Puedes configurar tu consentimiento pulsando aquí :

EL CORONAVIRUS EN LAS FUERZAS DE SEGURIDAD

"Si caes, otro te sustituirá": Interior no deja a los guardias civiles usar sus mascarillas

La Asociación Unificada de Guardias Civiles denuncia que varios altos mandos se oponen a que los agentes lleven de casa su propio material de protección aunque la Dirección no les dote

4'

El Ministerio del Interior no permite que los guardias civiles lleven sus propias mascarillas y guantes para protegerse del coronavirus. Así lo denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en el cuerpo, que en concreto acusa a algunos mandos del instituto armado de ejercer su cargo "de manera autoritaria" y abrir expediente a los agentes que se traen los equipos de protección de casa. Es el caso de un oficial de Andalucía, señala la agrupación sin decir el nombre, que "se ha dedicado a vigilar y amenazar a agentes para que no portasen guantes y mascarillas particulares con un argumento difícill de sostener".

Este mando, afirman desde AUGC, aseguraba que llevar este material generaba "alarma social" de cara a la ciudadanía. "Parece que muchos responsables olvidan que estamos en estado de alarma", apunta la asociación en un comunicado al que ha tenido acceso El Confidencial. El mismo alto cargo de la Guardia Civil argüía para prohibir a sus agentes este material que la Dirección General ya proporciona a todos los funcionarios que dependen de ella todo lo necesario para afrontar "la situación", extremo que sin embargo niegan rotundamente desde AUGC.

"No todas las unidades están dotadas del material necesario o el que tienen resulta ineficaz", se queja la asociación en la mencionada nota. "En la demarcación donde trabajan estos agentes ya se han dado cerca de sesenta casos de aislamiento de personas infectadas, entre ellas un policía local al que los guardias civiles han atendido", apunta AUGC, que califica de "absurda" e "irresponsable" la actitud del superior de la corporación, que, cuando uno de los agentes afectados le indicó que tenía un hijo con leucemia y una madre trasplantada de riñón que por lo tanto eran personas de riesgo, el jefe le respondió que "las órdenes son las órdenes". "Si caemos enfermos, algún compañero nos sustituirá", añadió el superior jerárquico.

Esta respuesta, a juicio de AUGC, es "una falta de respeto" ante la situación de crisis sanitaria que vive la sociedad "hacia la salud de los guardias civiles y de sus familiares". "Son tiempos para el sentido común, la coherencia y arrimar el hombro en lugar de amedrentar y utilizar el régimen disciplinario por utilizar material de protección", añaden desde la asociación.

También en la Policía

Ayer una historia similar ocurría en la Policía Nacional. Un miembro de estos antidisturbios se presentó en su puesto de trabajo con una mascarilla que se trajo de casa. Ante los escasos equipos de protección individual que proporciona la Dirección General —argumentó—, el funcionario decidió actuar por su cuenta. Su mujer está embarazada y entiende que toda medida es poca para evitar contagiarse él y traspasarle el coronavirus a ella. Así se lo trasladó de hecho a su jefe cuando este le llamó al orden. El superior le pidió que se quitara la mascarilla y le recordó que existe una instrucción de la Jefatura Superior de Policía de Madrid que prohíbe utilizar todo tipo de material profiláctico que no esté validado por el Departamento de Riesgos Laborales del instituto armado.

El policía, sin embargo, se negó a obedecer la orden. El superior le pidió que hiciera una minuta en la que relatara lo sucedido y fue entonces cuando elevaron la voz como un solo hombre los compañeros del afectado. Dos de los 12 grupos de la Unidad de Intervención Policial, ubicada en el madrileño barrio de Moratalaz, se presentaron ante el jefe con guantes y mascarilla en señal de protesta. "No nos dan medios ni nos dejan utilizar los nuestros, eso no tiene sentido", afirman desde el Sindicato Unificado de Policía, que salió así a defender la pequeña rebelión protagonizada por los antidisturbios.

Según fuentes policiales, los miembros de esta unidad salen a trabajar en una furgoneta y ahí tienen un sobre con guantes y mascarillas que solo pueden utilizar en caso de que se enfrenten a masas sospechosas de haber contraído el coronavirus. "El problema es que el Covid-19 no se manifiesta hasta pasados unos días y no hay manera, además, de saber que quien tienes delante está infectado; por eso, al final es lógico que los usen en todo momento y que por ese motivo también se acaben", continúan desde el sindicato profesional. "La Dirección General no nos da medios suficientes para protegernos", insisten desde la organización, que comprende la escasez que sufre también el personal sanitario, pero que reclama igualmente material para los funcionarios del cuerpo, porque ellos también son "personas" que tienen que lidiar con la pandemia.

Hoy en portada