8'

eneko goia acude a gaztelubide

El alcalde de San Sebastián pone fin a 30 años de ausencia a la cena previa de la tamborrada

El sonido de los tambores y los barriles al son de las marchas de Raimundo Sarriegui se ha adueñado este 20 de enero de todos los rincones de San Sebastián con motivo de su día grande. A medianoche finalizarán 24 horas ininterrumpidas de jolgorio que se están desarrollando al ritmo de la tradición festiva, esto es, con muchas ganas de diversión. En el menú festivo de la tamborrada donostiarra no ha faltado incluso la tradicional lluvia de los últimos años, aunque ni mucho menos en las dosis que se había anunciado a principios de semana y que había sumido a la ciudad en una especie de depresión colectiva, con muchos ciudadanos enganchados a las páginas meteorológicas, actualizando cada poco tiempo su contenido con el anhelo de que la pantalla proyectara buenas noticias con una repentina tregua.

La anunciada lluvia para la tamborrada infantil no ha hecho acto de presencia para alivio de los 5.000 niños (y padres) que han participado en el desfile

Y la tregua ha llegado tras una noche de fiesta aderezada con agua. Las nubes se mantienen 'vigilando' la fiesta pero sin acaparar el protagonismo anunciado para alivio de los 5.000 niños (y especialmente de sus padres) que han participado este mediodía en la tamborrada infantil, pertenecientes a 49 compañías de 42 centros escolares (siete de ellos cuentan con dos formaciones). "Menos mal que el tiempo está acompañando", suena una y otra vez en la calle, donde se imponen las conversaciones meteorológicas. "Con la previsión [de lluvia] que teníamos el lunes ver esto hoy es una auténtica gozada", ha resoplado el alcalde, Eneko Goia. Sin la participación de la lluvia, la novedad de la tamborrada infantil ha sido la presencia de un nuevo personaje en la carroza de la Bella Easo, la alcaldesa, dentro de la pretensión del ayuntamiento de "fomentar la igualdad" desde las edades más tempranas.

En todo caso, y con permiso de la ausencia de lluvia durante la tamborrada infantil, la gran sorpresa de este año ha estado en la previa del Día de San Sebastián con la tradicional cena de víspera en la sociedad gastronómica Gaztelubide, donde por primera vez en 30 años ha contado con la presencia del alcalde de la ciudad. El primer edil no acudía a esta cita desde 1989 en protesta por la negativa de esta sociedad a permitir la presencia de las mujeres en esta celebración.

La prolongada ausencia del alcalde a la cena de Gaztelubide tiene su origen en la polémica que suscitó en 1987 la decisión de no permitir la entrada a la primera mujer galardonada con el Tambor de Oro, Pilar Miró

Esta prolongada ausencia tiene su origen en la polémica que suscitó en 1987 la decisión de no permitir la entrada a la primera mujer galardonada con el Tambor de Oro, Pilar Miró. Pese a este veto (era costumbre que condecorados, políticos, autoridades e invitados relevantes se reunieran en torno a la mesa la noche del 19 de enero), el entonces alcalde Ramón Labayen, el lehendakari José Antonio Ardanza o el diputado general de Guipúzcoa, Imanol Murua, cenaron en la sociedad mientras que la directora de cine tuvo que irse a un restaurante. La polémica suscitada no impidió que el nuevo alcalde Xabier Albistur acudiera a la cena al año siguiente. Fue su única presencia porque la cada vez mayor presión a nivel político y social dejó a partir de entonces vacía la silla reservada al primer edil.

El histórico Odón Elorza nunca quiso legitimar con su presencia este veto a las mujeres en Gaztelubide hasta pasada la medianoche (incluso 'aconsejó' a la sociedad la integración de las mujeres en su tamborrada para seguir siendo protagonista del inicio festivo en la plaza de la Constitución durante la izada de la bandera). Tampoco acudió Juan Carlos Izagirre (EH Bildu) en la pasada legislatura. Ahora, Eneko Goia (PNV) decidió acudir anoche a la cena de la sociedad en su tercer Día de San Sebastián como alcalde. ¿Por qué ahora? Fuentes del Gobierno municipal apuntan a que el primer edil quiere “dar normalidad” a una situación que "ha cambiado" desde que en 2015 Gaztelubide permite la presencia de mujeres en esta especial cena. “Quiere cerrar de alguna forma este capítulo que en los últimos años no genera controversia”, indican.

Goia ha querido "dar normalidad" a una situación que "ha cambiado" desde que en 2015 Gaztelubide permite la presencia de mujeres en esta cena

El regreso de un alcalde a la cena de víspera de Gaztelubide se comenzó a gestar curiosamente a más de 500 kilómetros de San Sebastián, en Barcelona, en un encuentro entre Goia y el Tambor Mayor de esta sociedad nacida en 1934, José Ramón Mendizábal ‘Mendi’, quien le trasladó la necesidad de acabar con esta prolongada ausencia. Para ello, hizo también extensible la invitación a su pareja, Leire Caridad, que ha estado presente este viernes en la cena. Además, se ha dado “otra circunstancia” para dar el ‘si quiero’. En la ciudad está de visita Rafal Dutkiewicz, alcalde de Wroclaw, la ciudad polaca que compartió con San Sebastián la Capitalidad Europea de la Cultura 2016, por lo que la cena era “una buena ocasión para que viviera desde dentro todo lo que rodea a la fiesta”.

En todo caso, su asistencia a la cena de Gaztelubide ha sido algo “puntual” y no significa institucionalizar su presencia de ahora en adelante. El alcalde “no quiere dar carácter de tradición” a esta cita por lo que no es seguro que vuelva a acudir. “Ya se verá qué hace otros años”, apuntan las mismas fuentes. Goia compartió mesa con el Tambor de Oro de este año, el deportista paralímpico Richard Oribe, que ha logrado la máxima distinción de la ciudad después de muchos años en las quinielas para obtener este galardón. El premio le ha llegado en la que ha sido la primera ocasión en la que el Tambor de Oro ha sido elegido por votación popular entre los vecinos de San Sebastián después del ridículo del pasado año, cuando el alcalde no refrendó la decisión de la Sociedad de Turismo, encargada de designar al galardonado, de otorgar el premio a la periodista Angels Barcelò.

Richard Oribe recibe el Tambor de Oro de San Sebastián de manos de Eneko Goia. (EC)

Oribe, que en su extenso palmarés acumula 16 medallas en las paralimpiadas (ocho oros, seis platas y dos bronces), siendo el nadador afectado por parálisis cerebral con mejor historial deportivo del mundo, ha recogido esta mañana muy emocionado la que dice ser su medalla más valiosa. "Cambiaría todas mis medallas por el Tambor de Oro", había dejado constancia durante mucho tiempo el deportista donostiarra, que esta mañana, ya con el galardón en sus manos, ha agradecido este reconocimiento con un breve discurso marcado por la emoción que ha provocado las lágrimas en algunos de los asistentes al Salón de Plenos del ayuntamiento, entre los que se encontraban numerosos representantes políticos e institucionales vascos. "En estos momentos es el hombre más feliz del mundo", ha resaltado, también emocionada, su madre, Rosa Lumbreras.

Richard Oribe recibe el Tambor de Oro en un acto muy emotivo que ha provocado las lágrimas en algunos de los asistentes al Salón de Plenos

Goia pone en valor que la tamborrada, la "principal fiesta" de la ciudad, "goza de excelente salud". Las cifras así lo atestiguan, ya que cada año crece la participación en la calle. Este año más de 17.800 personas van a desfilar en las 143 tamborradas de adultos, tres más que el pasado año. Quienes desfilen esta tarde no tendrán a priori tanta suerte como los más pequeños, ya que las previsiones meteorológicas más recientes (en la calle se sigue mirando al cielo) anuncian lluvia para las últimas horas festivas. Con o sin agua, los tambores y barriles dejarán de sonar a las 00.00 horas con la arriada de la bandera bajo los sones de la tamborrada de la Unión Artesana, que también se vestirá con el traje de la novedad al sumar este año a 45 personas de otras tamborradas en este fin festivo.

Si la novedad marcará el final festivo la tradición caracterizó el arranque del Día de San Sebastián. Gaztelubide abrió las 24 horas de fiesta con la ‘Marcha de San Sebastián’ en una abarrotada plaza de la Constitución en la que, un año más, volvieron a estar presentes los presos de ETA con gente portando fotografías de etarras encarcelados en el tablado y con pancartas que pedían su traslado a cárceles del País Vasco.

Detenido por agresión sexual

La noche festiva se ha saldado con la detención por agresión sexual de un hombre de 40 años tras la denuncia interpuesta por un joven, según ha informado la Ertzaintza. Los hechos han tenido lugar en torno a las 3.00 horas, cuando el arrestado ha querido "tontear" con la víctima en un local de fiesta. Ante la negativa de ésta, y "en contra de su voluntad", el varón le ha realizado "tocamientos en sus partes íntimas". La afectada ha abandonado el establecimiento junto a una amiga y posteriormente ha informado de lo ocurrido a una patrulla local. El hombre ha sido localizado en el Boulevard y trasladado a dependencias policiales a la espera de ser puesto mañana a disposición judicial por un delito de agresión sexual. El alcalde ha "condenado firmemente" estos hechos, que "están fuera de lugar en nuestra ciudad". "Lamentablemente hay quien quiere utilizar la fiesta como excusa para agredir de forma injustificada a una mujer", ha censurado Goia, que ha pedido "el compromiso de todos, instituciones y personas, para seguir trabajando hasta conseguir que no ocurra ni una sola agresión más". El primer edil ha convocado la Junta de Portavoces para el lunes con el fin de "analizar las medidas a tomar ante estos hechos".

0 comentarios

Hoy en portada