6 min

el tiempo medio de espera sí baja

Avalancha para ir al especialista en Madrid: la lista gana 122.000 pacientes en un mes

La lista de espera para ver al médico especialista en la Comunidad de Madrid marcó en septiembre su récord desde que hay registros, superando el umbral de las 400.000 personas. En solo un año (de septiembre de 2016 a septiembre de 2017), esta lista ha crecido en 132.000 pacientes, un incremento muy importante que la mayoría de los expertos consultados califica de anómalo. El punto de inflexión se produjo en marzo de este año. Febrero se cerró con 262.594 personas en la lista. Un mes después, cuando terminó marzo, había 385.425 usuarios esperando que el especialista los recibiera, 122.000 más.

La Consejería de Sanidad reconoce que el aumento es "significativo", y que está analizando y "controlando" los datos, aunque recalca que lo importante no es el número de personas incluidas en esa lista, sino el tiempo medio de espera. Y este parámetro ha descendido. Hace un año, los 270.580 pacientes esperaban una media de 42,7 días para ver a su especialista. En septiembre de este año, la espera media era de 37,2 días. No obstante, sí ha crecido el número de usuarios que esperan más de 90 días para que los trate un médico digestivo, un oftalmólogo o un ginecólogo. Ese grupo ha pasado de 96.400 personas a 119.400 en solo un año.

En 2016 (solo hay registros desde julio), el récord se ostentó en octubre, con 273.000 pacientes a la espera de ir a la consulta del especialista. La lista fue bajando en los siguientes meses de noviembre y diciembre (ver tabla). En enero y febrero de 2017, los datos estuvieron en la media, pero algo pasó en marzo para que la lista se disparara hasta las 385.425 personas, que siguió subiendo hasta 392.000 en mayo. En verano volvió a bajar y en septiembre se ha disparado de nuevo, hasta los 403.338 usuarios, el máximo histórico.

Sanidad argumenta este incremento por varios factores. Primero, porque ha crecido la presión asistencial. No porque haya más población en la región, que se mantiene estable, sino por el envejecimiento paulatino de la misma, lo que provoca que sean necesarias más consultas con el especialista. Y en segundo lugar, porque los médicos de familia tienen ahora más instrumentos que les permiten acceder directamente a la agenda de citas del especialista. "Sobre todo desde que se puso en marcha la libre elección de centros y las consultas de alta resolución". En estas últimas, se prescriben en un mismo día a un paciente las pruebas y consultas necesarias para llegar a un diagnóstico. "Cuanta más capacidad se tiene de usar un sistema, más se usa", explican desde el Gobierno regional.

La consejería, en cambio, no tiene una explicación concreta al fuerte aumento que se produjo en marzo de este año. Es cierto que en primavera suele haber más consultas con el alergólogo, una causa que no justifica los 122.000 nuevos pacientes. Carlos Castaño, presidente de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM), explica que hay un aumento natural de la demanda, pero este no justifica un incremento tan alto en la lista de espera de un mes para otro. "Se están haciendo chapuzas derivando pacientes de unos centros a otros, pensando que da igual dónde se trate al enfermo. Y el 'Horus', el programa de conexión intercentros, no funciona como debería. Esto provoca duplicidad de consultas y de pruebas".

Un centro de salud de Madrid. (EFE)

A Castaño no le convence la explicación de Sanidad. "No deja de ser una mala previsión si no hay un aumento de recursos paralelo. Si por mucho que haya más herramientas para citar, no aumentan los recursos, que en el fondo es el presupuesto dedicado a más personal y medios materiales, el resultado es el colapso del sistema a muy corto plazo". Julián Ezquerra, presidente de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts), señala que "algo pasa con las listas de espera. No solo con la del especialista. En la de pruebas diagnósticas hay 118.000 personas esperando, cuando hace un año eran 87.000". Ezquerra cree que la saturación que viven las consultas de los médicos de familia puede "provocar que muchos pacientes sean derivados directamente al especialista".

Mónica García, diputada de Podemos y facultativa en un hospital madrileño, asegura que su grupo parlamentario está analizando las causas del importante aumento de la lista del especialista, ya que no le convencen las explicaciones de Sanidad. "No ha crecido la población ni se ha reducido la cifra de profesionales sanitarios, causas que podrían haber provocado este incremento. Tampoco creo que los médicos de familia estén derivando más al especialista, porque los centros de salud están asumiendo cada vez más competencias". Según una respuesta parlamentaria que ha recibido García por parte de la consejería, en diciembre de 2012 la sanidad madrileña tenía 16.415 médicos, cifra que se mantenía estable en agosto de 2017, con 16.520 profesionales.

"Es cierto que los médicos de familia tienen cierta saturación, pero esto no explica el impresionante incremento de la lista de espera al especialista. No es verdad que desde los centros de salud estemos derivando más a los hospitales", señala José Luis Quintana, presidente de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia. "La explicación de Sanidad es bastante superficial y poco convincente. La libre elección, por lógica, debería acortar la lista, ya que muevo a pacientes a centros de mejor gestión". Hoy, cada médico de familia debe atender de media a 1.690 madrileños. "El problema va a ser a medio plazo con el déficit crónico de médicos que ya hay. Hoy en día, no hay manera de sustituir a los facultativos que están de baja o de vacaciones".

Por hospitales, los centros más grandes son obviamente los que más lista de espera acumulan. La Paz tiene 40.047 usuarios, con un tiempo medio de espera de 39,4 días. Le siguen el 12 de Octubre (34.156 pacientes y 45 días de espera) y el Ramón Cajal (33.467). Este último es el que más tiempo de demora tiene: 51,5 días. El Gregorio Marañón tiene 30.026 personas en espera y el Clínico, 21.288. De los siete hospitales de gestión mixta (público-privada), destacan el Puerta de Hierro de Majadahonda (22.284 pacientes y 40 días de espera) y el Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes (17.975 y 32 días).

La lista para operarse sí baja

La lista para operarse en la región sí baja. En septiembre de este año, había 82.758 pacientes madrileños esperando ser intervenidos quirúrgicamente, de los que 12.938 han rechazado ser derivados (15,6%). Hace un año, en septiembre de 2016, la lista estaba integrada por 83.432 personas. El tiempo medio de espera para ser operado también ha descendido en cuatro días. Ahora es de 57 días. 

La Consejería de Sanidad atribuye la reducción a las más de 27.000 intervenciones que se han practicado durante el turno de tarde en los dos últimos años. Concretamente, entre 2015 y 2016 se realizaron 14.890 cirugías en jornada extraordinaria, mientras que entre enero y septiembre de este año ya se han realizado otras 12.469.

3 comentarios

Hoy en portada