X

EL CONFIDENCIAL puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses.

3'

cree que sánchez "no tiene escrúpulos"

Santiago Abascal niega que Vox sea "fascista": "Somos antipodemitas y anticomunistas"

Asegura que en Podemos hay "nostálgicos de la hoz y el martillo" y se queja de que nadie llama a la formación de Iglesias "partido de ultraizquierda". Su objetivo, afirma, es "salvar a España"

"Somos un partido de extrema necesidad que defiende cosas de sentido común. No necesitamos etiquetarnos ni nos defenderemos de los estigmas". Así define a Vox su presidente, Santiago Abascal, después de que muchos consideren que se trata de un partido de extrema derecha por las propuestas de su programa electoral. "Ni somos antifascistas ni fascistas, somos antipodemitas y anticomunistas", ha asegurado, para denunciar que en Podemos "hay nostálgicos de la hoz y el martillo".

En una entrevista en Telecinco, Abascal califica a la formación de Iglesias de ser "de ultraizquierda" e "inconstitucional" y asegura que desconoce si en su partido hay "nostálgicos" de la dictadura de Francisco Franco. De hecho, culpa a Podemos de alentar a aquellos que estos días han salido a las calles de Andalucía para protestar por el auge de Vox, que ha logrado 12 diputados, algo que ni el propio Abascal preveía. "No esperábamos cero diputados, pero menos esto...", ha dicho, para asegurar que les han votado desde gente del PP y Ciudadanos hasta "la izquierda de sitios muy humildes".

Abascal, que pide que no se les caricaturice, reconoce que "tenemos propuestas que incomodan a muchos pero gustan a otros". "Creemos en el orden constitucional, en el Estado de Derecho, en la unidad nacional y en la libertad de los españoles", ha afirmado, para añadir que su gran objetivo es "modificar el estado de las autonomías" -en su programa utilizan la palabra 'suprimir'-.

Sobre el papel de Vox en una posible investidura de Juanma Moreno, Abascal se reunirá con su equipo a lo largo de la mañana para establecer las directrices que seguirá su partido en las próximas semanas. Si bien asegura que no pondrá "líneas rojigualdas" en Andalucía, considera esencial el cierre de Canal Sur, la supresión del impuesto de sucesiones, devolver al Estado las competencias de Educación y Sanidad, derogar las leyes de memoria histórica y de igualdad LGTBi andaluzas y defender la Semana Santa y los toros en esta comunidad.

A nivel nacional, Abascal ha dejado claro que su deseo es "salvar a España" y que "la unidad se salvaguarde" y vaticina que Vox tendrá "una fuerza extraordinaria" en las elecciones autonómicas y municipales de mayo. Incluso en las generales, si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decide adelantarlas. Sobre él, el líder de Vox ha dicho que "no tiene escrúpulos" y que "ha engañado a España". "Está ahí por los separatistas y los comunistas de Podemos", ha afirmado.

"No toda África cabe en Europa"

Abascal ha desgranado parte de su programa electoral en cuestiones como el aborto, el matrimonio homosexual y la inmigración. Sobre esta última cuestión afirma que "tiene que estar regulada y las fronteras definidas". "No podemos ver a nuestra policía sin poder defenderse en la frontera, viendo cómo les tiran ácidos y orines sin poder hacer nada".

Asegura que Vox no está en contra de los inmigrantes, y que lo que quieren es "combatir la inmigración ilegal". "No toda África cabe en Europa, también tenemos que ayudarles en sus patrias", continúa, para remarcar que cuando alguien entra ilegalmente y sabemos de qué país es, "hay que deportarlos". "Hay que evitar que lleguen diciendo que no van a tener ayudas sociales, porque sino seguirán entrando y las mafias seguirán actuando. Cuando terminen su contrato de trabajo, tendrán que irse si no encuentran otro en un tiempo determinado", apunta.

Hoy en portada