6'

REFERÉNDUM EN CATALUÑA

Coscubiela, Fachin y Pablo Iglesias: tres partidos, dos almas y un líder de perfil

07.09.201705:00 H.

Las diferencias internas sobre la hoja de ruta independentista en el seno del grupo parlamentario catalán de Podemos, la confluencia Catalunya Sí Que Es Pot, quedaron reflejadas este miércoles, tanto en el diario de sesiones del Parlament durante el pleno sobre la ley del referéndum como en las imágenes de las cámaras que grabaron una bronca entre los diputados. El portavoz y miembro de los comunes, Joan Coscubiela, criticó duramente el procedimiento para sacar adelante la norma para la celebración del 1-O, que tildó de “bucanero”, alineándose con las tesis del resto de la oposición a Junts pel Sí y la CUP. Una intervención en la línea del presidente del grupo, Lluís Rabell, y con la que se granjeó el aplauso de Ciudadanos, PSC y PP, pero no el de su compañero de grupo y líder de Podem, Albano Dante Fachin. Este último, coportavoz de CSQP, intervino dos horas después para desmarcarse de las palabras de Coscubiela.

Fachin reprochó que la sesión matinal se centrase en el procedimiento, pues "a la gente no le preocupa el reglamento”, y acto seguido lanzó otro dardo entre cuyos destinatarios también se encontraba la dirección estatal. La sociedad, añadió, “quiere tener un debate sobre el cual el Parlament y el Congreso no ha dado respuesta” e ironizó con que “la mejor manera de romper España es negarse a escuchar al 80% de los ciudadanos de Cataluña”. En su caso, el aplauso, vía redes sociales, lo recibió del diputado en el Congreso de ERC, Gabriel Rufián, con quien celebrará un acto de campaña a favor del referéndum este mismo sábado.

La tensión interna con el sector de Podem liderado por Fachin acabó estallando ante las cámaras en forma de bronca con el presidente del grupo, el independiente Lluís Rabell, y con el portavoz Joan Coscubiela, ya a última hora de la tarde. El diputado podemista Joan Giner, quien hasta hace unos días ha defendido el voto a favor de la ley del referéndum, solicitó el turno de palabra, al que se opusieron Rabell y Coscubiela y que provocó la airada reacción de sus compañeros de filas. Estos últimos acabaron abandonando su escaño en señal de protesta. El líder de EUiA, Joan Josep Nuet, se sumó a las protestas. Posteriormente, Fachin explicaba en su cuenta de Twitter: "Nos vamos del hemiciclo. Una pena que la pluralidad de CSQP se vea coartada en un debate tan importante".

Pablo Iglesias, quien la noche de este martes se reunía con Pedro Sánchez y acordaba apoyar la propuesta del PSOE para constituir una comisión de estudio sobre el conflicto territorial en el Congreso, guardó silencio durante toda la jornada, al contrario que el resto de líderes de los principales partidos en el Congreso. Ni siquiera reaccionó a las alusiones del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, quien consciente de las divisiones en CSQP exhortó públicamente a Iglesias para que “obligue” a sus diputados en Cataluña a cambiar de posición y situarse “al lado de los demócratas”.

Finalmente, el líder de Podem no consumó la amenaza de romper la disciplina de voto para apoyar la ley del referéndum, junto al resto de diputados de Podem, aunque dejase claras sus desavenencias. Mientras Iglesias se reunía con Sánchez, el secretario general de la formación en Cataluña convocaba a su ejecutiva para consensuar una posición conjunta sobre la ley del referéndum. El 30% de los miembros de la dirección apostó por el voto a favor y el 70%, por la abstención, como el resto del grupo parlamentario, según datos aportados por el propio partido.

El silencio de la dirección estatal de Podemos durante toda la jornada solo fue interrumpido por la portavoz en el Congreso, Irene Montero, a quien los medios preguntaron sobre este asunto aprovechando su presencia en un acto del partido en Alcorcón. “No compartimos la hoja de ruta independentista ni tampoco las formas con las que han actuado” los partidos independentistas, afirmó con una línea más cercana a Coscubiela que al líder de su propia formación en Cataluña.

La tensión entre la dirección de Podemos y su líder en Cataluña respecto al 1-O ha ido 'in crescendo' durante las últimas semanas, hasta el punto de que la relación entre Pablo Iglesias y Albano Dante Fachin está completamente rota. Los interlocutores en Cataluña del secretario general de Podemos son los 'comuns', liderados por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el portavoz de la confluencia catalana en el Congreso, Xavier Domènech, quienes han constituido la formación de ámbito autonómico Catalunya en Comú. Este nuevo sujeto político es el referente de la dirección estatal, mientras que Podem ha rechazado integrarse en este. Podemos ha perdido el control de su marca catalana, que sigue caminando en solitario, mientras que el resto de partidos de su grupo parlamentario —EUiA e ICV se han integrado en Catalunya en Comú.

De mantenerse en el tiempo esta situación, la izquierda no independentista podría presentarse con dos papeletas distintas, de convocarse elecciones anticipadas en Cataluña. La opción de Iglesias, si antes no aprieta el botón rojo —los estatutos del partido lo facultan para convocar un plebiscito revocatorio de Fachin—, no sería su marca catalana. Iglesias participará el próximo lunes, coincidiendo con la Diada, en el acto político de los 'comuns', junto a Colau y Domènech, mientras que la dirección de Podem mantendrá su propia agenda. En las últimas semanas, desde la dirección estatal del partido han insistido tanto en público como en privado que su posición respecto a la sucesión de los acontecimientos políticos en Cataluña se alineará con la de los 'comuns', no con la de Podem.

El secretario general catalán tampoco asistió a la cena que Iglesias mantuvo con el vicepresidente Oriol Junqueras en casa del empresario Jaume Roures, sino que acudió acompañado de Xavier Domènech, candidatable a la Generalitat por Catalunya en Comú. Mientras tanto, y a pesar de plegarse a la disciplina del grupo parlamentario, Fachin mantiene su propia campaña a favor del 1-O participando en diferentes actos, tanto con miembros de ERC como de la CUP.

Hoy en portada