5'

precedente para otras administraciones

Carmena gana la batalla a Iberdrola, Endesa y Gas Natural: se quedan sin el megacontrato

El Ayuntamiento de Madrid ha ganado una batalla clave contra las grandes eléctricas en la guerra que libran por el megacontrato para todos los suministros eléctricos dependientes del municipio más grande de España. Una adjudicación que supera los 82 millones de euros por dar este servicio los próximos dos años.

El Tribunal Administrativo de Contratación Pública (TACP) de la Comunidad de Madrid ha desestimado los recursos presentados por Iberdrola, Endesa y Gas Natural Fenosa, que pretendían anular la licitación que da derecho a ser la comercializadora eléctrica de la capital. En el pliego se exige al adjudicatario vender exclusivamente energía renovable, algo que no están en disposición de cumplir las grandes energéticas del Ibex 35, lo que les impide participar en este concurso, como adelantó El Confidencial.

El respaldo al modo de proceder del ayuntamiento, contrario a los intereses de las grandes eléctricas, excede a la relevancia del propio contrato y podría generar un problema de dimensiones superiores a las compañías. La sentencia puede servir de base para que otras administraciones sigan sus mismo pasos en un terreno que hasta ahora mantenían bajo dominio.

De hecho, estas firmas energéticas mantienen diversas disputas por motivos similares en otras administraciones como Barcelona o Valencia, capitales también gobernadas por los denominados 'alcaldes del cambio' desde 2015. Aumentar la pérdida de clientes grandes haría mella en sus cuentas después de tres años de retrocesos en la cuota de clientes minoristas, que sigue yendo a la baja.

¿Por qué pierden?

Iberdrola, Endesa y Gas Natural recurrieron a finales de marzo por considerar que el pliego no respeta la igualdad de oportunidades. En la sentencia del TACP, a la que ha tenido acceso este diario, aducen que pueden cumplir con la pretensión del ayuntamiento aportando garantías de origen (GdO) de la electricidad suministrada. Sin embargo, el consistorio dirigido por Ahora Madrid desecha este certificado. Según recoge el dictamen, las GdO determinan que la energía es de origen renovable o de cogeneración de alta eficiencia, con lo que no se puede garantizar que el 100% del suministro es verde, como exige el ayuntamiento, ya que la cogeneración parte de gas o fueloil.

Para superar los requisitos de solvencia técnica incluidos en el pliego, Madrid reclama a las empresas el etiquetado A que expide la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) y que reconoce que la comercializadora en cuestión solo vendió energía verde en el último año vencido. Este requisito impide concurrir a las grandes, cuyo 'mix' de generación global también se compone de fuentes como el carbón, el gas o la nuclear, que emiten CO2 o generan residuos radiactivos.

El exdelegado de Economía y Hacienda Carlos Sánchez Mato y varios miembros del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)

Para el tribunal de contratación, que ha tumbado las pretensiones de las multinacionales energéticas por unanimidad, la única manera de garantizar el suministro 100% renovable es a través del citado etiquetado A de la CNMC que acredita a la empresa, cuya validez cuestionan las eléctricas en sus recursos.

Además, el propio Gobierno de Manuela Carmena se jacta de que 76 comercializadoras de todos los tamaños cumplen con este requisito, lo que supone el 64% del total, por lo que considera que la competencia está a salvo. Se dan situaciones paradójicas, como que la comercializadora de electricidad de la petrolera Cepsa goza de la mejor calificación y cumple con lo que pide Madrid.

Un revés para las eléctricas

La sentencia del TACP supone un varapalo para los intereses de las eléctricas, que previamente habían conseguido que este tribunal les diera la razón.

De hecho, la licitación sobre la que se pronuncia el tribunal administrativo es la segunda versión elaborada por la Consejería de Economía y Hacienda. El consistorio tuvo que variarla después de que el TACP estimara un recurso de Gas Natural Fenosa por una causa similar. En el primer pliego, lanzado a mediados de 2017, el equipo de Sánchez Mato, exdelegado del área, introdujo el criterio medioambiental como un aspecto de valoración cualitativa de la adjudicación, que daba más o menos puntos en función del etiquetado verde.

En ese momento, el tribunal de contratación entendió que el etiquetado de la CNMC no servía para acreditar el origen renovable del suministro (el producto).

Ada Colau y Manuela Carmena, junto al alcalde de Valencia, Joan Ribó. (EFE)

Para salvar este contratiempo, el propio Sánchez Mato señaló que llevaría la exigencia a los criterios de solvencia de la empresa, paso previo que excluye a aquellas que no cumplen, con lo que en la práctica daba una vuelta de tuerca a la cuestión y ponía más barreras a las grandes comercializadoras.

En este supuesto, y a diferencia del dictamen anterior, la decisión del TACP ha sido favorable a la Administración dirigida por Ahora Madrid, marca municipal de Podemos en la capital.

La propia sentencia recuerda que existe un precedente similar en la instancia judicial homóloga de Castilla y León, que ha servido al ayuntamiento de la capital como precedente para poder vetar a Iberdrola, Endesa y Gas Natural.

Según la concejalía encabezada por Jorge García Castaño, exigen en este contrato la máxima exigencia medioambiental en coherencia con la línea prioritaria y transversal seguida por el ayuntamiento en el marco del Acuerdo de París de lucha contra el cambio climático.

El respaldo judicial al Ejecutivo local llega en plena oleada de quejas contra el consistorio por el elevado número de adjudicaciones a dedo (de un volumen inferior al que se requiere para tener que lanzar concurso público) firmadas por el Gobierno municipal de Manuela Carmena.

Contra este dictamen, las eléctricas pueden elevar un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en los próximos dos meses.

39 comentarios

Hoy en portada