3 min

ERA TRASLADADA DE PLANTA

La familia de la paciente muerta en un ascensor denuncia al hospital de Sevilla

21.08.201713:06 H.

La familia de Rocío Cortés, la mujer de 25 años seccionada este domingo por un ascensor del sevillano Hospital de Valme, ha denunciado este lunes ante el juzgado número 1 de Sevilla al centro hospitalario y a la empresa encargada del mantenimiento del elevador en el que se produjo el siniestro.

AgenciasAgencias

En declaraciones a los periodistas a las puertas del tanatorio en el que se encuentra el cuerpo de su hija, Juan Cortés, el padre de la joven, ha informado de que ya han denunciado lo que la familia de la fallecida considera "una negligencia". Cortés ha reconocido también a los periodistas que aún no se ha puesto en contacto con él nadie de la Consejería andaluza de Salud ni del Ayuntamiento de Dos Hermanas, donde trabajaba la joven.

Carta del Defensor del Paciente

Por otro lado, la asociación Defensor del Paciente ha solicitado una investigación de oficio a la fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, para que investigue las circunstancias en que se produjo la muerte. La organización ha pedido esta investigación "para conocer la situación en la que estaba el ascensor y si las revisiones no fueron lo más exquisitas para evitar un accidente de esta magnitud".

El Defensor del Paciente, en la carta enviada a la fiscal jefe de Sevilla, considera que "a veces la falta de cuidado" en el acondicionamiento de los servicios en los hospitales "y la vejez de estos" puede provocar "accidentes evitables". La solicitud del Defensor del Paciente también se fundamenta en la obligación que por su cargo, profesión u oficio tienen de denunciar esa posible dejación.

La mujer falleció cuando era llevada a su habitación tras dar a luz mediante una cesárea. Según han informado fuentes policiales, el accidente ocurrió poco después de las 14:30, cuando la paciente era introducida en el ascensor y, al parecer, falló el dispositivo de control de cierre de las puertas. El ascensor inició su marcha hacia arriba sin que la camilla hubiera entrado completamente. El celador encargado de trasladar a la joven habría intentado cambiar de ascensor la camilla de esta cuando observó que las puertas no se cerraban, pero antes de poder conseguirlo el elevador se puso en marcha.

Foto de Rocío, la joven que murió en el ascensor del hospital de Valme tras dar a luz a su tercer hijo. (Telecinco)

"El ascensor había superado todos los controles pertinentes el 12 de agosto pasado, sin que se detectaran deficiencias en el mismo que impidiesen su uso". Así lo han explicado en declaraciones a los periodistas en el centro hospitalario la consejera de Salud, Marina Álvarez, y la gerente del mismo, Silvia Calzón, que han señalado que el elevador cumplía con toda la reglamentación legal, aunque la consejera sí ha precisado que se abrirá una investigación para aclarar las causas exactas que han provocado el accidente mortal.

La empresa Orona, responsable del mantenimiento del ascensor del Hospital de Valme de Sevilla en el que murió Rocío, ha asegurado que el elevador había pasado "sin incidencias" todas las inspecciones periódicas obligatorias y había sido revisado el pasado 12 de agosto. La empresa ha indicado que las causas del siniestro "se esclarecerán en un informe técnico" que redactará "la autoridad competente de la Comunidad de Andalucía", con la que Orona "está colaborando". La cooperativa guipuzcoana ha explicado que el ascensor fue fabricado por otra empresa, pero desde el año 2013 se encarga de su mantenimiento.

La investigación de este caso sigue abierta, y de ella se ha encargado el grupo de Homicidios de la Policía Nacional en coordinación con el titular del juzgado sevillano.

Hoy en portada