Loading...
Puedes configurar tu consentimiento pulsando aquí :

Para que entre en vigor en 2024

El Gobierno promete a la UE tener listo el sistema de peaje en autovía en 12 meses

El Ejecutivo de Pedro Sánchez detalló a la Comisión Europea que su objetivo es implementar esta reforma y la del impuesto al diésel, a automóviles, a plásticos, a vertederos o a gases fluorados antes del 30 de junio de 2022

4'
Adelantado en

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, aseguró el pasado mes de mayo en el Congreso de los Diputados que los peajes en las autovías no se impondrán sin consenso, aunque poco después matizó que "algún gesto teníamos que hacer", en referencia a Bruselas. Ahora se sabe, a través de un documento de las autoridades comunitarias, que el Ejecutivo ya se ha comprometido con la Comisión Europea a tener preparada dicha reforma en el primer semestre de 2022. Es decir, tenerla perfilada y lista en un año máximo, para que así pueda entrar en vigor en 2024.

Así lo explica un anexo publicado por Bruselas este mismo miércoles donde da cuenta de los hitos temporales a que se ha comprometido el Gobierno de España para la recepción escalonada de los fondos de recuperación europeos, cosa que no había hecho hasta ahora en ningún momento. Concretamente, en la reforma 4 (C28.R4), titulada "Reforma de medidas fiscales para contribuir a la transición ecológica", el documento desglosa una serie de medidas, entre las que incluye "impuestos o pagos relacionados con la movilidad, como los peajes en carreteras y los impuestos de registro de vehículos". Y añade: "La implementación de estas medidas debe estar completada para el 30 de junio de 2022".

España puede recibir hasta 140.000 millones de euros (75.000 millones son subvenciones directas). Eso sí, Bruselas condiciona dicho desembolso de ayudas a una serie de reformas estructurales, cuyo cumplimiento ha programado con unos objetivos intermedios temporales. Estos hitos previstos por España a petición de la Comisión están incluidos en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que está siendo evaluado por las autoridades comunitarias.

En ese contexto, España transmitió a Bruselas a finales de abril la idea de imponer un pago por el uso de las carreteras estatales para 2024, con el objetivo de pagar con ello la conservación de las mismas y sacar esa partida de los Presupuestos Generales del Estado. Sin embargo, tras anunciar dicha medida, matizó que solo se aprobaría con el consenso de la mayoría parlamentaria, donde se encuentra en minoría.

Foto de archivo de una autovía con atasco de viajeros. (EFE)

Ahora ha trascendido, gracias a la Comisión, que el Gobierno quiere tener ya preparado el sistema para cobrar por el uso de las autovías, del que por ahora no ha dado ningún detalle, antes del 30 de junio de 2022. Señala que "considerará una revisión de la ley para promover un transporte por carretera más sostenible y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero".

"El establecimiento de un mecanismo de pago por el uso de las carreteras del Estado que se introducirá a partir de 2024 de acuerdo con el principio de 'quien contamina paga'. El objetivo de dicha medida es internalizar el coste externo del transporte por carretera, creando incentivos para una mayor eficiencia en este sector y conduciendo a una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero", señala el anexo publicado por las autoridades comunitarias.

Por ahora no se sabe cómo quieren introducir peajes a las autovías que actualmente son gratis. En este sentido, la única referencia es la de la patronal Seopan, que lleva años pidiendo este gravamen de tres céntimos por kilómetro a los vehículos ligeros y de 14 céntimos al transporte pesado.

El impuesto al diésel y otros en 2022

La medida es más ambiciosa desde el punto de vista medioambiental. El Ejecutivo pretende tener listas también antes de julio de 2022 otras medidas que contribuyan a la transición ecológica como la "revisión de los subsidios a los combustibles fósiles". Dicho de otra manera, se trata de tener ya en la primera mitad del año que viene el impuesto al diésel.

Hasta ahora, el Ejecutivo ha mostrado la intención de elevar en 3,8 céntimos por litro de gasóleo A. Ya quiso introducir esta tasa en los últimos Presupuestos Generales del Estado, pero desistió de la medida tras el rechazo del PNV.

Además de lo anterior, el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos se compromete con el Ejecutivo de Ursula von der Leyen a establecer, de nuevo antes del 30 de junio de 2022, un impuesto a los plásticos no reutilizables, un gravamen sobre los vertederos y otra tasa a los gases fluorados.

En el apartado medioambiental, la última promesa del Gobierno español con Bruselas es que en el tiempo máximo de un año se implemente la reforma sobre la fiscalidad del automóvil. En este sentido, ya se anunció que quieren transformar el impuesto de matriculación y el de circulación para que graven más a quien más contamine y de esa manera sean más acordes con la descarbonización. Sin embargo, no hay por ahora más detalle al respecto.

Hoy en portada