X

EL CONFIDENCIAL puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses.

3'

BUSCA ASESORES

Santander estudia la venta de créditos inmobiliarios valorados en 12.000 millones

Banco Santander estudia la venta de créditos inmobiliarios valorados en 12.000 millones. La entidad presidida por Ana Botín está contactando con asesores para acelerar el desagüe del ladrillo, con la idea sobre la mesa de poner en mercado una megaoperación a la vuelta de verano, según diversas fuentes financieras consultadas por El Confidencial.

El objetivo de la entidad española sería mejorar sus ratios de mora en España, todavía penalizada por algunos activos heredados de Banco Popular. Y todo a pesar de la venta de 30.000 millones en adjudicados y créditos a Blackstone en 2017, dentro del 'Proyecto Quasar'. Desde entonces, Santander ha frenado su actividad de venta de carteras de crédito. La única gran operación firmada fue el traspaso de 35.000 inmuebles adjudicados a Cerberus.

El banco presentó este martes unas cuentas semestrales en las que su ratio de morosidad en España se situó por encima del 7% tras volver a integrar el área inmobiliaria dentro de Santander España, por encima de comprables como BBVA España -4,9%- y CaixaBank -4,6%-. De ahí que la entidad esté estudiando cómo aligerar su nivel de créditos dudosos. El grupo presidido por Botín sigue arrastrando como herencia parte de los créditos morosos del Popular que no se vendieron a Blackstone.

Esta nueva operación de Santander estaría todavía en fase de contacto con los asesores, cuya designación podría tener lugar durante las próximas semanas. Varios grandes fondos consultados por este medio, conocedores de los planes en estudio del Santander, esperan que el banco de inversión o consultora elegido ponga en mercado gran parte de los 12.000 millones a la vuelta de verano.

Operación jumbo

Una de las labores del asesor sería decidir si se saca de golpe al mercado una gran cartera de miles de millones -la mayor desde las desinversiones de CaixaBank y Sabadell- u opta por trocear la operación en bloques más pequeños.

Los planes de desinversión de estos 12.000 millones están siendo liderados por el director general adjunto del Santander, Javier García-Carranza. Su pasado en banca de inversión -Morgan Stanley- ha hecho que encargue este tipo de operaciones a entidades internacionales: la propia Morgan Stanley lideró la venta de los 30.000 millones del Popular; y la cartera de pisos comprada por Cerberus fue asesorada por Credit Suisse.

Desde el pasado trimestre, Santander ya no desglosa sus cifras inmobiliarias en los resultados presentados al mercado, tras el rediseño de su información financiera. En su última presentación con datos del ladrillo, de marzo, limitaba a 7.800 millones su exposición, aunque sin tener en cuenta créditos a particulares y otro tipos de dudosos que podrían entrar en la operación que está diseñando.

Al igual que el resto de entidades, Santander tiene presión del BCE y unos estrictos calendarios para rebajar cuanto antes su exposición problemática en España.

Hoy en portada