publicidad
publicidad
Logo de El Confidencial
Miércoles, 27 de junio de 2007 (Actualizado a las 15:48)
Portada   España   Cotizalia   Deportes   Vivienda   Comunicación   Gente   Opinión   Canales   Fin de Semana   Imágenes   Vídeos   Foros   
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda El Confidente
Salud Tecnología Buscador de Hoteles

CON LUPA

¿Una OPA por 83.000 millones de euros? Florentino y Fainé pueden empezar a atarse los machos

Florentino Pérez Iberdrola

@Jesús Cacho - 27/06/2007

Votar esta noticia

Resultado (55 Votos)

enviar a un amigoimprimirDeja tu comentario (4)

Más madera, que es la guerra. La guerra por el control de Iberdrola, convertida ya por la real voluntad de las cifras en primera eléctrica española. La osadía de Ignacio Sánchez Galán, su presidente, volvió a sorprender el lunes al establecimiento capitalino, siempre tan mirado, tan impúdicamente prudente cuando de romper el statu quo se trata. Este Galán castellano que ha decidido empadronarse en Bilbao porque así se lo ha pedido Josu Jon Imaz, presidente del PNV, para mostrar con ello su compromiso y el de su empresa con el País Vasco, no se encomienda a ningún tipo de poder terrenal conocido, no pisa alfombra, no pide permiso a la hora de tirar p’adelante.

Crece la leyenda, que no es precisamente buena o, mejor dicho, no es buena entre ese establishment patrio porque no respeta las jerarquías, no se somete, no se pliega, juega su propia partida sin pedir antes cartas en papel timbrado. “Este va a acabar mal”. Es el comentario que se oye por Madrid desde hace tiempo. Ayer mismo volvió a oírse. Pero la premonición suena cada vez más agostada, menos convincente y convencida, más trivial, menos comprometida. Porque el personaje parece tener una quinta o sexta velocidad, de la que carecen sus rivales, que le permite ir apagando, como un tren que se pierde en la lejanía, los ecos de los malos presagios con realizaciones concretas.

El lunes anunció la compra de la estadounidense Energy East, una pequeña eléctrica integrada establecida en cinco Estados de la costa Este, con tres millones de clientes de gas y electricidad. Operación más que anunciada, casi radiada al mercado español desde que se cerrara la de Scottish Power, que esa es otra de las características del personaje, su condición de tipo desinhibido a la hora de mostrar sus intenciones. El resultado de este pequeño paso adelante es que Iberdrola se consolida como una de las mayores compañías eléctricas del mundo, “con un valor de empresa cercano a los 83.000 millones de euros”, según reza la nota oficial hecha pública ayer.

Que es el quid de la cuestión, la madre del cordero, el nudo gordiano que Florentino Pérez y sus poderosos aliados, entre los que hay que incluir al flamante presidente de La Caixa, Isidro Fainé, tendrán que desatar cual nuevos Alejandros si quieren hincarle el diente a la eléctrica y birlar el sillón a su presidente, para pergeñar, con ayuda francesa, ese gran grupo energético y de servicios con el que sueñan. ¿Una OPA por 83.000 millones de euros? Ya pueden ponerse a trabajar, ya pueden empezar a atarse los machos, que el enemigo que tienen en frente no es manco.

A los mandos de una ACS que pretende convertirse en un operador global de infraestructuras de energía de gas y electricidad, como ya lo es en el ámbito de las infraestructuras de transporte con Abertis, el asalto a Iberdrola es seguramente el envite de mayor enjundia que Florentino Pérez se ha planteado en su vida. Si de una comparación lineal entre Iberdrola y ACS se tratara, hablaríamos del tópico enfrentamiento entre el elefante y la hormiga, teniendo en cuenta que la constructora capitaliza en Bolsa unos 16.500 millones de euros, con una deuda que al cierre de 2006 era ni más ni menos que de 14.300 millones, equivalente al 86% de aquel valor.

Pero Florentino y ACS son mucho más que eso, mucho más incluso que sus notorios socios, la familia March y los primos Albertos. Florentino es fundamentalmente las relaciones políticas que maneja, de primer nivel, tanto en el PSOE como en el PP, tanto con el Gobierno, vía Alfredo Pérez Rubalcaba, como con la oposición. Y no cabe duda de que, tras lo sucedido con Endesa, la política, la gran política, tendrá mucho que decir en el futuro de una compañía como Iberdrola, hoy genuinamente española.

Tras el desembarco de Enel en Endesa, la pinza francesa que empieza a perfilarse en torno a la eléctrica es asunto de la mayor importancia política. Los franceses del grupo Suez han decidido jugar a fondo la carta de Gas Natural, para posicionarse adecuadamente en esa triple alianza (Suez, ACS y GN) que el dúo Pérez-Fainé quiere poner en marcha para el asalto a la fortaleza de Galán. La segunda pata de la pinza es la representada por la inversión directa del barón Albert Frére, primer accionista de Suez, en la propia Iberdrola (5%).

Las espadas siguen en alto, aunque la gran evasión emprendida por Sánchez Galán vía tamaño reclame cada día de sus enemigos un mayor esfuerzo financiero y una exhibición equiparable de audacia. Pero, o mucho me equivoco, o los idus de la política han empezado a darle la espalda a las falanges macedonias del señor Pérez. Si hace un año, y no digamos ya hace dos, la batalla hubiera tenido un vencedor claro, con la ayuda de la caballería tracia que entonces mandaba el general Sebastián desde Moncloa, hoy el horno político no está para esos bollos. No sólo es cuestión de que Caixa Holding salga a Bolsa. Es cuestión de que en menos de un año hay elecciones generales. Un tiempo precioso, con independencia de su resultado, para que Galán termine de consolidar las defensas de la ciudadela.

Votar esta noticia

Resultado (55 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Opiniones de los lectores (4)

Deja tu comentario

4. albertovzMiércoles, 27/06/2007, 15:41 h.

¿Otra trola de Ibertrola?

3. jose2006Miércoles, 27/06/2007, 13:08 h.

Galán está haciendo lo que cree mejor para la empresa. Pero en este país, por muy buen técnico y gestor que seas, es fundamental tener apoyos políticos y del poder económico para tener éxito en este tipo de asuntos. Eso lo ha entendido muy bien Florentino. Parece que el único que tiene es el PNV, que quiere evitar que los impuestos generados por Iberdrola salgan del País Vasco. Poco es frente a los tiburones asociados Florentino-Caixa-Albertos-March que ven la oportunidad de una empresa en la que se gana seguro cobrando del consumidor a una tarifa favorable, y sin molesta competencia. O sea que Galán deberá urgentemente ser más simpático y buscarse apoyos ¿quizá Zapatero? o sucumbirá al ataque.

2. galaneroMiércoles, 27/06/2007, 12:52 h.

Decía usted señor Cacho ayer que no estábamos ante una operación defensiva de Iberdrola. Tóma ampliación al canto. Y por cierto, la eléctrica vale 43.000 millones en bolsa, el resto es deuda que no hay que pagar sino asumir.

1. galanceteMiércoles, 27/06/2007, 10:14 h.

Ojo, que Galán no es nadie para los verdaderos tiburones. Una ampliación sin derechos, sin dividendos, es una guarrada y se la van a hacer pagar duro, muy duro.

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd