Imágenes   Vídeos   Foros   
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda El Confidente
Salud Tecnología Buscador de Hoteles

ESPAÑA

Albert Rivera: “Ir separados del partido de Rosa Díez sería una irresponsabilidad”

Albert Rivera

@Julia Pérez.-19/10/2007

Votar esta noticia

Resultado (65 Votos)

enviar a un amigoimprimirDeja tu comentario (22)

Albert Rivera: “Ir separados del partido de Rosa Díez sería una irresponsabilidad”
 Albert Rivera (Efe).

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (Barcelona, 1979), propuso ayer a la ex socialista Rosa Díez, líder del nuevo partido Unión, Progreso y Democracia (UPD), iniciar conversaciones formales para concurrir coaligados a las elecciones generales de marzo de 2008. “Sería lo razonable y lo responsable. Ir separados sería una irresponsabilidad porque dividiríamos el voto en ciudades clave, como Madrid o Barcelona”.

En un desayuno celebrado ayer con la redacción de El Confidencial, Rivera considera esa alianza como una oportunidad única para que exista en el Congreso una fuerza política que defienda el ideario que une a ambos partidos. Para ello, propone elaborar un proyecto común sobre doce puntos que ayer envío a Díez.

Entre ellos están: la defensa de la Constitución, el respeto a las reglas del juego democrático, el combate al nacionalismo en la Cámara Baja, el rechazo a todo pacto con los nacionalistas a cambio de una cuota de poder; defender las preocupaciones reales de los ciudadanos, la igualdad de los españoles al margen del lugar donde residan, devolver al Estado las competencias en Educación, la defensa del laicismo o apostar por una regeneración democrática y la reforma electoral.

Rivera está convencido de que Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía podrá lograr al menos un diputado, porque “la deriva del PSOE nos ha dejado un espacio”, aunque UPD quiere también captar votos provenientes de la derecha. Un espacio formado por los españoles que, como ellos, creen en la solidaridad de España y la igualdad de oportunidades. Y no podría aceptar nunca que, a causa de los personalismos, el voto de los desencantados quede huérfano o dividido al repartirse entre ambos partidos. “Antes de que ocurriera eso, lo dejaría todo”.

Este joven dirigente, que ha llevado el inconformismo al Parlamento catalán y sufre allí el boicot de los medios de comunicación (“me conocen más en Madrid que en Cataluña”), quiere tomar la iniciativa política ante las próximas elecciones generales. Así, pretende solicitar una entrevista con los líderes de PP y PSOE para hacerles una propuesta inusual: “El compromiso de apoyar a la lista más votada en los comicios y que los partidos constitucionalistas lo voten para impedir que los nacionalistas sean determinantes”. No en vano, las encuestas auguran casi un empate técnico entre populares y socialistas.

Ciudadanos inicia ahora un proceso de primarias para designar a su candidato a las elecciones generales, pero todo apunta a que su cabeza de lista será el propio Rivera, a no ser que luego pacten otra cosa con Díez y los suyos. Aspira a compatibilizar ese destino con su cargo de portavoz de su partido en la cámara catalana, donde hace preguntas incómodas para desenmascarar el victimismo nacionalista. Por ejemplo, preguntar al Gobierno autónomo que, si tanto se queja de los peajes, que construya autovías públicas en paralelo como hacen otros Ejecutivos. Sin olvidar la denuncia de los 504 millones de euros al año que cuesta la televisión pública.

El oasis catalán se desmorona

A sus 28 años, Rivera siempre se sintió un “huérfano político”, aunque estuvo en Socialistas en Positivo, una corriente de opinión del PSC. Se define como liberal, con un perfil de izquierdas pero que rechaza a esa izquierda “paternalista, intervencionista y ligada al buenismo” tan en boga.

Niega tajantemente que su partido pretenda para el futuro una consulta de tinte autodeterminista, como ha propuesto uno de los principales fundadores de Ciudadanos, el constitucionalista Francesc de Carreras. “Nunca lo propondremos. Cada afiliado es libre de opinar sobre lo que quiera, y otra cosa es el partido… Aunque se le ha entendido mal”, sentencia Rivera mientras defiende la figura de Carreras, perseguido por el nacionalismo. O la del dramaturgo Albert Boadella, otro fundador, que ha sido “tan maltratado, marcado y boicoteado que no va a hacer ni un solo acto político en Cataluña. Así me lo dijo: ‘fuera, lo que haga falta, pero aquí nada’”. El director de teatro ha optado por no estrenar en esa comunidad autónoma ninguna de sus obras.

