3'

ya son 15 las denuncias presentadas

Decretan prisión provisional para el tatuador acusado de abusos sexuales a sus clientes

La titular del juzgado de instrucción número 2 de San Sebastián ha decretado el ingreso en prisión provisional del responsable del estudio de tatuajes acusado de presuntos abusos sexuales a clientes y contra el que se han presentado hasta la fecha 15 denuncias.

El tatuador, que fue arrestado en la tarde del lunes por la Guardia Municipal, fue puesto el miércoles a disposición judicial, si bien la magistrada que instruye el caso decidió prolongar su detención tras tomarle declaración para continuar con las diligencias antes de adoptar una decisión. La jueza ha escuchado el testimonio de varias de las supuestas víctimas y ha ordenado prisión provisional para el detenido tras declarar de nuevo esta mañana.

La orden de prisión provisional llega mientras no dejan de crecer las denuncias contra el tatuador

La decisión de la magistrada llega mientras no dejan de crecer las denuncias interpuestas contra el responsable del estudio Factor Tattoo, ubicado en la Parte Vieja donostiarra. Una semana después de que se presentara la primera denuncia son ya 15 las formalizadas en las dependencias de la Guardia Municipal, según han informado fuentes del ayuntamiento donostiarra, que no descartan que se puedan registrar nuevas denuncias en las próximas horas a la vista del amplio eco que ha despertado el caso en los medios y en las redes sociales.

En todo caso, la lista de denuncias no atiende a todas las supuestas prácticas delictivas cometidas por el tatuador ya que "algunas" de las acusaciones vertidas contra su persona en dependencias policiales han prescrito, según ha dado a conocer el concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martín Ibabe. Las denuncias aluden a supuestos abusos sexuales cometidos en el estudio Factor Tattoo, que lleva año y medio abierto en su emplazamiento de la Parte Vieja, y también en la escuela de tatuaje del barrio de Gros, donde el acusado estuvo dando clases durante un tiempo.

Las denuncias aluden a supuestos abusos sexuales cometidos en el estudio de la Parte Vieja y en una escuela de tatuajes donde el acusado dio clases

La detención del tatuador se produjo a raíz de la investigación de oficio que abrió la Guardia Municipal ante la denuncia de "acoso sexual" que hizo pública en las redes sociales una joven que acababa de realizarse un tatuaje en el brazo en este estudio y que aseguró que el responsable le había "agarrado el culo", hecho "desabrocharme el botón del pantalón" y "agarrado de la cadera desnuda". Su mensaje, publicado el 30 de enero, pronto se hizo viral e hizo que afloraran acusaciones de otras personas que se presentaban como víctimas del tatuador o aseguraban conocer a otras chicas que habían sufrido supuestos abusos. La polémica generada llevó a la Unidad de Investigación de la Guardia Municipal a contactar con supuestas afectadas para comprobar la veracidad de las denuncias, algunas de las cuales reconocieron haber sufrido tocamientos. En todo caso, Ibabe ha precisado que "entre el abanico" de conductas que "tiene que ver con los abusos y el acoso sexual" puede haber "algo más allá" que tocamientos.

Agentes de la Guardia Municipal procedieron el martes a practicar un registro en el establecimiento del detenido, que fue trasladado al local desde los calabozos de la Policía Local para estar presente durante el mismo. El tatuador se cubrió con una manta a su entrada y salida del establecimiento para evitar que su rostro fuera captado por las cámaras. Los policías se llevaron material informático e instrumentos que utilizaba el arrestado, que ha permanecido detenido en los calabozos de la Policía donostiarra desde el lunes.

Cuando se llevó a cabo el registro ya habían sido borradas las pintadas que habían aparecido en el exterior del estudio tras la inicial denuncia en las redes sociales y que acusaban a su responsable de "acosador", "cerdo", "baboso" o "escoria" y reclamaban su marcha de la ciudad. "Esto fue lo que pasó: nos desvistió, nos sexualizó. ¿Dónde está nuestra dignidad? Devuélvenosla", rezaba un mensaje escrito en el cristal.

2 comentarios

Hoy en portada