X

EL CONFIDENCIAL puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses.

10'

EL PRESIDENTE PROSIGUE SU GIRA POR LATINOAMÉRICA

Sánchez replica a los Franco que no cederá: el Gobierno seguirá con la exhumación

El líder del Ejecutivo también advierte a Torra de que sabe que se reactivará el 155 si se quiebra la legalidad de nuevo. Y recalca desde Bogotá que no se subirá el IRPF a las rentas de 60.000 euros

El Gobierno de Pedro Sánchez no va a dar un paso atrás en la exhumación de Francisco Franco. Continuará con sus planes. Este viernes el Consejo de Ministras y Ministros procederá a la apertura del expediente administrativo, y a partir de entonces comenzará la cuenta atrás, de forma que a finales de año el cadáver del dictador, según los cálculos del Ejecutivo, estaría fuera del Valle de los Caídos. El presidente es rotundo: la "determinación" de su Ejecutivo "es firme", y no atenderá las amenazas de los nietos del general.

Y es que la familia de Franco está en pie de guerra, y quiere hacer ver que no se va a rendir tan fácilmente. El pasado jueves, la víspera de que el Consejo de Ministras y Ministros aprobase el real decreto ley que posibilita la exhumación del dictador, uno de los nietos, José Cristóbal Martínez-Bordiú, vicepresidente primero de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), firmó el burofax enviado a La Moncloa, en el que los descendientes advierten al Ejecutivo socialista de que emprenderán acciones civiles y penales en caso de que la salida de su abuelo se produzca. Martínez-Bordiú alega, como adelantó eldiario.es, que la aprobación del texto contraviene la Constitución pues no concurre la urgencia y extraordinaria necesidad que se exige a los decretos leyes, y subraya que el Ejecutivo podría cometer un delito de prevaricación y usurpación de funciones, incluso de profanación de sepultura.

Ese burofax entró en La Moncloa el 27 de agosto, y este jueves por la manaña —noche en España— Sánchez respondió a él desde Bogotá, donde compareció con el presidente de Colombia, Iván Duque, tras despachar juntos en la sede oficial de la Presidencia de la República, la Casa de Nariño. El líder socialista reiteró que su Gobierno representa "un cambio de época", la voluntad "firme" de regenerar "la vida democrática en todos los frentes", y también en uno de sus ejes fundamentales, la "reordenación" del pasado.

Sánchez advierte de que ante "la suerte de amenaza" de la Fundación Franco, mantiene el plan de que la democracia no rinda tributo a un dictador


"Y en ese contexto es evidente que la Fundación Nacional Francisco Franco ha trasladado una suerte de amenaza a la Presidencia del Gobierno, quien representa a millones de españoles. La determinación del Gobierno es firme, y mañana [viernes] el Consejo de Ministros comenzará el expediente de exhumación del dictador", porque "ninguna democracia" puede permitirse mantener un mausoleo que "rinda tributo" a un dictador, respondió a la pregunta de los periodistas.

El presidente español, Pedro Sánchez, estrecha la mano de su homólogo colombiano, Iván Duque. (EFE)

El trámite en sí no es una novedad. Ya desde la semana pasada se conocía, y lo confirmó así la vicepresidenta, Carmen Calvo, que el paso siguiente a la aprobación del real decreto ley era la incoación del expediente. Lo que en todo caso quería demostrar Sánchez es que no le frenará la obstinación de los nietos de Franco ni las "amenazas" de acudir a los tribunales. Cree que su decisión está fundada jurídicamente y tiene el empaque legal y político necesario.

Aviso también a Ciudadanos

Franco no fue el único asunto que colonizó la rueda de prensa con Duque, en la que también emergieron otros temas como la crisis catalana, la subida de impuestos que el Ejecutivo negocia con Podemos, la oferta de ayuda a Colombia para continuar con el proceso de paz o la búsqueda de una solución para Venezuela.

