6'

el juez prolonga su detención para continuar con las diligencias

El tatuador acusado de abusos sexuales en San Sebastián acumula ya 14 denuncias

El responsable del estudio de tatuajes detenido por la Guardia Municipal de San Sebastián por supuestos abusos sexuales a clientes acumula ya 14 denuncias a raíz de que la pasada semana una joven denunciara en las redes sociales que había sido "acosada sexualmente" por esta persona mientras le realizaba un tatuaje en el brazo. No obstante, el número de denuncias sería más elevado de no ser porque "algunas" de las acusaciones vertidas contra su persona en dependencias policiales han prescrito, según pone de manifiesto el concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Martín Ibabe.

El arresto se produjo en la tarde del lunes al constatar la Guardia Municipal que "el contenido de alguna de las denuncias presentadas puede constituir una infracción penal". A este respecto, alguna de las denuncias presentadas no se limitarían a tocamientos por parte del tatuador. Ibabe señala que, en función de las denuncias, "hay un abanico" de conductas que "tiene que ver con los abusos y el acoso sexual" y que "puede ser algo más allá" que tocamientos. En todo caso, ha precisado que establecer "la tipología definida y definitiva" de los supuestos delitos corresponde al juzgado al que se ha remitido el atestado.

El juez decide prolongar la orden de detención tras tomar declaración al responsable del estudio de tatuajes para continuar con las diligencias abiertas

El detenido, responsable del estudio Factor Tattoo ubicado en la Parte Vieja donostiarra, ha pasado este miércoles a disposición judicial. Tras prestar declaración, el juez ha decidido prolongar la orden de detención para continuar con las diligencias abiertas. De este modo, el dueño del estudio permanecerá arrestado en dependencias de la Guardia Municipal.

El arrestado fue trasladado en la tarde del martes al estudio de tatuajes, donde varios policías locales procedieron a practicar un registro. Los agentes tomaron fotografías en el interior del local y abandonaron el mismo con material informático e instrumentos que utilizaba el detenido, que se cubrió con una manta a su entrada y salida del establecimiento para evitar que su rostro fuera captado por las cámaras.

La actuación que ha culminado con la detención del tatuador tiene su origen en la denuncia que hizo pública el martes una joven en las redes sociales

La actuación que ha culminado con la detención del responsable del estudio de tatuajes tiene su origen en la denuncia que hizo pública el pasado martes una joven en las redes sociales, donde aseguraba que había sido “acosada sexualmente” por este tatuador —“me ha agarrado el culo, me ha hecho desabrocharme el botón del pantalón cuando me iba a hacer un tatuaje pequeño en el brazo y me ha agarrado de la cadera desnuda”—.

"Desde que he visto esa actitud no he hecho más que temblar y estar callada en todo el tiempo que me hacía el tatuaje. Estaba aterrorizada, me quería ir pero estaba en 'shock' total", afirmaba la joven, quien tuvo que escuchar "comentarios sexuales desde el minuto uno" por boca del tatuador. La supuesta víctima concluía su mensaje: "Por favor, chicas, no vayáis, no tengáis que pasar por lo mismo. Yo ahora tengo en la piel un tatuaje que me recordará siempre cómo he sido tratada hoy".

"Yo ahora tengo en la piel un tatuaje que me recordará siempre cómo he sido tratada hoy", denunció la joven en un mensaje que se hizo viral

El mensaje pronto se hizo viral y, en respuesta a su denuncia, afloraron acusaciones de otras personas que se presentaban como víctimas del tatuador o aseguraban conocer a otras chicas que habían sido objeto de supuestos acosos o abusos. El fuerte eco que tuvo la denuncia en las redes sociales y los comentarios de otros usuarios sobre las supuestas prácticas acosadoras de este tatuador llevaron a la Guardia Municipal a iniciar una investigación de oficio para comprobar la veracidad de las acusaciones vertidas en las redes sociales.

Los agentes recabaron los testimonios de personas que podían haber sido víctimas del tatuador, algunas de las cuales reconocieron haber sido objeto de tocamientos, si bien rehusaron presentar alguna denuncia. La primera denuncia se interpuso en dependencias de la Guardia Municipal la tarde del jueves, a la que siguieron otras tres el viernes coincidiendo con el fuerte eco que había generado este caso en los medios y las redes sociales. A día de hoy son ya 14 las denuncias presentadas ante este cuerpo, que no descarta que en las próximas horas aumente la cifra.

La Guardia Municipal no puede precisar durante cuánto tiempo el tatuador ha podido llevar a cabo las supuestas prácticas de abuso sexual a sus clientes. El estudio Factor Tattoo en la Parte Vieja lleva menos de dos años abierto y algunos de los presuntos abusos denunciados por las víctimas se produjeron en la escuela de tatuaje del barrio de Gros, donde el acusado estuvo dando clases antes durante un tiempo. De hecho, Ibabe asegura que "algunas denuncias llegan a estar incluso prescritas" en función de la tipología de la infracción penal a la que aluden por el tiempo transcurrido.

Las acusaciones vertidas contra el tatuador en las redes sociales hicieron que el exterior del local apareciera repleto de pintadas contra su persona

Ya antes de la presentación de la primera denuncia ante la Guardia Municipal, las acusaciones vertidas contra el tatuador en las redes sociales hicieron que el exterior del establecimiento apareciera repleto de pintadas en las que se tildaba al responsable del negocio de "acosador", "cerdo", "baboso" o "escoria". "Esto fue lo que pasó: nos desvistió, nos sexualizó. ¿Dónde está nuestra dignidad? Devuélvenosla", rezaba un mensaje escrito en el cristal. "Alde hemendik [fuera de aquí]", reclamaba una pintada de trazo grueso que exigía su marcha de la ciudad. Ya antes de las pintadas, que fueron limpiadas con posterioridad, habían sido colocados varios carteles en las lunas del local que clamaban contra los "agresores".

Ibabe defiende la actuación de la Guardia Municipal, que emprendió de oficio una investigación cuando tuvo constancia de las diferentes acusaciones vertidas contra el tatuador en las redes sociales a raíz de la inicial denuncia de la joven que acababa de realizarse un tatuaje en este establecimiento. Antes, según sostiene, la Policía Local no tenía "ninguna información" sobre supuestos abusos sexuales a clientes cometidos por este tatuador.

En los últimos días, dentro de las actuaciones llevadas a cabo para recabar información, la Unidad de Investigación de la Guardia Municipal "ha escuchado los testimonios de personas, mujeres la mayoría", que han podido ser víctimas del tatuador, lo que se ha traducido "hasta el momento" en 14 denuncias. Con el fin de obtener una mayor información que ayude al desarrollo de la investigación, el ayuntamiento donostiarra ha habilitado un número de teléfono (94 348 13 13) para recibir testimonios de supuestas víctimas o de personas que conozcan a posibles afectadas. Ibabe insiste en la "importancia" de la colaboración ciudadana para determinar el verdadero alcance de los supuestos abusos. La Guardia Municipal acometerá futuras ampliaciones del atestado remitido al juzgado "en función de la información que se reciba". "Estamos ampliando el atestado que llevamos una semana elaborando para ponerlo a instancias judiciales con la máxima información. El tiempo determinará si hay que seguir ampliando la investigación o no", remarca el concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil.

Hoy en portada