Puedes configurar tu consentimiento pulsando aquí :

Un nuevo test rompe el récord

La fusión nuclear cada vez más cerca de acabar con las obsoletas eléctricas

Estados Unidos pulveriza el record de fusión nuclear por láser y se acerca al umbral necesario para conseguir el poder de las estrellas

4'

1,3 millones de julios. 10 billones de vatios durante 100 billonésimas de segundo. Ése es el nuevo récord de fusión con láser que ha conseguido un equipo científico estadounidense en la National Ignition Facility (NIF). Un récord que nos pone casi en el punto de inflexión para conseguir iniciar la fusión nuclear que alimenta las estrellas.

Según la física experta en plasma Carolyn Kuranz, de la University of Michigan en Ann Arbor, esto es algo extraordinario a pesar de la brevedad de la reacción. La reacción, afirman los científicos del Lawrence Livermore National Laboratory, produjo más energía de la que absorbió el perdigón de hidrógeno sobre el que enfocaron los láser.

“Eso es, a nivel fundamental, un logro asombroso”, afirmó Kuranz después de la ignición del pasado día 8 de agosto. “Es un resultado realmente excitante. Me da esperanzas [para conseguir] la fusión en el futuro”.

En un comunicado, el equipo afirma que 'el experimento se realizó enfocando los rayos láser de la National Ignition Facility — que tiene el tamaño de tres campos de fútbol [americano] — sobre un volumen del tamaño de un balón de fútbol para producir un punto caliente del diámetro de un cabello humano, generando más de 10 billones de vatios de potencia de fusión durante 100 billonésimas de segundo'.

Cómo funciona

La NIF es una gran edificio que en su mayor parte está lleno de tuberías que dan vueltas y más vueltas sobre sí mismas. Dentro de estas tuberías, 192 rayos láser pasan por diferentes fases hasta conseguir llegar a los niveles energéticos capaces de fusionar el combustible del reactor, una mezcla de deuterio y tritio, para generar energía como una estrella.

Ilustración de los láser impactando en la cápsula que contiene el grano de hidrógeno (NIF)

Mientras, el combustible espera dentro de una pequeña cápsula cilíndrica. Al darle al botón de ignición, los 192 láser se disparan simultáneamente sobre el cilindro, generando rayos X que vaporizan la cápsula. Este proceso hace que el grano del hidrógeno del interior implote. Bajo la inmensa presión y alta temperatura,los átomos de hidrógeno se fusionan y convierten en helio.

El método de la NIF no es nuevo, pero los científicos del laboratorio siguen avanzando a buen ritmo desde que comenzaron a operar a mediados de la década de los 2010. En 2018, pudieron generar 55.000 julios. La progresión hasta esos 1,3 millones de julios ha sido vertiginos. Para que os hagáis una idea, sólo fue hace unos meses cuando consiguieron generar 170.000 julios.

En total, el experimento produjo un 10% de toda la energía que recibe la Tierra del Sol en un momento dado.

Un futuro esperanzador

Como dice Kuranz, es esperanzador. Como también lo son los esfuerzos públicos y privados que ahora mismo están en marcha en todo el mundo, todos con diferentes métodos: los tradicionales y titánicos tokamaks en Francia y Corea del Sur, los émbolos de vapor de General Fusion, el proceso 'beam-beam' de Helion Energy, y la fusión con láser de este experimento. Estamos más cerca que nunca de conseguir la ansiada fusión nuclear pero todavía no hemos llegado con ninguno de estos métodos. Por ahora, este experimento de la NIF es el que más cerca ha estado.

La planta piloto empezará a funcionar en 2025. (General Fusion)

Pero, aunque la reacción nuclear de la NIF generó más energía que la absorbida por el hidrógeno del tamaño de un grano de pimienta, esos 10 billones de vatios sólo son un 70% de la energía usada por los láser. El 30% se pierde por el camino. En otras palabras: todavía no estamos en el punto de producir más energía de la que invertimos.

Además, la instalación de la NIF no está pensada como una central eléctrica, sino como un experimento que de con la clave para conseguir llegar a la fusión nuclear que todo el mundo persigue en estos momentos.

Pero eso no quita que no tengamos que celebrar éste y otros logros recientes. Es muy excitante es que, ahora mismo, haya tantos proyectos con diferentes tecnologías para conseguir la energía 100% limpia e infinita que podría resolver de un plumazo un gran número de problemas. Y parece que, por fin, podemos tocar este sueño con las manos.

Hoy en portada