X

EL CONFIDENCIAL puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses.

7'

exteriores protesta ante dinamarca

Alerta en Moncloa por la búsqueda de apoyo exterior de Torra para su "república digital"

El Gobierno ha encendido las alarmas por la acción exterior de la Generalitat buscando apoyos para su "república digital". Los servicios de información han trasladado a Moncloa que el Ejecutivo que preside Quim Torra está buscando respaldos internacionales para su proyecto de construir un Gobierno digital, según fuentes conocedoras del caso. En la práctica eso le daría acceso a un censo y a los datos fiscales y se une a su propio despliegue de la red de fibra óptica, lo que evitaría el control de Madrid en un eventual referéndum. El consejero de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, ha emprendido una ronda internacional para vender "la nación digital" catalana y Exteriores ha contactado con algunos de los países objetivo para torpedearlo.

El pasado 4 de febrero, Puigneró se reunió con el primer ministro de las Islas Feroe, Aksel V. Johannesen. Según el Gobierno de este territorio autónomo, pero dependiente de Dinamarca, alcanzaron un acuerdo "para definir un programa conjunto y colaborar en el desarrollo de políticas de gobierno y economía digital". El Gobierno de las Islas Feroe (50.000 habitantes en el Mar del Norte) define a Puigneró como ministro en su comunicado. Las Feroe aspiran a la independencia de Dinamarca. La ministra de Finanzas y Digitalización, Kristina Háfoss, posó luciendo el lazo amarillo junto a Puigneró.

La ministra de Finanzas y digitalización de Feroe, Kristina Háfoss, con el lazo amarillo junto a Puigneró

No era el primer viaje de Puigneró con este fin. El 15 de octubre acudió a Dubái para presentar la "estrategia de Cataluña para convertirse en una nación digital". Su departamento ha anunciado la creación de un DNI catalán virtual y hasta una moneda virtual propia. Aunque la estrategia ha sido ridiculizada en ocasiones por la oposición, los servicios de información se la han tomado muy en serio.

El control digital de los ciudadanos abre la puerta a crear una Hacienda propia o un censo electoral, objetivos históricos del independentismo. El 1-O demostró que Cataluña no controlaba ni el territorio ni tenía una red propia. El referente de la Generalitat es Estonia, un país que ha desarrollado este Gobierno virtual al vivir bajo la sombra de Rusia. El independentismo ha asumido que no podrá tener el control físico del territorio pero aspira a ir avanzando en el control virtual.

Fuentes del departamento que dirige Puigneró no ocultan su intención de que este proyecto sirve para avanzar hacia la independencia. "El consejero está a favor de la república digital y trabaja para que Cataluña sea un referente digital, aunque si no tuviéramos el 'procés' lo haríamos igual", explica una portavoz. "El consejero quiere hacer de Cataluña un referente mundial. Ha dicho abiertamente que trabaja para la república y el ámbito digital es una puerta para avanzar", añaden. Dichas fuentes insisten que las tecnologías de la información son una gran industria en Cataluña y que es normal que el consejero del ramo viaje por el mundo buscando inversiones y alianzas.

"El consejero ha dicho abiertamente que trabaja para la república y el ámbito digital es una puerta para avanzar"

Puigneró, del PDeCAT, es ingeniero máster en Sistemas de Información por la Universidad de Surrey y antes trabajó en IBM. Antes de ser consejero ejerció como secretario de Telecomunicaciones, Ciberseguridad y Sociedad Digital del Govern desde 2013. En 2017, fue interrogado, como presidente del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), en el transcurso de una operación de la Guardia Civil ordenada por el juez, para recabar indicios relacionados con los preparativos del referéndum del 1-O.

Independentista procedente de Convergencia, en 2004 llegó a plantear que el partido se opusiera a la Constitución Europea por no incluir el catalán como idioma oficial. Al igual que Quim Torra, al ser nombrado renacieron sus tuits contra España y los españoles. "Un intelectual español hablando de federalismo es como un marido alcohólico/maltratador gritando 'cambiaré' el día que su mujer le está haciendo las maletas". "¿Sabéis cuál es la diferencia entre un español y un mongol?… una medalla", tuiteó durante los Juegos de Londres.

