3'

SE LLAMA FINREG360

Un nuevo despacho se lleva a los jefes de Deloitte y KPMG para asesorar a los bancos

Un nuevo bufete independiente ha provocado un terremoto entre los gigantes del derecho financiero en nuestro país, ya que ha birlado a los máximos responsables de Deloitte y KPMG en esta área de la práctica legal. Se trata de finReg360, una iniciativa de Gloria Hernández Aler, que hace unos meses dimitió como responsable del departamento regulatorio financiero de Deloitte para poner en marcha este proyecto. Y se han incorporado su hasta ahora segunda de a bordo en dicha firma, Úrsula García, y el jefe de servicios financieros en KPMG Abogados, Jorge Ferrer.

Los tres comparten 'pedigree': comenzaron sus carreras profesionales en Cuatrecasas, en el área de derecho bancario que lideró durante 16 años Jesús Mardomingo, un referente de la regulación financiera en España que abandonó la firma catalana en 2015 con rumbo al despacho internacional Dentons. Todos ellos formaron parte de su equipo antes de marcharse hacia los departamentos de abogados de las 'big four' y ahora vuelven a reunirse en finReg360.

Felipe VI (d) inaugura la nueva sede de Cuatrecasas en Barcelona. (EFE)

Un portavoz de KMPG ha matizado que el responsable del sector financiero de la firma es Francisco Uría y que Ferrer llevaba sólo tres meses como socio del despacho en el sector financiero. Hernández Aler también se ha llevado a finReg360 a otra de las componentes de su equipo en Deloitte, Sara Gutiérrez, así como a un reconocido experto en privacidad y tecnología en el mundo financiero, Javier Aparicio, para liderar el área de servicios digitales en un momento en que la "transformación digital" es la gran obsesión del sector financiero.

"No vendemos horas"

El nuevo despacho tiene su sede en el número 85 de la calle Alcalá de Madrid y ofrece "soluciones legales y de consultoría para el sector financiero". Pero pretende diferenciarse de los servicios de las antiguas casas de estos abogados con un eslogan que lo dice todo: "Somos resolutivos. No vendemos horas". Como es sabido, los grandes despachos y consultoras facturan sus proyectos por el número de horas que deben dedicarles sus abogados, después de pactar con el cliente el precio de cada hora.

Sede de KPMG en la Torre de Cristal de Madrid.

Estos profesionales quieren aprovechar el negocio generado por el 'tsunami regulatorio' que ha sufrido la banca desde la crisis financiera: "Encontramos el mejor posicionamiento entre regulación y negocio. No solo cumplir la norma" es otro de los mantras de su página web. "El día a día de las entidades financieras impide a sus responsables dedicar el tiempo necesario para gestionar los numerosos proyectos de adaptación normativa y las cada vez más exigentes inspecciones de los supervisores", reza el apartado '¿Qué hacemos?' de su web.

El problema de imagen de la banca

Y el tercer pilar de su filosofía es un torpedo a la línea de flotación de los gigantes del sector para ensalzar su carácter de 'boutique': "Nos situamos en la realidad de cada cliente. No todos son iguales"; finReg360 también alude al serio problema de imagen que tiene la banca y a la necesidad de que la industria financiera sea mejor percibida por sus clientes, y, al mismo tiempo, a la necesidad de ganar eficiencia en un momento en que los márgenes del negocio bancario están bajo mínimos. Finalmente, afirma que están aquí "para aquellos que sienten que tiene que haber otra forma mejor de hacer las cosas".

La cuestión es si los bancos van a confiar unos asuntos tan delicados a una firma recién creada en vez de a las 'big four', aunque tienen a su favor el gran prestigio y la trayectoria profesional de sus componentes. Lo habitual en estos casos es no reemplazar a unos por otros, sino repartir el negocio entre todos, dado que este es muy grande. Ahora bien, ya solo con eso los gigantes sufrirán la irrupción de la nueva 'boutique'.

4 comentarios

Principales Tags

Hoy en portada