Arantxa de Juan convierte su casa en la de Anna Magnani en "Magnani Aperta"

Madrid, 4 feb (EFE).- La actriz Arantxa de Juan se meterá en la piel de Anna Magnani en "Magnani Aperta", una "experiencia teatral y cinematográfica" que conduce al espectador por la historia de la primera actriz italiana en ganar un Óscar, una mujer "valiente", que "rompió todos los moldes" en su época.

Así ha definido De Juan, en declaraciones a Efe, la obra que también dirige y que estará del 9 de febrero al 30 de marzo todos los jueves y sábados en su propia casa, la que han bautizado como "Casa Aperta".

La actriz dice que "Magnani Aperta" surge en Nueva York en 2014 a raíz de su trabajo con Susana Batson, profesora de actores como Nicole Kidman, Juliette Binoche o Tom Cruise, que le propuso meterse en la piel de Magnani (Roma, 1908-Ibídem, 1973) y recuperar su historia.

Cuando De Juan indagó en la biografía de la italiana, no dudó en aceptar la propuesta porque, dice, "fue la primera feminista en la historia del cine que se peleó en su tiempo por tener el mismo sueldo que Marlon Brando". Pero no sólo por eso, también se interesó por la historia porque "era fundamentalmente una mujer libre y auténtica", precisa.

Magnani, también conocida como "La Magnani" o como "Nannarella", fue la primera italiana en ganar un Óscar por "La rosa tatuada" (1955), de Daniel Mann, basada en la obra teatral homónima del dramaturgo estadounidense Tennessee Williams, gran amigo de la italiana.

Williams, que afirmó en una ocasión que nunca había visto "una mujer más hermosa, de ojos tan grandes y piel como el jabón Devonshire", es una de las figuras con presencia en "Magnani Aperta" por su relevancia en la vida de la actriz.

Tampoco podía faltar la alusión a Roberto Rossellini, que fue amante de Magnani hasta que la traicionó con Ingrid Bergman. Según De Juan, "aunque ella lo negaba", el cineasta fue su gran amor y, de hecho, "fue quien la acompañó en sus últimos días".

Interpretar a una mujer como Magnani, asegura De Juan, es un "privilegio" y también un "riesgo", pero "hay que arriesgarse y hay que lanzar mensajes al mundo, que para eso está el teatro".

Sobre la obra, dice, "es como una experiencia cinematográfica" porque la interpretación tiene lugar dentro de una casa y porque para el espectador "es como si estuviese viendo cine". Además, apunta que las luces las ha diseñado David Omedes, un director de fotografía de cine.

La actriz ha declarado, además, que esta obra no es solo un homenaje a la figura de la mujer, es "una reivindicación de muchas más cosas, del ser auténtico, de defender en lo que crees, de no dejarte pisar por las traiciones, de permanecer en una línea de ética y de vivir intensamente.

En definitiva, reivindica con "Magnani Aperta" todo lo que considera destacable de la actriz italiana, conocida por otros filmes como "Roma, ciudad abierta"(1945), de Rosselini, "La carroza de oro" (1952), de Jean Renoir, o "Roma" (1972), de Federico Fellini, y a la que también califica de "gran luchadora".

"No tuvo nunca un productor a su lado, no tuvo esa figura masculina al lado que la apoyara como Sofía Loren tuvo a Carlos Ponti. Fue una mujer que peleó todo sola", concluye. EFE

Hoy en portada