Exteriores ha trasladado a Dinamarca su malestar por el viaje de Puigneró a las Feroe. El consejero intenta visitar un centro de la OTAN en Estonia

Puigneró tiene previsto un viaje a Dubái a principios de abril para presentar "Cataluña como uno de los primeros países comprometidos en implementar 'blockchain' en su administración pública y dar acceso de banda ancha y móvil a todos sus ciudadanos en 2020". El uso de 'blockchain' sería el soporte para la moneda virtual de la república. La Generalitat ha licitado su propia red de telefonía por 889 millones que llegaría hasta la entrada de los pueblos y desde allí pequeñas operadoras de telefonía independientes darían el servicio a los ciudadanos.

Oficialmente, busca aumentar la competencia en el sector de las telecomunicaciones, los servicios de información han trasladado al presidente Pedro Sánchez su preocupación por las implicaciones del plan de república digital. Desde finales de enero, cuando el Gobierno mantenía el diálogo con la Generalitat, el CNI y otros servicios de seguridad han ido informando al jefe del Ejecutivo de estos movimientos. Moncloa no quiso hacer comentarios sobre los avisos que maneja.

El Centro de Telecomunicaciones y Tecnología de la Información (CTTI) fue intervenido por la Guardia Civil durante el 1-O. (EFE)

Paralelamente, Exteriores ha seguido los pasos de Puigneró y ha transmitido su malestar al Gobierno danés por la visita a las Islas Feroe, según fuentes de la Oficina de Información Diplomática (OID). Un portavoz del pequeño archipiélago aseguró que la protesta no ha llegado a las Feroe (Madrid siempre se dirige al Gobierno central). Fuentes próximas a Puigneró también negaron conocer las quejas y minimizó el hecho de que los viajes puedan suponer un problema al Gobierno español.

Puigneró ha solicitado también, mediante cartas en las que se presenta como ministro, efectuar un viaje a Estonia, el país de Europa en el que más desarrollada está la administración digital. El consejero ha pedido además visitar el centro de Ciber Defensa de la OTAN, cuya sede está en Tallin, pero lo ha hecho sin pasar por la embajada española. "Nos consta que los de la OTAN estaban bastante sorprendidos ante tal petición y no pensamos que esta reunión vaya a tener lugar", explican fuentes de la OID. Este diario intentó, sin éxito, obtener la versión de la Organización del Atlántico Norte. España tiene una potente palanca de persuasión con Estonia. El Ejército del Aire desplazará de nuevo en mayo cinco F-18 en Estonia en una misión de la OTAN, que opera como fuerza aérea del país ante la injerencia rusa.

Rodeado de una pléyade de activistas por los derechos de Internet y el Gobierno digital, la Generalitat va dando pasos en una dirección que muchos Gobiernos están tomando pero en el que España va retrasada. La Generalitat ha empezado, por ejemplo, a usar el 'software' Decidim, creado para consultas por el Ayuntamiento de Barcelona. A finales de enero, Puigneró se reunió con su homólogo vasco, Josu Erkoreka, y acordaron formar "un frente común para defender las competencias propias ante la invasión competencial del Estado en materia de Gobernanza Digital".

Paralelamente a los trabajos de la Generalitat, Carles Puigdemont ha creado desde Bélgica un espacio virtual que replicará el modelo de una administración estándar y donde operará la nueva república de Cataluña. El objetivo de esta entidad, que será administrada por la fundación privada que configurará el denominado Consell de la República, será expedir a los catalanes que así lo deseen un documento nacional de identidad que les permitirá operar en ese espacio de internet y que se entregará a los interesados a cambio de una cantidad monetaria, según explican fuentes del entorno del líder independentista. De momento, menos de 60.000 personas se han inscrito.

Hoy en portada