El Gobierno está dispuesto a abrir el debate sobre una fiscalidad justa, pero subraya que no se le subirá "ni un céntimo" a la clase media y trabajadora

El 'president' de la Generalitat, Quim Torra, tiene previsto plantear a Sánchez un ultimátum: o referéndum o ruptura. El jefe del Ejecutivo no quiso incendiar más el patio, pero sí lanzó una advertencia clara a los independentistas. "Torra no se dirige a la mayoría de los catalanes, y la política debe estar al servicio de la convivencia. El señor Torra sabe perfectamente cuál es el camino que depararía volver al unilaterlalismo, la quiebra de la legalidad, el desacato. Dentro de la legalidad, el Gobierno de España está dispuesto a hablar con el Gobierno de la Generalitat", aseguró Sánchez, en una clara alusión a que si hay una quiebra de la ley el Ejecutivo podría reactivar el artículo 155 de la Constitución.

El mandatario socialista, que también fue preguntado por la crispación social creciente en las calles a cuenta de la puesta y retirada de los lazos amarillos, insistió en que la "convivencia en Cataluña es una cuestión que afecta a todos, a las administraciones públicas y a todos los partidos políticos. Es un asunto de todos, e insto a todos los actores catalanes a construir convivencia y no ahondar en la fractura social". Esta última reflexión iba también dirigida a Ciudadanos. Dos de sus principales dirigentes, Albert Rivera e Inés Arrimadas, quitaron lazos en un pueblo de Barcelona este miércoles para denunciar la "ocupación" del espacio público en Cataluña por parte de los soberanistas.

Mientras, Hacienda continúa la negociación presupuestaria con Podemos. La formación morada quiere que la subida del IRPF afecte a todos aquellos que ganen más de 60.000 euros al año. Pero Sánchez dejó este jueves bien claro desde Bogotá que no transigirá. Cuando se le inquirió si el umbral que maneja el Ejecutivo para gravar a las rentas más altas está en esa cifra, en los 60.000 euros, respondió tajante con un "no". "Hemos sido claros. El Gobierno tiene muy claro que aspira a construir justicia social [...], y si hemos planteado reconstruir y ganar en cohesión social, el debate de una fiscalidad justa es necesario, y estamos dispuestos a abrirlo. Pero evidentemente nuestro compromiso es que a la clase media trabajadora, que es la que ha sufragado los recortes en forma de mayores impuestos por parte de la Administración anterior, no se le va a subir ni un céntimo de euro vía IRPF, impuesto de sociedades o cualquier tipo de tributación en ese ámbito".

Las condiciones para el ELN

Los dos presidentes, pese a sus diferencias ideológicas –Duque pertenece al partido del expresidente Álvaro Uribe, Centro Democrático—, se esforzaron en mostrar completa sintonía y en subrayar las excelentes relaciones bilaterales. Sánchez felicitó incluso a su homólogo por componer un Gobierno paritario y por luchar contra la corrupción, y aprovechó para trasladarle un “saludo afectuoso” de los Reyes.

El mandatario socialista señala que no tiene "duda" de que Duque está comprometido con la paz. El líder colombiano lanza avisos al diálogo con el ELN

Dos eran los ejes centrales de la visita a Bogotá. El proceso de paz en Colombia y el drama migratorio que sufre el país, dado el éxodo masivo de venezolanos (1,2 millones). Asuntos que constaron en la declaración conjunta que ambos mandatarios suscribieron, y en la que se recogió el acuerdo para fortalecer la cooperación judicial para combatir el crimen, la delincuencia y la corrupción transnacional. Sánchez se refirió concretamente a la ayuda de Bogotá en la operación Lezo que implica al PP.

El presidente ofreció a Duque la ayuda de España para consolidar el proceso de paz en Colombia. Tanto para asentar el acuerdo con las FARC como para echar una mano en caso de que se reanude la negociación con la segunda guerrilla, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que se presenta mucho más complicada. Sánchez insistió en que tras conversar con su homólogo, no tiene “duda” de que Duque está comprometido con la paz y quiere que sea “duradera”.

