publicidad
publicidad
Logo de El Confidencial
Miércoles, 9 de mayo de 2007 (Actualizado a las 17:43)
Portada   España   Cotizalia   Deportes   Vivienda   Comunicación   Gente   Opinión   Canales   Fin de Semana   Imágenes   Vídeos   Foros   
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda El Confidente
Salud Tecnología Buscador de Hoteles

Oxfam denuncia que los países del G8 incumplen sus promesas de ayuda a los subdesarrollados

SOCIEDAD

Oxfam denuncia que los países del G8 incumplen sus promesas de ayuda a los subdesarrollados

Oxfam G8 ayuda

Efe. Londres.- - 10/05/2007

Votar esta noticia

Resultado (0 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Los países del G8 -los siete más industrializados y Rusia- no van a cumplir ni de lejos las promesas de ayuda al mundo en desarrollo que hicieron en la cumbre de Gleneagles, bajo presidencia británica, denuncia Oxfam.

Según un nuevo informe de esa organización no gubernamental, el objetivo de incrementar en 50.000 millones de la ayuda exterior al que se comprometió el grupo en el año 2005 se verá incumplido en nada menos que 30.000 millones.

De acuerdo con un informe, titulado El mundo aún está esperando, el incumplimiento de esas promesas va a condenar a muerte por culpa de la pobreza o de enfermedades perfectamente tratables a cinco millones de personas, en su mayoría mujeres y niños.

Por poner un solo ejemplo, la crisis de Darfur (Sudán) está ya en su cuarto año, y la cifra de personas que dependen allí de la ayuda internacional se ha duplicado hasta sumar cuatro millones.

Desciende la ayuda a los países pobres

De modo sorprendente, ante esos desafíos, en lugar de aumentar, la ayuda del G8 a los países pobres disminuyó en el 2006 por primera vez desde 1997, denuncia Oxfam, que hace un nuevo llamamiento a la solidaridad del mundo rico con motivo de la reunión que celebrará en junio el G8, esta vez bajo presidencia alemana.

Gran Bretaña es el único de los grandes que aumentó substancialmente su ayuda ese año, Alemania también elevó la suya aunque en mucha menor medida, mientras que la de Estados Unidos cayó el año pasado un 13% y representó sólo un 0,17% de su PIB, lo que convierte a la superpotencia en el menos generoso de todos.

Japón, que preside el próximo año el G8, también redujo en un 10% su ayuda, una vez descontada la cancelación de la deuda, lo que, según Oxfam, puede colocar en mala posición a ese país, que oficia el año próximo de anfitrión del G8.

La llamada ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio sigue "moribunda" por culpa de la "falta de compromiso político" de los países ricos, que tampoco hacen lo que deberían, critica Oxfam, para poner freno al cambio climático y salvar las vidas de quienes son ya víctimas del calentamiento del planeta.

"Con la cancelación de la deuda y la lucha contra el sida, los países del G8 han demostrado que pueden acometer acciones siempre y cuando realmente lo deseen. Esas acciones están salvando vidas", señala Oxfam.

La ONG reconoce que veinticuatro países, dieciocho de ellos africanos, se han beneficiado hasta ahora de la cancelación de la deuda por sus ricos acreedores, pero reclama que se conceda ese beneficio también a los diecisiete restantes sin imponerles a cambio condiciones que no podrán cumplir.

"No es justo esperar que los países devuelvan deudas en las que incurrieron líderes que a menudo se apropiaron del dinero o lo malgastaron en proyectos megalómanos sin sentido", denuncia la organización.

"A menudo ese dinero fue prestado por los países ricos para asegurarse el apoyo en la Guerra Fría. De ahí que hicieran la vista gorda ante los evidentes abusos a cambio de la lealtad (de sus dirigentes)", escribe Oxfam, que pone como ejemplo el caso de la deuda en que incurrió Indonesia bajo el régimen de Suharto.

La OMC también incumple sus compromisos

Oxfam denuncia, por otro lado, que la OMC no haya tampoco cumplido sus promesas relativas al desarrollo y no dé a los países más pobres la oportunidad de competir y aprovechar los beneficios del comercio para su desarrollo.

Pese a haber sido calificada como "la ronda del desarrollo", éste cada vez tiene menos importancia en las negociaciones entre los países miembros de la OMC.

"El peor resultado posible sería, según Oxfam, que la Unión Europea y Estados Unidos llegasen a un acuerdo que sirviese a sus intereses para luego, aprovechando las presiones de los plazos políticos, arrancarles al resto de los miembros la aprobación (de lo decidido por ellos)".

Oxfam denuncia la "creciente presión" sobre los países en desarrollo para que abran más sus mercados agrícolas y dice que éstos necesitan márgenes de flexibilidad para garantizar su propia seguridad alimentaria.

La ONG critica al mismo tiempo a los países ricos por impulsar acuerdos bilaterales y regionales de libre comercio en detrimento de los multilaterales en el marco de la OMC.

Votar esta noticia

Resultado (0 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd