Puedes configurar tu consentimiento pulsando aquí :

"Pensé que de noche sí se podía"

Pasear al perro lejos de casa, ir 7 veces al súper... Excusas para saltarse la cuarentena

Las autoridades policiales proponen ya más de 100.000 sanciones a ciudadanos que salen a la calle con los argumentos de lo más extraños

5'

El decreto de estado de alarma aprobado por el Gobierno con motivo de la crisis del coronavirus ha restringido enormemente la movilidad de los ciudadanos, que apenas pueden salir de casa para comprar comida o acudir al trabajo, y a esto último solo aquellos que no puedan hacerlo desde su domicilio. El cumplimiento de estas limitaciones está siendo vigilado por la Policía Nacional, la Guardia Civil o los cuerpos de seguridad locales, que ya han puesto más de 100.000 denuncias contra ciudadanos de toda España por saltarse la cuarentena.

Los motivos que alegaban algunas de estas personas para argumentar a los agentes de la autoridad que tenían derecho a estar donde estaban han sido de lo más variado. Excusas como que "pensaba que por la noche sí se podía" o que "bajé a comprar solo un kilo de arroz porque es lo único que necesitaba" son algunos de los ejemplos más habituales, pero no los más curiosos ni extraños. "Un hombre fue durante varios días tres o cuatro veces al estanco a comprar tabaco", le confesó el dependiente del establecimiento a la Policía Municipal de Madrid cuando un agente comprobaba el cumplimiento del decreto.

En ese contexto, un farmacéutico admitió a los funcionarios locales que había un vecino que acudía "tres veces al día a medirse la tensión", explican fuentes de la misma corporación policial. En otra farmacia de Madrid, muy frecuentada, revelan las mismas fuentes, había una mujer que se ponía en la cola, que se alargaba hasta la calle, y que, cuando le tocaba el turno de entrar en el establecimiento, se salía de la fila y regresaba al punto inicial. La operación la repetía varias veces con el único fin de permanecer más tiempo al aire libre.

"Nos entran muchísimas llamadas cada día de personas que están en su casa mirando por la ventana porque se aburren y se fijan en quién incumple las restricciones de las formas más insospechadas", revelan las mismas fuentes de la Policía Municipal consultadas por El Confidencial, que han puesto sanciones a muchos de estos ciudadanos. "Hay quien se pasa una hora paseando al perro o que lo saca cuatro veces al día", sostienen desde la corporación local, donde consideran que hay miles de ojos vigilando desde los balcones que colaboran en la labor policial.

Un hombre pasea a su perro en Madrid. (EFE)

No en vano, una de las cuestiones en las que más se fijan estos días los agentes policiales es en esos 'paseos' que a veces dan los ciudadanos hasta los supermercados para adquirir cualquier cosa que les permita justificar el viaje. En ese contexto, según contó 'Diario de Huelva', la Policía Local de Punta Umbría sancionó a tres personas por ir a comprar solo cerveza. Los funcionarios explicaron en ese momento que su labor también es la de verificar que las adquisiciones en los supermercados por parte de los consumidores fueran coherentes con el estado de alarma. "No por estar permitido ir a comprar se puede hacer varias veces al día, ni siquiera cada día, tampoco ir a comprar productos que no sean de primera necesidad", argumentaron los policías en su informe.

Desde la Guardia Civil en la Comunidad de Madrid, por su parte, aseguran haber "visto de todo" durante estos días. Destacan un episodio que agentes del instituto armado vivieron con el dueño de un perro. Le pidieron la identificación cuando el hombre se encontraba paseando al animal a tres kilómetros de su casa. Lógicamente, los funcionarios de la benemérita le impusieron una multa. Como también la 'plantaron' a un grupo de jóvenes que se había congregado en torno a un parque en plena cuarentena.

El pasado 22 de marzo, la Policía Local de Monachil (Granada) interceptó a un madrileño que vivía durante la temporada de esquí en Sierra Nevada y que se disponía a enfundarse los esquíes para practicar su deporte favorito. "¿Sabe usted que no se puede permanecer en la vía pública?", le interpeló el agente. "Dicho así, no", respondió el interlocutor mientras buscaba su DNI en los bolsillos de su mono blanco antes de ser propuesto por los funcionarios para embolsarse una sanción económica por saltarse las restricciones impuestas por el decreto del estado de alarma.

Un día después, la Policía Municipal de Madrid interpuso una multa a un hombre de 77 años que andaba por el distrito de Latina poco después de la una de la tarde. En el informe policial, los agentes destacaron que el anciano había alegado que estaba en la calle en ese momento porque se encontraba "cazando 'pokémons". El denunciado se refería al juego virtual que hace unos años causó una enorme sensación entre los jóvenes. Ese mismo día, la Guardia Civil 'pilló' a dos jóvenes que se habían quedado atrapados en el barro con su vehículo en Calahorra (La Rioja). Los dos chicos habían huido de casa para fumar marihuana sin que se enteraran sus padres.

Al día siguiente, 24 de marzo, la Policía Local de Valladolid descubrió al jugador de fútbol del Real Valladolid Pedro Porro, que tiene su residencia habitual en el municipio de Boecillo, desplazándose hasta la capital de la provincia —a 15 kilómetros de distancia— para hacer la compra. Los agentes le pusieron 600 euros de sanción. También ayer la Policía Nacional descubrió, tras la llamada de un ciudadano anónimo, un gimnasio en Alicante que mantenía su actividad a pesar de las restricciones impuestas por el real decreto del estado de alarma. Para disimular, los clientes entraban con bolsas o incluso carritos de la compra.

Hoy en portada