El líder colombiano cumplimentó a Sánchez por su ayuda —"Agradezco su deseo de contribuir a Colombia y tendremos muy en cuenta ese ofrecimiento para tocar a la puerta oportunamente"—, aunque no fue nada concreto respecto a cómo abordará el proceso con el ELN. Recordó que el 7 de agosto, cuando tomó posesión de su cargo, se comprometió a tomarse 30 días para evaluar las conversaciones emprendidas (y fracasadas) por el Gobierno anterior, el de Juan Manuel Santos, y ese plazo no ha concluido. Duque insistió durante su comparecencia que la premisa básica para retomar las conversaciones con el ELN es que suspendan toda su “actividad criminal” y liberen a las decenas de secuestrados. Y sin ambas condiciones no habrá diálogo. Sin embargo, la guerrilla saludó el ofrecimiento de España y aseguró que seguía esperando en Cuba el diálogo con Bogotá.

Posición distinta respecto a Venezuela

Durante la reunión, Sánchez confirmó la aprobación, este jueves, de un fondo de la Unión Europea de 35 millones de euros en ayudas humanitaria para Latinoamérica, para que atienda la emergencia migratoria de Venezuela. La Moncloa intentó presentar como novedad esos recursos, como un éxito de la diplomacia del nuevo Gobierno, aunque lo cierto es que ya estaban comprometidos desde el 7 de junio, a los pocos días de que Sánchez llegara al poder. Buena parte de ese dinero irá a parar a Colombia, el país que ha absorbido más de un millón de venezolanos, ciudadanos que "están saliendo en éxodo masivo como consecuencia de la crisis política, económica y social que se vive en Venezuela".

Duque califica el régimen de Maduro de "dictadura oprobiosa". Sánchez evita ser tan duro, pero sí dice que no es una democracia: hay presos políticos

El presidente español insistió en que España no puede mirar "a otro lado" ante esta crisis que considera que debe tener también una respuesta regional, igual que ocurre en la UE con los movimientos migratorios que parten de África o de otros puntos, aunque el volumen de llegados sea muy inferior.

Duque agradeció a España su preocupación por una crisis migratoria "sin precedentes en la historia reciente de América Latina", que exige "mucho en lo fiscal y lo social" para el país, y recordó que Colombia ha abierto sus puertas "con fraternidad" a los venezolanos "víctimas de una dictadura oprobiosa". Se preguntó a Sánchez si también motejaba de la misma forma al régimen de Maduro, pero se remitió a lo afirmado días antes en una entrevista en el periódico chileno 'El Mercurio'. "No se puede llamar democracia a quien tiene presos políticos, encarcelados por sus ideas". El Gobierno español no es partidario de aplicar solo sanciones o de denunciar a Caracas ante tribunales internacionales: el presidente dio una larga cambiada cuando se le inquirió y recalcó que parte de la solución vendrá con un diálogo entre los propios venezolanos, para luego recibir la "solidaridad" del conjunto de la comunidad internacional y singularmente de España.

Tras el encuentro en la Casa de Nariño, Sánchez y su comitiva volaron hacia San José, la capital costarricense. La última parada de su intensa gira por Latinoamérica, en la que ha recorrido cuatro países en apenas cinco días.

A la búsqueda de una solución para el galeón San José

Durante la reunión de Pedro Sánchez e Iván Duque emergió también la cuestión del galeón español San José, hundido por una flota de corsarios ingleses en junio de 1708 y cuyo pecio fue hallado en 2015, informa EFE. 

El presidente español subrayó que ambos mandatarios quieren encontrar "una solución" al contencioso, pero lo prioritario es no empezar por aquello en lo que hay discrepancias. El enfoque no debe ser "si esto es mío o tuyo", sino cómo se contribuye a que el hallazgo del galeón puede convertirse en un "enriquecimiento cultural de la humanidad". 

Duque respondió en un tono similar. "Se ha abierto el camino para dialogar sobre cómo algo que a todas las luces constituye una maravilla de la humanidad puede ser puesta al servicio de la humanidad" y por tanto "sobre esa premisa" se pueden "encontrar oportunidades de conversación". No hay que quedarse, dijo, en detalles que tienen "connotaciones de carácter patrimonial, administrativo". 

El Ejecutivo de Duque suspendió tres días después de la posesión "provisionalmente" y hasta por dos meses el proceso de licitación para el rescate del San José, informa EFE. 

Hoy en portada