6'

reclama 150.000 euros a la madre coraje

El traficante Laureano Oubiña sienta en el banquillo a la madre contra la droga

El traficante y la madre contra la droga se verán las caras en los juzgados, pero la histórica fundadora de la asociación Érguete, Carmen Avendaño, ocupará su asiento en el banquillo de los acusados. Será el 16 de enero en el juzgado de Vilagarcía, como consecuencia de la demanda presentada por el no menos histórico capo arousano, Laureano Oubiña, por presuntas injurias de Avendaño, a la que reclama 150.000 euros. "Yo tampoco lo entiendo, la jueza sabrá, pero estoy muy tranquila porque no tengo nada de qué arrepentirme", afirma ella.

El conflicto data de las mismas fechas en las que Oubiña recobró la libertad después de más de dos décadas entrando y saliendo de distintas prisiones españolas. Ocurrió en marzo de este 2017, y dio paso a un carrusel de entrevistas y apariciones en televisión del contrabandista y traficante de drogas en las que denunció una suerte de conjura en su contra. No en vano, la discreción nunca fue el punto fuerte de este hombre de 71 años que hizo del Pazo de Baión un símbolo de ostentación. Una de las víctimas de aquella hemorragia verbal fue la propia Avendaño, a la que acusó de estar en la lucha contra las drogas "por las subvenciones" y le advertía que "ya le llegará su momento". Y la fundadora de Érguete, que tampoco es de las que se callan, le contestó.

"Simplemente le pedí que no hablara tanto y le recordé que se ha dedicado a muchas otras cosas ilegales además del hachís. Él lo interpreta como una acusación de que se dedicaba a otras drogas, no solo al hachís, y en concreto a la heroína, y por eso me ha demandado", precisa Avendaño. Desde siempre, Laureano Oubiña ha subrayado que ninguna de las causas que dieron con él en la cárcel tiene que ver con la heroína, al tiempo que ofrece una versión casi poética del hachís, "que no ha matado a nadie", y del que se considera un simple "transportista". De ahí que, en su lucha por reivindicar su honor, interpusiera la demanda que este mes de enero se sustanciará en el juzgado.

Avendaño no está obligada a asistir ese día al juzgado, ya que se trata de una vista previa, pero lo hará de todos modos "para ver qué pasa y para ver si él también da la cara". Descarta que ser ella la que se siente en el banquillo pueda provocarle frustración alguna. "A nadie le gusta verse en el juzgado, pero tengo la conciencia muy tranquila, no dije nada que se pueda considerar calumniador ni nada por el estilo. Solo le pedí que se callase, porque ha dedicado toda su vida a cosas ilegales, no solo al hachís, y en todo caso también hay que tener en cuenta que no se puede frivolizar así con el hachís ni con la marihuana, incluso tampoco con el tabaco". Más que la demanda, lo que ha llamado la atención a la madre contra la droga es que la jueza la aceptara a trámite.

"A nadie le gusta verse en el juzgado, pero tengo la conciencia muy tranquila, no dije nada que se pueda considerar calumniador ni nada por el estilo"

En todo caso, está convencida de que no se trata de una cuestión de honor, como lo trata de justificar el capo, sino de un ajuste de cuentas contra una de las personas que contribuyeron más directamente a desatar la operación Nécora. "Hay mucho de venganza, eso está claro. Este señor es un botarate, un chulo y un bruto. Es su forma de ser. Y no perdona que nosotras, las madres contra la droga, fuéramos artífices de la denuncia que acabó desencadenando la primera gran actuación judicial contra el narcotráfico". Porque, con todas sus deficiencias, después de la Nécora ya nada volvió a ser lo mismo en el tráfico de drogas en Galicia, que hasta aquellos años se desarrollaba en medio de una total impunidad.

La vista contra Avendaño estaba inicialmente prevista para el 5 de diciembre, pero se aplazó debido a una baja médica de la jueza. Los hechos que se van a juzgar ocurrieron durante una intervención televisiva de Oubiña, que se interrumpió para dar paso a la presidenta de Érguete en una conexión telefónica. La madre coraje de Galicia se dirigió directamente a Oubiña para atribuirle otras supuestas ilegalidades, lo que provocó una airada reacción del capo, actualmente en libertad condicional por una condena de blanqueo de dinero.

Carmen Avendaño, icono de la lucha contra el narcotráfico en Galicia e impulsora de la Asociación Érguete.

No será la primera vez que los Oubiña tratan de desafiar en los juzgados a la líder de las madres gallegas contra la droga, un personaje conocido por su tenacidad y que inspiró la película 'Heroína', de Gerardo Herrero. En una ocasión, la mujer del capo, la ya fallecida Esther Lago, denunció a Avendaño por el presunto robo de un pendiente de diamantes, que se habría producido en el transcurso de una trifulca, un caso que fue archivado. "Ni siquiera participé en aquello. Estábamos en una cafetería durante un juicio y se enzarzó con otras madres de Érguete en la calle porque decía que la habían acusado a ella de traficante. Y al cabo de un tiempo me llegó la citación por supuesto robo", relata. Es una situación que compara con la actual, con esta nueva reclamación judicial que según ella solo pretende "hacer propaganda a costa de Érguete".

La demanda de Oubiña acusa a Avendaño de atribuirle el tráfico con "otro tipo de drogas". "Es una imputación muy grave afirmar que además de sus condenas por hachís y cannabis, sustancias portadoras del principio activo prohibido tetrahidrocannabinol, Laureano Oubiña traficó también con otro tipo de drogas", recoge la reclamación del abogado del capo. "Lo han juzgado y lo han condenado; tres sentencias condenatorias relacionadas únicamente con el transporte de toneladas de hachís y una por blanqueo de capitales derivadas de estas. Las ha pagado con más de veinte años de privación de libertad", añade.

La acusación subraya además que Laureano Oubiña "nunca ha sido condenado por traficar con otro tipo de drogas". "En consecuencia, la afirmación vertida por la demandada al aseverar que sí lo hizo es infame, perversa y maligna", agrega la demanda, un texto que también incide en las diferencias entre distintos tipos de drogas. "Las condenas que pesan sobre Oubiña son muy diferentes a las sentencias de condena por tráfico de estupefacientes de las que sí causan grave daño a la salud".

Hoy en portada