2'

EL DIÁLOGO SE PROLONGÓ UN MINUTO Y 40 SEGUNDOS

El aviso de la proximidad de la curva sonó mientras el maquinista hablaba

Garzón Amo habló a 199 km/h con el interventor hasta 11 segundos antes del accidente y escuchó mientras un aviso de proximidad del tramo a 80 km/h

Francisco José Garzón Amo, maquinista del Alvia que sufrió un grave accidente, con 79 muertos y más de 150 heridos, habló a 199 km/h con el interventor que viajaba en el tren hasta 11 segundos antes del accidente y escuchó mientras un aviso que indicaba la proximidad del tramo con un límite de 80.

El minucioso informe del contenido de las cajas negras elaborado por la Unidad Central de Criminalística de la Comisaría General de la Policía Científica, al que ha tenido acceso Efe, fija el primer registro de voz a las 20:39:15, tras sonar el politono del teléfono corporativo de Garzón, extraviado tras el siniestro, a las 20:39:06. 

El diálogo se prolonga un minuto y cuarenta segundos, aunque no queda constancia de que cuelguen en algún momento. A las 20:41:06, y hasta las 20:41:16, se percibe el inicio del sonido de arrastre del convoy, a consecuencia del descarrilamiento.


En el momento del sonido de aviso de la llamada que hizo el supervisor de los servicios a bordo desde el vagón tres al conductor, éste manejaba a 199 kilómetros por hora, dentro del límite permitido y normal en el tramo del recorrido en el que se encontraba, e inicia el diálogo a la misma velocidad.

Cuando se detecta (20:39:52) el primer aviso acústico de una señal avanzada (E,7-vía libre), que según ha explicado Renfe indica la proximidad de la bifurcación de A Grandeira, con un límite de 80 kilómetros por hora, la velocidad es, igualmente, de 199 km/h, mientras que a las 20:40:55, coincidiendo con el último sonido de voz exclamativo de Garzón Amo (¡aaayyyyy!), ésta se ve reducida a 195.

A las 20:40:56, de nuevo otro aviso acústico correspondiente al paso por la baliza previa de la señal de entrada E7, a escasos quinientos metros del lugar del siniestro. Cuatro segundos más tarde, a las 20:40:59, el maquinista procede a la aplicación del manipulador de freno en posición de emergencia, y, a las 20:41:02, otro aviso acústico.

El Alvia que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol descarrila a las 20:41:06 a 179 kilómetros por hora, en el punto kilométrico 84,413. A las 20:41:10 se emplea el freno de emergencia seta y la velocidad baja a 153 kilómetros por hora, aunque ya una vez que el tren, compuesto por trece vehículos, ha impactado y se desencaja. Es decir, en el punto kilométrico 84/591 con el tren ya descarrilado.

El informe sobre soportes electrónicos e informáticos va acompañado de gráficos en los que se analizan tanto los datos de voz como las velocidades.

Hoy en portada