4 min

campaña de propaganda help catalonia

Anna Maruny, la actriz profesional del vídeo de Òmnium que pide ayuda para Cataluña

La joven del vídeo más viral de la crisis catalana se llama Anna Maruny, vive en Barcelona, mide 1,72 y es actriz profesional. La organización independentista Òmnium Cultural la eligió para ponerle rostro a Help Catalonia, Save Europe, un anuncio de 3 minutos y 27 segundos que pretende trasladarle a la comunidad internacional el mensaje de que Cataluña están sufriendo una brutal represión de España y que las instituciones europeas deben intervenir inmediatamente para preservar los derechos fundamentales de sus ciudadanos.

Maruny ha hecho todo lo posible para que nadie la identifique, aunque horas después de que se difundiera el vídeo se prestó para hacer una versión cómica en el programa de TV3 'Está pasando', de la productora Minoría Absoluta, responsable también de los exitosos formatos de humor Polònia y Crackòvia. No responde llamadas ni correos y ha cerrado sus perfiles en redes sociales. Fuentes de su entorno aseguran que está superada por la repercusión del anuncio de Òmnium, que acumula más de 1,5 millones de reproducciones en el canal oficial de la entidad secesionista en YouTube.

Según detalla la propia Maruny en su perfil oficial de la Asociación de Actores y Directores Profesionales de Cataluña, a la que pertenece, habla catalán, castellano, francés e inglés, el idioma con el que se dirige a los espectadores en el polémico vídeo. Asimismo, toca el piano y la guitarra, baila danza clásica y contemporánea, jazz y claqué y tiene formación de canto. Desde 2012 cursa el Grado Superior de Arte Dramático en el Instituto del Teatro de Barcelona. Antes pasó por la escuela de interpretación Eolia de la Ciudad Condal, centros de teatro de Nueva York y estudió arquitectura en la Universidad Politécnica de Catalunya.

Help Catalonia no es su primera incursión en las artes escénicas, pero nunca había logrado tanta repercusión como ahora. Ha participado en los cortos 'Carlota', 'Snapshot', 'Vorágine', 'En la casa de Medea', 'El beso', 'The Last Shot' y 'Yo también te quiero'. Ese mismo año representó la obra 'La gente molesta (un barrio digno)', que contó con la colaboración financiera de la SGAE y se exhibió en el Teatro Gaudí de Barcelona. Y el pasado julio formó parte del elenco del ciclo Teatro para un tiempo de emergencia, en la Sala Beckett de la Ciudad Condal, con la ayuda económica del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte entre otros organismos. También ha hecho un anuncio para Sanex.

Paradójicamente, su trabajo más visto ha terminado siendo un vídeo de propaganda política que busca realzar el dramatismo ocultando que su protagonista es una actriz y no una simple activista. Su contenido también ha favorecido a la controversia. No solo porque Òmnium ha copiado plano a plano el vídeo de denuncia que hicieron en 2014 los manifestantes ucranianos del Euromaidán, un movimiento de protesta proeuropeo que fue reprimido por el gobierno prorruso de Kiev dejando más de un centenar de muertos. La mayor polémica reside en las afirmaciones que asume la propia Maruny. Frases como que “en Cataluña están siendo atacados los valores de libertad, democracia, derechos humanos, derechos sociales”, “el Gobierno declaró ilegal el voto”, “miles de policías asaltaron las oficinas de medios independentistas y cerraron cientos de páginas web”, “la policía arrestó a 14 funcionarios del Gobierno de Cataluña sin órdenes judiciales” y “España usó un nivel de fuerza nunca antes visto en un Estado miembro de la Unión Europea”.

La actriz también ha sido blanco de críticas por el tono sobreactuado de su interpretación. La intensidad con la que habla va creciendo conforme avanza el metraje hasta adquirir el aroma de un grito desesperado de socorro contra la supuesta opresión que sufre Cataluña, con sus ojos humedecidos, a punto de soltar una primera lágrima. Como adelantó este diario, el 'spot' contra el supuesto autoritarismo del Estado fue producido por una empresa de Barcelona, Batabat, que casualmente ha recibido en los últimos años numerosas subvenciones de organismos nacionales, como el Instituto Nacional de Cinematografía del Ministerio de Cultura y el Instituto de Comercio Exterior del Ministerio de Economía. La última ayuda se la llevó el pasado julio.

103 comentarios

Hoy en portada