publicidad
publicidad
Logo de El Confidencial
Viernes, 28 de septiembre de 2007 
Portada   Opinión   Gente   Cine   Libros   Salud   Tecnología   Viajes   Hoteles   Ocio   Los más...   Cotizalia   Imágenes   Vídeos   
Dos Palabras Sin Enmienda El Cultiberio
Motor Música Teatro Arte Restaurantes Vinos
Los más leídos Los más enviados Los más buscados

EN VENA

Donald Trump quiere intimar con Esther Koplowitz

Donald Trump quiere intimar con Esther Koplowitz

Simoneta Gómez-Acebo (izq) junto al cantante Raphael (dch)

@Paloma Barrientos - 29/09/2007

Votar esta noticia

Resultado (0 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Esther Koplowitz, Concha García Campoy, Susana Griso, Marta Robles, Pilar Tabares, Mae Gaspar, la diseñadora de joyas Victoria Martínez, Carolina García Viadero (cabeza visible de Bodegas Valduero), Francine Gálvez, o Ana Obregón tienen algo en común: son mujeres profesionales, divertidas y además guapetonas. Todas ellas, salvo Koplowitz y la inefable ‘Anita Dinamita’ -ya les diré por qué son noticia-, adornaron el tercer aniversario de la revista Bussines&Class, organizado por Belén Quijada en el Palacio de Linares (el del fantasma Raimundita), muy cerca del Museo del Prado donde los Príncipes de Asturias y el duque de Lugo (su señora se fue a Nueva York) habían participado horas antes en un homenaje al fallecido Rodrigo Uría.

En esta ocasión no hubo abucheos ni quema de fotografías en el exterior y sí en cambio aplausos y más aplausos a los padres de Leonorcita y Sofía. Este recibimiento popular contrasta con las fogatas gráficas, que se está convirtiendo en una práctica demasiado habitual. No me gustaría que al final acabáramos como los talibanes y extremistas islámicos prendiendo fuego a todo lo que no sea su totalitaria manera de pensar. Se empieza por un retrato y se acaba como con las Brujas de Salem.

Mientras Jaime Marichalar acompañaba a sus cuñados, la Infanta Elena inauguraba en la National Portrait Gallery de Nueva York la exposición ‘Legado: España y Estados Unidos en la Era de la Independencia’. Imagino que será cuestión de optimizar el trabajo y de ahí que el duque permaneciera esta vez en Madrid en vez de viajar con su santa. Sobre todo ahora que los escaparates de la Quinta Avenida se visten con las novedades otoño-invierno y siempre se puede hacer una escapadita entre recepción y recepción oficial. Es lo que tiene Nueva York, que puedes pasar desapercibido siendo infanta o el mismísimo Donald Trump y sus inefables tintes de pelo. Por cierto, que se ande con ojo la estupenda Esther Koplowitz porque el megamillonario ha comentado públicamente su interés por intimar (en el buen sentido) con su homologa del Club de los Ricos.

Resulta que Esther ha sido elegida Empresaria del Año por la Cámara de Comercio Española en USA. El premio se entrega en el transcurso de una cena baile en el Waldorf Astoria donde los invitados deben pagar un congo por asistir. Los tickets van del más barato al más caro dependiendo de lo cerca que uno quiera estar del homenajeado. En este caso, el imitador en tonalidades capilares de Lauren Postigo pagó 50.000 dólares por presidir la gala neoyorquina. Pero se quedó compuesto y sin Esther porque la festejada no pudo acudir al producirse un triste acontecimiento familiar. El duque de Huescar, pareja estable de la hermana Alicia, ejerció de anfitrión con el resto de los amigos españoles. A pesar de las maledicencias de tiburones de pacotilla que les gustaría que la elegante Alicia estuviera libre como los taxis, me confirman que nada ha cambiado en la tranquila y sosegada relación personal. El frenesí y la efervescencia de ida y vuelta que caracteriza los amores de Ana Obregón nada tienen que ver con los amores de los anteriores.

Retomando el tercer aniversario de Bussines&Class, que dirige Fernando Estelles, no faltó de nada ni sobró nadie como ocurre en otras celebraciones que sorprenden al mezclar churras con merinas. En este caso, la nota de color la pusieron Jesús Álvarez; Manuel Cerdán; José Antonio Vera; Cristina Villanueva; Victoriano Valencia, abrumado por tanta felicitación (su hija Paloma está embarazada después de once años de matrimonio con Ponce); Cristina Almeida; Isabel Sansebastián; la empresaria valenciana Emilia García y la diseñadora Victoria Martínez, que contó que lo último en joyerío son los zafiros de colores y los pendientes de brillantes y oro blanco con “movimiento”.

El tema estrella fue de nuevo la baronesa Thyssen, que ha cambiado su “no a la tala” por “no a la boda” (Ver crónica). La pregunta de la noche era qué información fundamental posee Carmen Cervera para no apoyar al hijo de sus entrañas. Por el momento, la boda continúa en pie a pesar de que el Obispado de Segovia no autoriza la ceremonia religiosa en la capilla de la finca elegida para preservar la superexclusiva.

Y como contaba al principio, Ana Obregón tiene noticias frescas. Vuelve a la televisión (Tele 5) con un programa de tendencias y, sorpresa, será la protagonista de una película. ¿Se imaginan a la artista multidisciplinar optando a un Goya en el 2008? O mejor, al Oscar del año que viene.

Votar esta noticia

Resultado (0 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Otras noticias de en vena

El arma secreta de Carmen Alborch(22/09/2007)

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd