publicidad
publicidad
Logo de El Confidencial
Viernes, 11 de mayo de 2007 (Actualizado a las 13:25)
Portada   España   Cotizalia   Deportes   Vivienda   Comunicación   Gente   Opinión   Canales   Fin de Semana   Imágenes   Vídeos   Foros   
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda El Confidente
Salud Tecnología Buscador de Hoteles

ESPAÑA

El calentón de Bermúdez

juicio 11-M

@Óscar López-Fonseca - 09/05/2007 21:11h

Votar esta noticia

Resultado (94 Votos)

enviar a un amigoimprimirDeja tu comentario (36)

El calentón de Bermúdez

El juez Javier Gómez Bermúdez es humano. Aunque ya había alguna sospecha tras su "cállese de una puñetera vez" al superinocente Rafa Zouhier, en la sesión de este miércoles ha dejado constancia de que sufre esa debilidad humana... muy a su pesar. Sucedió en una jornada que se prometía anodina, la primera de declaración de peritos, en la que se sucedían los bostezos entre tecnicismo sobre tráfico de llamadas y erudiciones sobre reivindicaciones yihadistas. Entonces apareció el abogado José María de Pablo, representante de la Asociación de Víctimas del 11-M, emparentada con la AVT, y uno de los más fervientes seguidores de la teoría de la conspiración dada su querencia a disparar a bulto preguntas sobre ETA a todo lo que se mueva.

Enfrente tenía al comisario José Cabanillas, el mismo al que el ex director general de la Policía y actual europarlamentario, Agustín Díaz de Mera, acusó en el escrito que envió al Tribunal de ser la mano negra que manipuló el informe que supuestamente establecía vinculaciones entre ETA y los islamistas entre rejas. Dispuesto a acorralar al agente, De Pablo inició una batería de preguntas sobre por qué la Policía no había seguido una serie de pistas que supuestamente apuntaban a ETA. Que si un reconocimiento de tres etarras en Madrid el día después de los atentados. Que si las andanzas de Jamal Ahmidan El Chino por el País Vasco. Que si la Goma 2 ECO. Que si la receta de la cloratita que tenía un islamista en su celda... Así, hasta que la paciencia de Bermúdez dijo basta y soltó la frase de la que aún debe estar arrepintiéndose: "En su escrito de acusación acusa a 29 personas en la que ninguna de ellas tiene ninguna implicación con ETA... y no discuta conmigo o le retiro la palabra".

Los agujerólogos han visto en ese momento el cielo abierto. Sus letrados han empezado a hacer correr el rumor de que tras lo dicho, el juez ha demostrado que no es imparcial y que, por tanto, ahora tienen en su baraja cada vez más escasa de naipes una nueva carta: la de recurrirle. Los oficiólogos también han arrimado el calentón del juez a su sardina. Para ellos, las trece semanas que se llevan de juicio han dejado tan meridianamente claro que la banda armada no tiene nada que ver con la masacre de Madrid que hasta al implacable Bermúdez se ha adelantado a los acontecimientos. Sin embargo, todo pareció deberse, simplemente, a un calentón. El juez, ordenado como pocos, quería que se mantuviera el orden en esta fase de la vista en el que entre tanto informe pericial es fácil perderse. Y este miércoles el Tribunal había decidido que no tocaba ETA. Se lo había explicado a los abogados en un receso, pero De Pablo hizo oídos sordos y provocó la salida de tono del presidente.

Tras el incidente, el resto de la sesión ha seguido con más pena que gloria. Nos hemos enterado que los presos islamistas y los de ETA practican el colegueo de patio en las cárceles, pero que de ahí a ser aliados militares hay un abismo. Que una cosa es dejarle a un yihadista el Gara para que lo use de mantel mientras se come el rancho y otra es planear atentados o intercambiar conocimientos sobre explosivos. También ha quedado claro que a Díaz de Mera, tras su triunfal paso por el juicio, sólo le quedan en la Policía media docena de amigos... entre ellos sus dos hijos. El comisario Cabanillas le ha mojado la oreja con el contenido del polémico informe -y van dos- y ha insistido que con los datos que tenía la Policía afirmar que existe una conexión real ETA-Al Qaeda es como asegurar que el Nastic de Tarragona aún puede ganar la Liga. Imposible.

Ataques de nervios

El calentón de Bermúdez también ha hecho pasar al olvido el ataque de nervios que ha sufrido el libanés Gaby Slimane mientras declaraban los policías que habían realizado el informe que recoge el tráfico de llamadas registrado entre los integrantes de la célula y la trama asturiana los días del célebre viaje al hipermercado del cartucho que era Mina Conchita. Su nombre ha salido a relucir un par de veces y él, que insiste que es inocente, ha tenido la tentación de liarse a manporros con otro procesado, Basel Ghalyoun, al que culpa del trance en el que se encuentra por utilizar su teléfono móvil aquellos días. Bermúdez ha zanjado el incidente con grilletes y un tranquilizante.

También ha pasado inadvertida la caraja que parece aquejar a gran parte de los abogados, incluidos los defensores, que parecían dispuestos a dejar pasar sin cuestionar este mismo informe y que concluye con quién, cuándo y sobre qué hablaban desde el móvil muchos de los acusados, a algunos de los cuales pone contra las cuerdas. Ha tenido que ser Mónica Peña, la abogada defensora de Carmen Toro, la que pusiera el dedo en la llaga: ¿Cómo sabe la Policía que la persona a la que atribuyen la llamada era realmente quien hablaba por ese teléfono si éstos no estaban pinchados? Al agente no le ha quedado más remedio que reconocer que todo son deducciones policiales y que no se puede saber ni este detalle ni el contenido de las conversaciones. Lo único que se puede conocer a ciencia cierta es el nombre de los titulares de las líneas telefónicas. Elemental, querido Watson, aunque muchos abogados parecen no saber quién es Sherlock Holmes. Eso sí, lo que todos tienen desde este miércoles muy claro es que Bermúdez es humano... muy a pesar del señor juez

Votar esta noticia

Resultado (94 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Opiniones de los lectores (36)

Deja tu comentario

36. titiMiércoles, 11/05/2007, 13:05 h.

me encanta el juez. me parece HOUSE.

35. CamarenaMiércoles, 11/05/2007, 11:26 h.

Ay, Bermudez,Bermudez...Verle en la TV descalificar,con prepotencia y autoritarismo trasnochado,al letrado que no coincide con sus postulados...Ay Bermudez,Bermudez.Pena.

34. españolito escépticoMiércoles, 10/05/2007, 17:55 h.

Creo que el Sr. Gómez Bermúdez está intentando hacerlo todo lo bien que puede. También creo que el montaje oficial sobre el 11 M es tremendo, mucho más de lo que nos podemos imaginar, hasta el extremo que nos hace pensar que excede notablemente lo que sería lógico a menos que estén metidos en el "ajo"; también creo que es tremenda la presión que están realizando sobre todos los que están declarando para que declaren lo que a ellos les interesa (¿no tendrían que declarar simplemente la verdad de lo que conocen?). Definitivamente, creo que no se va a saber la verdad sobr el 11 M y todo ello gracias a los PFFR (poderes fácticos fácilmente reconocibles)

33. DNTMiércoles, 10/05/2007, 17:50 h.

PJCM 30,ya supongo que no es usted quien ha,hipotéticamente, manipulado y o hecho desaparecer pruebas.Por mucha videograbación de las pruebas periciales,si las muestras están contaminadas los resultados serán los que serán,con cámaras,con luz y con taquígrafos o sin ellos.Simplemente le pido que haga un ejercicio de imaginación y baraje las siguientes posibilidades(entre otras posibles o plausibles):Que lo que estalló fuese una mezcla de difentes explosivos.Que lo que estalló fuese Goma 2 ECO y se contaminasen algunas muestras y se eliminase el resto,para orientar los resultados en determinada dirección y no dejar posibilidad de contraste (en este caso, pregúntese usted a quien beneficia esta situación).Que lo que estalló fuese Goma 2 EC y o Titadyn(la menos sólida,pericialmente hablando).

32. puercamiseriaMiércoles, 10/05/2007, 17:28 h.

SEPP nº 18: Creía que habías desaparecido. Si me das tu e-mail te puedo mandar alguna cosilla que me han mandado, relativa a esos de los que tu y yo sabemos y de los que tu madre es accionista Ali B.... y sus 40 ladrones, para que te enteres de que va la copla.

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd