5'

el 'president' se inclina por ir al senado

La CUP empuja a Puigdemont a declarar la independencia "en legítima defensa"

“Es preciso proclamar la independencia como vía defensiva para que el Estado español no nos aplaste. Hacerlo en legítima defensa”. Ese es el mandato que tiene el presidente catalán, Carles Puigdemont, de los grupos parlamentarios que le dan apoyo. Por tanto, la proclamación de la república catalana está a la vuelta de la esquina. Otra cosa son las consecuencias que ello arrastrará. De momento, Junts pel Sí (JxS), la plataforma que engloba a la antigua Convergència y a ERC, ha distribuido entre sus diputados un argumentario que explica las ‘ideas fuerza’ de su estrategia, entre las que está la proclamación de la independencia “en legítima defensa”, aunque parte de la base de que es necesario proclamarla porque es la “voluntad de los catalanes expresada en las urnas”.

La misión de declarar la independencia es también la orden a Puigdemont si finalmente —como parecía anoche "al 90%", según algunas fuentes cercanas al 'president'— acude al Senado a presentar sus apelaciones a la aplicación del 155. Esta consigna ya había sido desarrollada por el ‘expresident’ Artur Mas y por el expresidente vasco Juan José Ibarretxe en una conferencia que ambos protagonizaron al alimón en febrero de este año, en que desarrollaban la idea de justificar las acciones soberanistas como una reacción a la acción recentralizadora del Estado español.

El Senado ofrece a Puigdemont medirse con Rajoy si acude a la Cámara AltaÁngel Collado

Lo que los soberanistas pretenden es que no haya ni un paso atrás esta semana. Y desde la CUP no se lo ponen fácil al mandatario catalán. “La CUP será disciplinada y los comités de defensa del referéndum (CDR) también, pero eso será mientras todo el mundo cumpla su papel. En JxS saben que la CUP controla la calle y que los CDR son los garantes de que Puigdemont cumpla. En eso no nos vamos a torcer ni un milímetro”, señala a El Confidencial una fuente de los anticapitalistas.

Este lunes por la noche, la cúpula de la CUP dirigió una carta a la militancia de la organización. En esta misiva se rezumaba de todo menos optimismo y se advertía de que, prácticamente, ya estaban todos los cartuchos quemados. “Daba la sensación de que la dirección de la CUP ya no sabe qué más hacer y que esto se acaba. En realidad, había un ambiente tremendamente derrotista en la carta”, subrayan las fuentes. En la tarde del martes, en cambio, la situación había cambiado y los antisistema sacaban de nuevo pecho advirtiendo al ‘president’ de que es necesaria la declaración de independencia.

La CUP prepara acciones de "lucha no violenta" contra el 155El Confidencial

En el argumentario del grupo de JxS aludido anteriormente, se hace un llamamiento a la población a hacer piña para conseguir el objetivo. “Hasta ahora, las instituciones han hecho el trabajo, conjuntamente con la ayuda de la gente, y ahora tampoco lo podrán culminar solas. Depende de ti. Depende de todos”. Señala también, en relación con la declaración/no declaración de Carles Puigdemont el pasado 10 de octubre en el Parlament: “Dejamos en suspenso el resultado del referéndum a ojos de todo el mundo. No como un muestra de debilidad, sino siguiendo la petición de la comunidad internacional”.

Dispuestos a ir a la cárcel

Desde Madrid, las expectativas se han rebajado y el tema se ve con cierto pesimismo. Fuentes cercanas al Gobierno catalán afirman a este diario que “hay conversaciones para quitar el pie del acelerador”. Y también hay un interés mutuo.

El Gobierno de Carles Puigdemont tiene problemas de cohesión. El consejero de Empresa, Santi Vila, desaprueba la deriva frentista del ‘president’ y al menos otros dos consejeros más le secundan en esas críticas, limitando su apoyo a la independencia. Y desde Madrid se contempla la posibilidad de abrir un diálogo con la Generalitat “si Puigdemont viene en son de paz”. Para ello, solo piden que aparque la declaración unilateral de independencia (DUI).

Esa sola posibilidad pone de los nervios a la CUP. Los antisistema ya han anunciado que no permitirán que Puigdemont convoque elecciones en vez de declarar la independencia. Así lo dejó meridianamente claro el diputado Carles Riera: “Nos consta que está encima de la mesa del Govern. Hay una propuesta de convocar elecciones autonómicas.(…) Sería un acto de sumisión, de vasallaje. Nos tratan como a una colonia. Convocar elecciones autonómicas sería la herramienta más eficaz y demoledora para parar el proceso de independencia”.

“Lo curioso del caso es que a la Generalitat han llegado muchas señales para hacer elecciones, pero quien las ha desactivado es, precisamente, el Gobierno central. Parece que quien más quiere que se declare la independencia sea ese Gobierno”, explican fuentes soberanistas a El Confidencial.

Una de las fuentes afirma que “en estos momentos, la gente ya ha perdido el miedo. Y la mayor parte del Gobierno catalán, con Puigdemont a la cabeza, está dispuesto a ir a la cárcel. No estarán allí más de seis meses, pero con eso se prenderán las calles”. Otra fuente de ERC explica que “el PSOE habría de reaccionar o en Cataluña quedará como residual, lo mismo que es ahora el PP”. Esta fuente destaca que con la aplicación del 155 “no han medido los límites de la Constitución. No saben dónde se han metido. Quieren presentar la situación de una manera tétrica, pero lo cierto es que España tiene un problema”.

23 comentarios

Hoy en portada