“El oasis catalán empieza a desmoronarse porque la ciudadanía está hasta las narices de que siempre responsabilice a otros de sus errores”, sentencia Rivera mientras acusa al presidente de esa comunidad, José Montilla, de “tener de español sólo su nombre, porque su política es claramente nacionalista. El problema es que el PSC ha asumido el rol de que para gobernar Cataluña hay que ser nacionalista, y yo estoy convencido que no es así”.

Presentes en once autonomías

Rivera sostiene que atrás han dejado sus disensiones internas y que ya cuentan con cerca de cuatro mil militantes y unos 15.300 simpatizantes. Han iniciado una expansión por España, debido a que los problemas son comunes, como la concepción del Estado y la solidaridad entre españoles. Están presentes en once comunidades autónomas: Aragón, Asturias, Andalucía, Baleares, Cataluña, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Galicia, Murcia y Navarra. Y creciendo, porque en Canarias ya hay militantes que quieren constituirse en partido.

Saben que no pueden competir con los partidos poderosos en las próximas elecciones generales, pero aspiran a ser conocidos con la ayuda de un lema “que va ser provocador” (aunque Rivera no aclara si esta vez se desnudará para el cartel publicitario, como hizo en los comicios catalanes que lo catapultaron a la política). Su clave de difusión masiva estará en Internet, como los blogs y el marketing viral. Otra pata será el buzoneo y la instalación de mesas en las calles, que tanto éxito le reportó para conseguir 80.000 votos sólo en Barcelona de los 90.000 que lograron en las autonómicas de 2006 en sólo cinco meses de vida.

Votar esta noticia

Resultado (65 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Opiniones de los lectores (22)

Deja tu comentario

22. usuario registrado nouViernes, 19/10/2007, 18:42 h.

A 12 pues empiecen con combatir al nacionalismo español asimilacionista.

marcar ofensivo Marcar como ofensivo

21. usuario registrado TaxcoViernes, 19/10/2007, 16:55 h.

SR. ARBIZU ECHAURI,Nº18 Y 19.- Muchas gracias por su aclaración. Para nada me molesta que en algunas cosas estemos de acuerdo, todo lo contrario. Le mando un saludo. TAXCO

marcar ofensivo Marcar como ofensivo

20. usuario registrado c-updViernes, 19/10/2007, 15:55 h.

a ver si hay suerte y ambos partidos van justos... entonces el éxito electoral está asegurado

c-upd.blogspot.com

marcar ofensivo Marcar como ofensivo

19. Arbizu Echauri TAXCOViernes, 19/10/2007, 13:57 h.

Groucho Marx decía: "tenemos unos principios, pero si no le gustan, tenemos otros". Así es la política. El último caso ha sido el de nuestro presidente foral, recibido recientemente por el presidente Zapatero. En campaña a las forales navarras dijo cosas como que Navarra era moneda de cambio y ataquó duramente a Zapatero. Hoy es el día, que habiéndole permitido Ferraz (por intereses propios) seguir en el cargo, en la presidencia navarra, muestra otro talante hacia Zapatero. Lo del concurso de "Sabes Menos que un Niño de Primaria", creó que si los políticos asistieran al mismo veríamos el verdadero nivel cultural de nuestra "clase ociosa". Espero que quede claro. Pero en lo fundamental coincidimos, creo yo.

marcar ofensivo Marcar como ofensivo

18. Arbizu Echari TAXCOViernes, 19/10/2007, 13:52 h.

Que estoy de acuerdo, en lo fundamental, con lo que ud. ha expuesto. Y espero que no le moleste el hecho de estar de acuerdo, porque en numerosas ocasiones se me acusa de lo que yo no he defendido. Aprovecho la ocasión para monstrar mi desconfianza de señores y señoras que están en partidos políticos, asociaciones cívicas, etc. pero siempre organizaciones al fin y al cabo beneficiarias del erario público. Desconfío pues me parecen "profesionales" pero siempre subvencionados o pagados por el erario público. Coincido con uds. en el desprestigio creciente de la política como la conocemos. Aunque siendo realistas tal vez el verdadero debate debería ser apoyar a Rajoy o a Zapatero, que es lo que vamos a tener que elegir.

marcar ofensivo Marcar como ofensivo

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd