publicidad
publicidad
Logo de El Confidencial
Viernes, 27 de abril de 2007 (Actualizado a las 19:05)
Portada   España   Cotizalia   Deportes   Vivienda   Comunicación   Gente   Opinión   Canales   Fin de Semana   Imágenes   Vídeos   Foros   
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Punto de Vista Dos Palabras Sin enmienda El Confidente
Salud Tecnología

ESPAÑA

Segura coge el último tranvía

@Carlos Sánchez - 27/04/2007

Votar esta noticia

Resultado (23 Votos)

enviar a un amigoimprimirDeja tu comentario (21)

A finales de 2006 -tras un acto académico celebrado en la Fundación Ramón Areces- un periodista le preguntó a Julio Segura su opinión sobre el futuro inmediato de la economía española.

-“Mire, joven -le vino a decir el nuevo presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores-, ni siquiera se lo que he hecho la última semana. Por lo tanto, difícilmente le puedo decir qué pasará en la economía española en los próximos meses".

La respuesta de Segura -con más de tres lustros a sus espaldas en el consejo del Banco de España- le sentó como un tiro a los presentes; pero, por lo menos, tuvo la virtud de retratar fielmente al personaje. El nuevo presidente de la CNMV es un hombre de trato un tanto seco, abrupto. Incluso arisco. De eso no parece haber ninguna duda. Hay quien lo justifica por la enorme timidez del personaje, ya que en el cuerpo a cuerpo deja entrever algún rasgo de simpatía, algo que desde luego no derrocha.

La sequedad de Segura (Madrid, 1943) en el trato personal, sin embargo, no es óbice para que quienes han tratado con él en los últimos años en el palacio de la Cibeles lo consideren un hombre serio y tremendamente riguroso incapaz de dar su brazo a torcer a las primeras de cambio. Algunos lo achacan a sus tiempos del PCE, donde se curtió en múltiples asambleas de facultad en las que había que lograr mayorías suficientes a fuerza de ser contumaz y, en ocasiones, un tanto maniobrero. A Segura, por lo tanto, la política le sale por los poros, lo que tampoco es incompatible con el hecho de que haya pergeñado una biografía profesional y académica con indudables méritos: primero como doctor en Ciencias Económicas e inmediatamente después como estadístico facultativo del Estado.

No hizo las ‘américas’

Pero mientras que otros viejos ‘camaradas’ suyos de la izquierda -como el propio Miguel Sebastián- hicieron las ‘américas’ en busca de construir un historial académico con un perfil más contrastado internacionalmente, Segura decidió quedarse en España a hacer política, de la mano de Ramón Tamames, de ahí que sus publicaciones estén a años luz de las que ofrecen otros economistas de la época, como los profesores Mas-Collell o Barberá -con un perfil académico notablemente superior. No se trata, por lo tanto, de un lumbreras en lo económico, pero sí es alguien que conoce muy bien su oficio.

Desde ese momento en el que renunció a salir de España para ampliar estudios, estamos hablando de los últimos años 60, su actividad siempre ha girado en torno a la cosa pública, siempre en puestos de segundo plano. De ahí que muchos aseguren que el puesto que le ha ofrecido Pedro Solbes en la CNMV era el último tren que le quedaba por tomar a Segura, a quien un día Miguel Ángel Fernández Ordóñez le ‘robó’ la cartera en el Banco de España con la consiguiente frustración para nuestro personaje.

Todo el mundo daba por supuesto que Segura sería el sucesor de Caruana, pero Solbes movió sus fichas de la noche a la mañana para evitar que Moncloa -léase Sebastián- nombrara el gobernador. El vicepresidente, como se sabe, se decantó por Mafo y eso dejó a Segura compuesto y sin novia, pero sabiendo que Solbes le debía un favor. Y es que Segura dejó el consejo del Banco de España cuando aún le quedaban varios meses de mandato. Por lo tanto, tuvo que adelantar su salida para que Fernández Ordóñez entrara como consejero del banco central con la vista puesta en el cargo de gobernador. Ahora, Solbes le ha devuelto el favor nombrándole presidente de la CNMV, sin lugar a dudas el puesto más relevante que ha obtenido Segura en sus cuatro décadas en la Administración.

El discípulo de Rojo

Y ello pese a contar con los favores de alguien que todavía cuenta con cierta ascendencia en el Gobierno socialista: el ex gobernador Luis Ángel Rojo, cuyo discípulo favorito no era otro que Julio Segura, a quien colocó en el consejo del Banco de España en 1990. Desde entonces, Segura ha estado metido en los grandes asuntos económicos de este país, pero sin sacar lo pies del plato. Siempre en un segundo plano.

