5'

un edil sigue suspendido de militancia por quemar folletos del PP

Imputados, vídeos gamberros y denuncias por impago: Cifuentes tutela al PP de Alcalá

El PP de Madrid ha decidido prorrogar la gestora que dirige los designios del PP de Alcalá de Henares otros seis meses más. La senadora Rosa Vindel seguirá así al frente de una agrupación muy dividida y sin un liderazgo claro que intenta solucionar problemas del pasado. El concejal Marcelo Isoldi, seguramente el que más apoyos internos tiene para hacerse con el control del partido, está imputado por un delito ambiental. La Audiencia Nacional también estudia la imputación en el caso Púnica del anterior presidente local, Bartolomé González, hoy diputado autonómico. Mientras tanto, el grupo municipal (ocho concejales) mantiene como edil a Matías Pérez Marco, suspendido dos años de militancia desde enero de 2017 por quemar folletos electorales de su propio partido y grabarlo en un vídeo.

Desde la propia secretaría general de la gestora reconocen que el PP de Alcalá no asimiló muy bien "dejar de gobernar tras tres legislaturas seguidas en la alcaldía". Aunque el PP fue el partido más votado en las últimas elecciones de 2015, un tripartito formado por PSOE, Izquierda Unida y Somos Alcalá se hizo con el poder. Seis meses después de los comicios, en noviembre de 2015, el exalcalde y entonces portavoz del PP, Javier Bello, dimitía, dejando también la presidencia del PP alcalaíno. "Hubo entonces un vacío y un posterior debate interno. Es lógico. Había diferentes opiniones. Pero ya se han aparcado las diferencias. La gestora ha hecho un buen trabajo".

La gestora también ha tenido otro hándicap: superar las delicada situación financiera de la agrupación. El PP de Alcalá acaba de abrir una nueva sede, inaugurada por la presidenta regional, Cristina Cifuentes. Se trata de un local, alquilado, mucho más económico. Los populares estaban sin un sitio donde reunirse desde que tuvieron que cerrar la anterior sede (en la calle Santiago) el pasado 1 de junio de 2017. Había deudas con el arrendador, que cobraba unos 1.400 euros mensuales. Esas deudas ya se han saldado. El PP de Alcalá también ha conseguido solucionar otro conflicto económico que había acabado en los tribunales.

Un juzgado de Alcalá ha rechazado las pretensiones de la empresa Arpinum Asociados, de los hermanos Rodríguez Naranjo (uno de ellos, Antonio, un conocido periodista y tertuliano). Esta empresa ganó en Alcalá, cuando gobernaba el PP, una concesión administrativa para gestionar vallas publicitarias en la vía pública. "Esta empresa tenía por entonces muy buena relación con el partido, que se anunció en los soportes gestionados por la firma", señala un veterano miembro del PP de Alcalá. Arpinum reclamó 19.964 euros a la agrupación, una deuda que finalmente no ha sido reconocida por los tribunales y que los populares no tendrán que pagar. De momento, ya que la empresa ha recurrido a la Audiencia Provincial.

Cifuentes, con algunos militantes del PP de Alcalá. Junto a ella con corbata azul el concejal Marcelo Isoldi. A la derecha, el edil Matías Pérez, suspendido de militancia.

"El partido está ahora más tranquilo que antes, pero el problema es que no hay un líder claro de consenso que aúne a toda a la agrupación. Por eso sigue la gestora", señala en este caso un exdirigente del partido en Alcalá. Solo cinco agrupaciones del PP de Madrid están controladas actualmente por una gestora (además de Alcalá: San Sebastián de los Reyes, Paracuellos del Jarama, Rivas y el distrito Centro). El portavoz del grupo municipal es Víctor Chacón, pero no cuenta con el respaldo suficiente para ser el líder. De hecho, no tuvo los apoyos para ser compromisario en el último congreso nacional y no se presentó.

Más apoyos parece tener Marcelo Isoldi, otro de los pesos pesados del partido. El problema es que está imputado por un delito ambiental. La Fiscalía ya ha pedido la apertura de juicio oral contra él y otro exedil del PP por permitir que una estación de autobuses del municipio funcionara durante años sin las licencias necesarias. El ministerio público solicita para Isoldi un año y nueve meses de prisión e inhabilitación especial para empleo o cargo público durante ocho años. Otras causas salpican al PP de Alcalá, que dirigió el municipio durante 12 años. La operación Flauta (irregularidades en la contratación de festejos por parte del ayuntamiento) aún se dirime en los juzgados. También el caso Púnica, donde la Audiencia Nacional investiga si el exalcalde y actual diputado regional Bartolomé González cobró una mordida de 60.000 euros. Alcalá de Henares es uno de los municipios que más aparecen en esta macrocausa.

Con este panorama es lógico que Génova no encuentre candidato para dirigir al PP de Alcalá. "No solo hay que buscar un nombre que una a la agrupación sino que tenga fuerza para ser el candidato a las próximas elecciones municipales de 2019 y que pueda recuperar la alcaldía", señalan fuentes consultadas. Con tanta desunión surgió hace tiempo una tercera vía de militantes desencantados bautizada como Nuevo Impulso, que ha perdido fuelle en los últimos meses. Para complicar más el galimatías interno, algunos militantes no entienden que Matías Pérez Marco siga siendo concejal del grupo municipal.

Pérez Marco, entonces presidente de Nuevas Generaciones de Alcalá, se hizo famoso cuando varios medios publicaron un vídeo en el que aparecía quemando 500 folletos de propaganda del propio partido. "Este tío se va a comer una mierda de Nuevas Generaciones como yo me llamo Matías Pérez", dijo en referencia a Javier Bello, el entonces candidato popular a la alcaldía. El Comité de Derechos y Garantías del PP decidió sancionarle en enero de 2017 con dos años de suspensión de militancia, aunque sigue siendo edil (ya que el acta de concejal es personal). La semana pasada estuvo en la inauguración de la nueva sede y se fotografió con Cifuentes.

2 comentarios

Hoy en portada