X

EL CONFIDENCIAL puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses.

4'

120 afectados ULTIMAN UNA QUERELLA COLECTIVA

Barcelona embarga a Let's Bonus en plena batalla judicial por no pagar a proveedores

Los restaurantes, hoteles o centros estéticos que trabajan con Let’s Bonus no son los únicos que le acusan de moroso. Ada Colau ha dado orden de embargo por deudas con la Administración Pública

Let's Bonus lucha por salir de deudas sin morir en el intento, aunque no lo tiene nada fácil. La plataforma de descuentos no ha conseguido acallar a sus proveedores, algunos de los cuales llevan sin cobrar desde noviembre de 2016, y ahora se enfrenta a una orden de embargo emitida por el ayuntamiento de Barcelona.

El Instituto Municipal de Hacienda catalán tramitó la diligencia en Nochebuena en concepto de "otras deudas", si bien no especifica el importe ni los bienes embargados. "No podemos facilitar ningún tipo de información tributaria sin el consentimiento expreso de la empresa afectada", responden fuentes del consistorio de Barcelona a la petición de este periódico para ampliar detalles. Fuentes jurídicas apuntan a un posible impago de impuestos (como el IBI) o multas.

No es el único conflicto abierto en Let’s Bonus. Los cupones han sacado de sus casillas tanto a clientes que no han podido canjear los servicios por los que pagaron (y tampoco han logrado hablar con la empresa, como ha comprobado El Confidencial en primera persona tras intentar contactar también con su abogado, Óscar Sánchez), como a proveedores que llevan varios meses sin cobrar lo que les corresponde. De hecho, 120 profesionales afectados están preparando una querella colectiva a través del bufete Prisma Dos Inversiones.

"Si la semana que viene no tenemos noticias sobre la propuesta de pago por parte de la empresa, presentaremos una demanda [a la que podrán sumarse otros proveedores que aún desconocen la iniciativa] en la Audiencia Nacional", confirma José Vicente Frasquet, abogado que representa a la Plataforma de Afectados por Impago de LetsBonus. Todo empezó en octubre de 2016, fecha en la que los acreedores empezaron a movilizarse en redes sociales. Hoy se cuentan por "miles en toda España" según Frasquet, si bien los que irán a juicio de momento ascienden a 120. La web de cupones les debe 300.000 euros en total.

"He dado de comer a 1.000 personas gratis"

Los negocios ofertados en la página van de bares a hoteles, pasando por centros estéticos, espectáculos o viajes, entre otros muchos. "Let’s Bonus me debe 21.000 euros. He dado de comer a 1.000 personas gratis", asegura el dueño del restaurante La Viña en Laredo (Cantabria). Francisco Antonio Cañarte no se percató de que la plataforma no le había abonado ni un cupón de menú para dos personas hasta enero del año pasado, momento en el que reclamó el importe sin éxito. Llevaba casi dos años trabajando tanto con Let’s Bonus como con Groupalia y Offerum, todas ellas propiedad de un mismo grupo. Ninguna ha saldado su deuda.

Groupalia forma parte del mismo grupo que Let's Bonus.

"Como trabajaba con ocho páginas a la vez, no me di cuenta de que no nos estaban pagando", relata. En enero de 2016 se desprendió de casi todas las webs (salvo tres) porque ya tenía muchos clientes fieles que llamaban para reservar —gracias en parte a las plataformas de descuentos— y fue ahí cuando pidió explicaciones a Let’s Bonus, Groupalia y Offerum. También les prohibió referenciar su restaurante en las webs, pero hicieron caso omiso durante cinco meses.

Let’s Bonus debe 300.000 euros a los 120 afectados por impago que ultiman una demanda colectiva

Muchos clientes que ya habían comprado su cupón se quedaron sin comer. A Cañarte no le quedó otro remedio que "dar la cara" y explicar la situación cuando la responsabilidad no era suya, con el perjuicio para la imagen del restaurante que eso supone. Let’s Bonus también adeuda 20.000 euros a un hotel que tuvo que anular 750 reservas, así como más de 1.000 euros a otra empresa que organizó un espectáculo de góspel en Madrid. En ese caso, 'regaló' 900 entradas.

"Eso sin contar con que la plataforma cobra una barbaridad de comisión. En algunos casos, hasta el 50% del precio final", sostiene el abogado Frasquet. Un ejemplo es un cupón de masajes a 20 euros: Let’s Bonus se quedaba con 9; el resto va para el proveedor después de restar el IVA, reduciendo al mínimo sus ganancias netas.

La plataforma controlada por Unkil Trade desde octubre de 2017 (cuyo administrador único es Javier Llorens Ibáñez) aún no ha presentado las cuentas de 2016 en el Registro Mercantil. El año anterior facturó 16,6 millones de euros, un 41,5% menos respecto a 2014.

Hoy en portada