6'

el activismo llama a la "acción directa"

El empresario que llama a los catalanes a tomar las calles y plantar cara al Ejército

De los cuadros de contabilidad y las facturas, a la revolución hasta las últimas consecuencias. El paso que espera dar en los próximos días Joan Canadell recuerda una escena de Monty Python. Como él, miles de activistas catalanes alejados del radicalismo callejero dicen estar dispuestos a tomar las calles y, llegado el caso, a enfrentarse "pacíficamente" a las fuerzas del orden para defender una república catalana. Algo que, entienden, ha quedado totalmente legitimado tras el referéndum ilegal del 1-O.

La nueva consigna consiste en pasar a la “acción directa”. La expresión se repetía ayer en redes sociales, charlas, entrevistas y en grupos de WhatsApp y Telegram administrados por ANC y Òmnium. “Tenemos que aumentar el nivel de movilización con el objetivo de obligar al Estado español a reaccionar ante el clamor de libertad del pueblo catalán”, rezaba el último mensaje del martes, al filo de las ocho de la tarde.

Hay que resistir de manera pacífica cuando lleguen los soldados, algo que acabará pasando

Como miles de activistas anónimos, hace suyo el lema Joan Canadell, un empresario instalado en el independentismo desde hace más de 10 años, fundador del Cercle Català de Negocis (CCN) y copropietario de una pequeña red de gasolineras catalana (Petrolis Independents) cuyo símbolo es la estelada. Desde su cuenta de Twitter, llamaba ayer a “controlar el territorio entre todos”. "Tengo la sensación de que hemos hecho la última manifestación reivindicativa. Ahora hay que pasar a la acción de forma inmediata", decía. Y concretaba horas después por teléfono: “No tenemos ejército ni lo queremos porque somos pacifistas, pero tenemos gente dispuesta a aguantar lo que haga falta”.

Joan Canadell, durante una charla.

Canadell anima a sus seguidores a prepararse, incluso, para plantar cara al Ejército español. “Siempre he dicho que el Ejército acabará viniendo, pero no disparará. Nosotros no vamos a salir con un arma, como mucho nos protegeremos si ellos disparan. Pero hay que resistir de manera pacífica cuando lleguen los soldados, algo que acabará pasando porque la Constitución española dice que el Ejército tiene que garantizar la unidad de España. Y cuando lleguen, cada uno sabe lo que tiene que hacer”.

Insiste: “Si fuimos capaces de ponernos delante de la policía de forma masiva para proteger las urnas, seremos capaces de colocarnos donde sea para proteger una declaración de independencia aún con más fuerza. No porque nos guste hacerlo, sino porque es la única manera que tenemos de combatir y demostrar al mundo que hemos decidido ser un Estado”, insiste.

Ahogar a España y hundir el euro

El propietario de Petrolis Independents ha incorporado el secesionismo a su forma de vida. "Decidimos fundar la empresa en 2014, creando una nueva cadena de gasolineras y dándole el tinte 'indepe'. Desde el primer día pagamos impuestos exclusivamente en Cataluña, a la Agencia Tributaria Catalana, algo que no es ilegal sino alegal. Y además de eso ayudamos al 'procés' con donaciones y apoyando todo lo que podemos. Yo lo he hecho siempre desde 2012 con todos mis negocios", asegura.

Precios de la gasolina.

Desde su despacho, espera que el resto de empresas con intereses en Cataluña se vean obligadas en los próximos días a hacer lo propio. Por la presión ciudadana y por la acción de la Generalitat. "Habrá una nueva Hacienda y los empresarios, que no quieren riesgos ni problemas, evitarán pagar dos veces. Se adecuarán progresivamente al nuevo sistema tributario. A partir de ahí, España no aguantará mucho sin nuestros impuestos y se verán obligados a negociar la independencia", dice, quitándole importancia a la fuga de empresas y al hecho de que el Ministerio de Hacienda cuenta entre otras cosas con mecanismos bancarios para sancionar o embargar a quienes no cumplan con el fisco.

Su "estrategia", defendida con diferentes grados de determinación por miles de personas en los últimos días, pasa por echarse a las calles y bloquear la economía y la actividad en toda Cataluña hasta que se desate una crisis económica en España y en toda Europa. “Disparar la prima de riesgo española y hundir el euro es la única carta que nos queda jugar fuera, porque España no va a reconocer la república catalana. Y Cataluña ya no puede formar parte de España después del mandato popular del referéndum del 1-O. España tiene que pagar su deuda y el Estado no puede hacerlo sin su principal motor, que somos nosotros. Van a necesitar negociar”, insiste.

Una gasolinera llamando al sí en el referéndum.

Estrategia de 'marketing'

Canadell, en cuya red de gasolineras lucen la estelada y los símbolos a favor de la independencia, asegura que el nacionalismo le está funcionando como estrategia de 'marketing'. “No lo hago por eso, pero hemos comprado estaciones de servicio en que las ventas han subido un 40%. Depende mucho de dónde esté la gasolinera y tenemos clientes que miran el precio y no son 'indepes”.

El activismo da por hecho que, a partir de mañana, y si ningún imprevisto lo evita, entrarán en otra fase del conflicto, más vi­rulenta. La opción que barajan como más probable es que Rajoy anuncie con todas sus consecuencias la aplicación del artículo 155 y Puigdemont reaccione con una declaración unilateral de independencia (DUI) sin trucos retóricos ni suspensiones de ningún tipo. Una vez que ocurra, ellos serán convocados a "defender las instituciones" reuniéndose alrededor de los edificios del autogobierno catalán y esperando escenas parecidas a las del 1 de octubre. Se entraría, parafraseando al propio Jordi Sànchez, en la fase de "movilización permanente".

El propietario de Petrolis Independents afirma que la población catalana (“al menos en mi entorno”) nunca había estado tan dispuesta al sacrificio como ahora. “Llevo una década en el 'procés' y nunca como ahora había visto gente tan claramente decidida a salir pase lo que pase. Ahora es un tema de dignidad, de que no queremos estar ni un minuto más en esta España. Incluso a mí me sorprende este clima, porque hemos pasado por momentos en los que muchos parecían dudar, parecía que había mucho Duran suelto [en referencia al expresidente de UDC, Josep Antoni Duran i Lleida]. Pero ahora ya nos da igual todo, pase lo que pase, empresarios, padres de familia. Queremos ir hasta el final. Ni un paso atrás. Habrá dificultades, pero nos dan igual porque el futuro de la independencia no es lo que pase el primer año, sino lo que podrán disfrutar mis hijos”.

179 comentarios

Hoy en portada