Algunos de los que han trabajado con él, codo con codo, en el consejo de gobierno del banco lo recuerdan como un hombre muy reservado. Serio, muy serio. Con escasa flexibilidad a la hora de aceptar cambios de planteamiento. La única vez que tuvo un salida del tono fue cuando en 1998 el Gobierno del PP lo desalojó de la dirección de la Fundación Empresa Pública, a donde había llegado 15 años antes, algo que consideró como un atentado contra su prestigio profesional. Salió de allí por la puerta de atrás y tremendamente cabreado con el ministro Rato, a quien responsabilizó de tamaña fechoría.

Ideológicamente se le considera a la izquierda del PSOE, pero sin dogmatismos. No en vano, dirigió el primer equipo de profesores encargado de realizar un estudio para el Gobierno socialista sobre la necesidad de reformar y liberalizar el mercado de trabajo fomentando la temporalidad, en el que también estaban los profesores Bentolila o Dolado.

El hecho de que Segura siempre haya estado un paso atrás de los puestos de privilegio no significa, en absoluto, que escurra el bulto. Hay quien dice que le gusta el follón (sobre todo si es político) más que echar un cigarrillo, algo que desde luego son palabras mayores en el caso de Segura, a quien en innumerables ocasiones le han pillado fumando en zonas prohibidas del Banco de España.

Esa tozudez es la que podrá desplegar ahora en la CNMV, donde tendrá oportunidad de matar esa sensación que aún tiene de que su trabajo no ha sido nunca reconocido por ningún Gobierno. Se equivocan quienes piensen que Segura va ser un simple florero, dicen fuentes que lo conocen bien. No se trata de un funcionario que quiere despedirse de la cosa pública con un cargo de postín. Todo lo contrario. Julio Segura es de los de ordeno y mando. Y si no, tiempo al tiempo.

Votar esta noticia

Resultado (23 Votos)

enviar a un amigoimprimir

Opiniones de los lectores (21)

Deja tu comentario

21. AlexcmViernes, 27/04/2007, 18:56 h.

Os habeis fijado que todos los ambiciosos del PC que han querido medrar en politica se han metido en el psoe. Tierra de oportunidades, americas de los sin tierra y con ideales vendidos pero con hambre de ......poder. Lo grave es que la satisfacen a nuestra costa y con nuestro dinero.

20. Pijuz MagnificuzViernes, 27/04/2007, 18:26 h.

Pensaba aprovechar el finde semana largo para ir al Zoo con mis dilectos vástagos. Ahora aprovecharé también para preguntarle a este señor por el futuro de la boldsa cuando pase por la seccion de "Los polos, que frio coñe"

PD para los lentos: ¿no me digan que, vista la fotolo único que le falta no es en dar palamadas con la aletas y esperar que caiga la Sardina?

Bueno, a esto último no tendrá que esperar mucho sirviendo a quien sirve y a poco bien que lo haga, seguro.

19. AJCCViernes, 27/04/2007, 18:25 h.

¿Hay mayor contrasentido que poner a un comunista al frente de un Organismo que, al menos en teoría, debe ser lo más liberal posible?

Pepiño ¿se sabe ya donde han ido a parar los 40 millones desaparecidos de las comisiones de Ciempozuelos(39) e Ibiza(1)?

Cándido ¿estás dormido?

18. MalincheViernes, 27/04/2007, 17:34 h.

¿Y ese tranvía lo conduce Sebastián? ¿Se llama Deseo, Ambición o De-Mi-Capa-Un-Sayo?

Esperemos que la CNMV no siga en la picota por razones de su credibilidad, que se comporte este señor a la altura del cargo y las responsabilidades.

Los ahorros de millones de pequeños accionistas merecen un respeto.

17. MahouuuViernes, 27/04/2007, 17:21 h.

Una cosa es evidente: las nominaciones que ha hecho este gobierno están más analizadas que las que se hizo en los ultimos 10 años. Si los medios de comunicación (todos) hubieran hecho la misma labor de ser criticos con el gobierno de Aznar, quizá hubieramos tenido otro gobierno u otra perspectiva a la hora de emitir los votos. Porque la forma de se analiza el caso de Conthe, por citar un ejemplo, no tiene nada que ver con lo que se hizo con Pilar Valiente, ni de cerca ¡vamos! Lo que falta para que la politica se mejore es seguir por ese camino y no parar de denunciar los abusos del poder, al contrario de lo que proponen los fanaticos que nunca cuestionan a sus lideres.

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd