5 min

nuevo giro

Cs da un ultimátum a Susana Díaz: reforma electoral en marzo o adiós al acuerdo

Ciudadanos también está en campaña en Andalucía y preparado para un posible adelanto electoral. La presencia del portavoz andaluz, Juan Marín, no solo se ha intensificado sino que su discurso es, desde hace días, radicalmente distinto, mucho más duro frente al Gobierno de Susana Díaz. El último quiebro ha sido un ultimátum a la presidenta socialista, a quien exigen que registre antes de marzo los grandes proyectos de ley comprometidos en el pacto de investidura. Si eso no se cumple, advierten, la situación cambiará de forma notable porque supondría que no está cumpliendo su palabra. No son explícitos, pero ahí queda la amenaza velada.

"Todo lo que no entre en el Parlamento o que no esté en trámite en marzo quedará fuera", consideró Marín en rueda de prensa en Sevilla. Priorizó la ley de formación profesional, emprendimiento, agricultura, la electoral o la reforma de la Radio Televisión de Andalucía (RTVA). "Mi insistencia viene desde hace tres meses, tres meses, no en el último pleno. Todo esto hay que agilizarlo y si no entra, no se podrá aprobar esta legislatura", insistió el líder andaluz del partido naranja. "No me gustaría lo mismo que ocurrió con Izquierda Unida en 2015", deslizó, cuando Susana Díaz adelantó elecciones ante las tensiones con sus socios de gobierno y la mayoría de acuerdos se quedaron colgados de la brocha. "Estamos en febrero, da tiempo, pónganse las pilas, hagan su trabajo porque cuando les interesa una ley o un decreto, lo sacan. Eso no nos gusta y como no nos gusta lo decimos, y eso no significa que nos estemos peleando, sino que hacemos nuestro trabajo, porque para eso nos pagan", sentenció Marín en un tono que no es habitual. "Si eso queda fuera, su palabra que es su patrimonio, como dice ella, no la podrá cumplir", asestó a Susana Díaz.

El presidente y portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos (Cs) en Andalucía, Juan Marín. (EFE)

Ciudadanos señalan marzo porque consideran que es la fecha tope para garantizar que los proyectos de ley salgan esta legislatura. Calculan un mínimo de seis meses de tramitación parlamentaria atendiendo a los criterios de los letrados de la Cámara. Las elecciones andaluzas tocarían en marzo de 2019. Pese a la insistencia de Susana Díaz en negar un adelanto electoral, Ciudadanos está abonando esa posibilidad con un discurso mucho menos complaciente y más aguerrido frente al PSOE andaluz.

Tampoco es ningún secreto que el giro coincide también con un momento en que Cs está en la cresta de la ola en las encuestas y cuando arrecia la guerra entre Partido Popular y Ciudadanos en Madrid, donde voces destacadas de la formación naranja empiezan a admitir que la situación es insostenible y que sería mejor un adelanto electoral. No obstante, esa posibilidad no entra, de momento, en los planes de Mariano Rajoy, que también está ya en campaña y se pone el traje de faena cada fin de semana para remontar los malos augurios de los sondeos.

Ciudadanos siempre ha jugado al contrapeso con el pacto andaluz. Frente a los grandes acuerdos cerrados con el PP en Madrid o en el Gobierno de España, los naranjas esgrimían el acuerdo de investidura cerrado con Susana Díaz en Andalucía para equilibrar la balanza y ampliar su espectro político. Ahora que las relaciones se tensan en Madrid, también vienen curvas en Andalucía. Actualmente, cifran el grado de cumplimiento del pacto de investidura en un 65% pero lamentan que grandes proyectos con los que Cs hizo bandera vayan a quedar fuera.

Tampoco es ningún secreto que el giro coincide también con un momento en que Ciudadanos está en la cresta de la ola en las encuestas

El giro del portavoz andaluz de Cs también tiene lectura en clave interna. El partido deberá celebrar unas primarias para elegir candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía y Juan Marín aparece, según confirman fuentes del partido, deteriorado ante la militancia, que está incómoda con una actitud frente al PSOE que consideran demasiado entregada o cómoda frente a un partido que lleva 36 años gobernando de forma ininterrumpida.

El desencuentro se está escenificando en estos momentos con el acuerdo para la reforma de la financiación autonómica. Susana Díaz ha instado a un frente andaluz, que quiere cerrar en el Parlamento en la antesala del Día de Andalucía, 28 de febrero, para tener una voz única de todos los partidos a favor de un nuevo modelo de financiación. Todos los partidos han registrado ya sus propuestas. Ciudadanos aboga por principios como el de la ordinalidad, que en absoluto comparten el PSOE y otros partidos de la izquierda como Podemos o Izquierda Unida.

La otra gran exigencia de Ciudadanos es que el Gobierno andaluz registre antes de que acabe marzo una reforma de la ley electoral

La otra gran exigencia de Ciudadanos es que el Gobierno andaluz registre antes de que acabe marzo una reforma de la ley electoral. Susana Díaz ha supeditado esa reforma a que haya primero consenso de todos los partidos del Parlamento andaluz y, segundo, un gran acuerdo nacional que reforme también la ley estatal. Ambos supuestos son prácticamente imposibles, con lo que el PSOE andaluz estaría dando una patada hacia delante.

"No vamos a ir en contra de nuestros compromisos con los ciudadanos y de los acuerdos que tenemos firmados", sentenció Juan Marín. "Se puede hacer una reforma de la ley electoral más justa y desde el consenso; 109 diputados es un numero razonable, pedimos otra distribución más equitativa entre las ocho provincias con respeto al criterio de población", recordó el líder de Ciudadanos.

Marín negó que hayan emprendido una negociación en Andalucía con Podemos, como sí ocurre en Madrid, con la reforma de la ley electoral. El portavoz de Cs aseguró que fue un simple encuentro en un pasillo de la Cámara andaluza, donde un diputado de Podemos se dirigió a él para ofrecerle esa posibilidad, que Marín descartó.

13 comentarios

Hoy en portada