X

EL CONFIDENCIAL puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses.

4'

el viernes se reúne el consejo en plena batalla

Cebrián sopesa nombrar a Manuel Mirat nuevo CEO de Prisa para calmar la rebelión

Prisa tiene previsto celebrar este viernes el consejo de administración para analizar las ofertas vinculantes presentadas por Santillana, convocar la junta general de accionistas y estudiar el relevo del actual consejero delegado, José Luis Sainz. Según distintas fuentes, el candidato elegido para tomar las riendas del grupo de comunicación es Manuel Mirat, un hombre de total confianza de Juan Luis Cebrián, que con este cambio quiere apaciguar la rebelión de los consejeros que están en desacuerdo con la gestión de la compañía.

Mirat lleva 20 años en el Grupo Prisa, adonde se incorporó desde Arthur Andersen. Es licenciado en Derecho, PADE (Programa de Alta Dirección de Empresas) y PDD (Programa de Desarrollo Directivo) por la escuela de negocios IESE. Desde 1997 ha asumido distintos puestos directivos en el grupo de medios de comunicación, como el área financiera. En 2004 fue designado consejero delegado de Prisacom para liderar la transformación digital de la compañía, incluidas las marcas 'El País', Cadena SER y Los 40 Principales.

Más tarde, en marzo de 2009, fue nombrado director general de operaciones de Sogecable y en diciembre de ese mismo año se hizo con la dirección general de Canal+, encargándose del área de Comercialización y Marketing, así como del desarrollo de nuevos negocios. Su labor en lo que después se bautizó como Digital Plus Terrestre (DTS) le mantuvo en contacto directo con los acreedores actuales de Prisa, relación que ahora deberá retomar debido a la nueva refinanciación que se avecina ante el vencimiento de casi 900 millones de euros a finales del próximo año.

Quien será el nuevo número dos de Prisa si el consejo de administración aprueba la propuesta de Cebrián lleva desde septiembre de 2014 como consejero delegado de 'El País'. Durante sus dos años y medio largos de gestión, tanto la difusión como las ventas de la principal enseña periodística del grupo han caído en picado, en línea con el resto del sector, si bien ha conseguido reducir sensiblemente las pérdidas de la editora, que llegaron a ser de 30 millones de euros en el ejercicio de su llegada.

El nombramiento de Mirat, del que varios de los consejeros del grupo no tienen todavía noticia, supondrá el relevo de José Luis Sainz, que se incorporó a Prisa en 2011 procedente de Vocento. Sainz ha sido presidente ejecutivo de la filial de Noticias y consejero delegado de 'El País', así como de Prisa Radio y de la SER. Precisamente cuando dejó el puesto de CEO ('chief executive officer', por las siglas en inglés) en el periódico de referencia de la multinacional para ser el número dos del 'holding', su cargo lo ocupó Mirat, que ahora le volvería a sustituir.

Ofertas bajistas de Santillana

Por tanto, se trata de un directivo muy cercano a Juan Luís Cebrián, contra el que se han movilizado varios consejeros y accionistas. Algunos de ellos, como el fondo Amber, con el 19% del capital, o César Alierta, en representación del 13% de Telefónica, han pedido cambios en la alta dirección del grupo de medios, dado el hundimiento en bolsa de la cotización por la incertidumbre sobre la capacidad para cumplir con los pagos de la deuda. El valor, el segundo peor de toda la bolsa española, solo superado por Abengoa, se ha desplomado un 41%, hasta caer al nivel más bajo desde septiembre de 2015. La capitalización se ha reducido a menos de 250 millones.

El consejo de administración de Prisa también analizará este viernes las ofertas vinculantes por el 75% del capital de Santillana, cuya venta es clave para saber si puede atender las obligaciones financieras futuras. El grupo baraja las propuestas, por una parte, del fondo soberano Abu Dabi Investment Authority (ADIA) en alianza con el estadounidense Rhône Capital y, por otra, la de Carlyle. El 'private equity' francés PAI Partners se retiró de la puja. Según fuentes financieras, la valoración de la editora de libros de texto ronda los 1.200 millones, lejos de los 1.500 que se llegaron a barajar cuando se lanzó el proceso de subasta en septiembre de 2016.

El órgano de gobierno de Prisa deberá decantarse por una de estas ofertas —la de ADIA es la que más opciones tiene, según otras fuentes— y someterla después al escrutinio de los acreedores. Los prestamistas, entre los que se encuentran numerosos 'hedge funds' que han comprado la deuda a derribo, tienen capacidad de veto sobre cualquier transacción corporativa para garantizarse el cobro de la deuda. Fuentes próximas a estos prestamistas indican que si Cebrián consiguiera un buen precio por Santillana, ellos estarían dispuestos a realizar una nueva refinanciación de la deuda restante, lo que despejaría el panorama del grupo.

Hoy en portada