3'

exclusiva: el ATESTADO de la guardia civil

El director general de los Mossos "ordenó proteger a los encargados de montar el 1-O"

El máximo responsable de los Mossos d'Esquadra, su director general, Pere Soler i Campins, ordenó proteger a las personas implicadas en la logística del referéndum del 1 de octubre. Esta es una de las conclusiones que extrae la Guardia Civil en un nuevo informe que ha entregado a la jueza encargada de investigar si responsables de la policía autonómica, entre ellos el 'major' Josep Lluís Trapero, cometieron sedición por la actuación del cuerpo el día de la consulta.

En el extenso atestado, al que ha tenido acceso El Confidencial, los agentes se refieren a la detención el 20 de septiembre de una de las personas encargadas de las papeletas que debían emplearse el día de la votación. Francecs Sutrias, detenido por adquirir y almacenar 10 millones de papeletas, habló nueve días después de su arresto con el director general de los Mossos.

En esa conversación, y según refleja el informe, Soler Campins le informó de que "había dado las instrucciones necesarias al personal bajo su cargo para aumentar la contravigilancia sobre las personas más expuestas". La Guardia Civil concluye, a la vista de este dato, que el jefe de los Mossos "está dando protección a las personas encargadas de la logística del referéndum".

El papel de Trapero

En una de las conversaciones intervenidas por orden judicial, el 29 de septiembre se produce la llamada de Sutrias a Pere Soler en la que aquel le solicita a este "estar tranquilo en mi despacho, mi coche y mi casa", a lo que Soler le responde que han "aumentado la contravigilancia" a los que han estado más expuestos, y que ya lo ha "hablado con el jefe de escoltas". La Guardia Civil, en su informe, deja claro, pues, que "la Policía utiliza a su policía autonómica para realizar funciones de protección y seguridad de sus miembros, no contra acciones de terceros (...) sino contra la actuación de un juez o de una investigación policial, y es obvio que las órdenes para el cumplimiento de esos requerimientos se transmiten a través del jefe policial de los MdE, José Luis Trapero".

'Mossos', ante el colegio Gili Gayà de Lleida. (EFE)

El informe de 181 páginas analiza también la actitud de los Mossos durante la jornada electoral y destaca que se han podido comprobar actitudes de los agentes que evidencian que no solo no actuaron para impedir el voto en los colegios electorales sino que, en distintas ocasiones, ayudaron a que pudiera celebrarse. Entre los indicios, el atestado destaca que agentes de la policía autonómica llevaron las urnas a los centros en sus coches policiales.

"No existía ninguna voluntad de cumplir con la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y, siendo tan generalizada la actuación, se infiere que debían existir órdenes que obligaran a los Mossos a no intervenir", dice.

Plan predeterminado con los Mossos

La Guardia Civil considera que la actuación de la policía autonómica formaba parte de un plan predeterminado destinado a convertir Cataluña en un Estado independiente. En esta estrategia, según desvela uno de los documentos incautados en la Conselleria de Economía, los Mossos se consideran parte de la estructura de impulso. Trapero, al que se acusa de sedición, actuó en este esquema como un peón más.

Trapero, historia de una traición anunciadaIgnacio Varela

En el informe aportado el pasado viernes a la Audiencia Nacional, se deja clara también la participación de los líderes de ANC, Jordi Sánchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, como piezas indispensables para intentar impedir que la Policía y la Guardia Civil desarrollaran el mandato judicial de evitar el referéndum ilegal. En el informe se analizan vídeos en los que aparecen 'los Jordis' "dirigiéndose y alentando a las masas", y se dice que en el sistema operativo de la hoja de ruta, tanto Sánchez como Cuixart tienen "el mismo poder decisorio" que Junqueras o Puigdemont a la hora de diseñar la "estrategia".

54 comentarios

Hoy en portada