3 min

EL ÚLTIMO DÍA DE AGOSTO LA AFILIACIÓN BAJO EN 235.000 PERSONAS

El fin de la temporada turística y la enseñanza hacen perder 180.000 empleos

04.09.201705:00 H.

La alta estacionalidad de la economía española -crea mucho empleo en los meses centrales del año y los destruye en los restantes- ha vuelto a ponerse de manifiesto con toda crudeza en agosto. La Seguridad Social perdió en ese mes 179.485 afiliados, por lo que el número de cotizantes ha bajado hasta los 18,3 millones. Respecto de hace un año, sin embargo, el sistema público de protección social ha ganado 606.849 afiliados, principalmente en el sector servicios.

Lo más relevante, sin embargo, es que se observa una ligera desaceleración de empleo en términos anuales, que es la mejor manera de analizar los datos al eliminarse los efectos estacionales debido a la especialización del tejido productivo.

Y lo que dicen las cifras dadas este lunes a conocer es que el ritmo de nuevo afiliados creció un 3,4% en agosto, por debajo del 3,6% de julio y del 3,8% en junio. En todo caso, una ralentización débil que no empaña la intensidad en la creación de puestos de trabajo. A destacar, en todo caso, el fuerte ritmo de afiliación en el régimen general, el más importante del sistema, que todavía crece ligeramente por encima del 4%. Por el contrario, el régimen de autónomos continúa desacelerándose y crece apenas un 0,6%.

Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social

La alta estacionalidad de la economía española se explica por un dato singular. El 31 de agosto, último día del mes, se dieron de baja de la Seguridad Social 235.318 cotizantes, lo que refleja la estrecha relación entre ocupados y modelo productivo, muy sesgado hacia el sector servicios. En particular hacia las actividades turísticas. Pero también hacia sectores como la educación.

Un dato lo revela: en agosto el número de afiliados a la enseñanza cayó en 56.906 personas, siendo el sector que más empleo perdió, seguido de la industria, 20.618 ocupados menos, la construcción, 17.410 menos y las actividades artísticas y de entretenimiento, muy ligado a la temporada turística: 15.161 afiliados menos. En sentido contrario, las actividades sanitarias y los servicios sociales ganaron 16.631 cotizantes.

Inestabilidad laboral

Los casi 180.000 afiliados menos registrados en agosto respecto de julio son el peor dato desde 2008. El año pasado, en el mismo mes, la afiliación cayó en 144.997 y el anterior en 134.289 cotizantes menos. Esto pone de manifiesto la intensa inestabilidad laboral existente en España, donde las oscilaciones son cada vez más bruscas debido al tipo de empleo y a la naturaleza del contrato, que hace compatible un fuerte ritmo de creación de empleo con pérdidas muy acusadas en algunos meses, como ha sucedido este agosto.

Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social

El resultado global es que el número de cotizantes -esos 18,3 millones de afiliados- todavía está lejos del que se logró antes de la crisis. Respecto a agosto de 2007, el punto álgido del anterior ciclo expansivo, la Seguridad Social aún pierde 977.000 afiliados.

El fuerte ritmo de creación de empleo, sin embargo, sigue sin trasladarse de forma intensa a la relación afiliados/pensionistas, que es la clave de bóveda del sistema de protección social. La relación ha bajado hasta 2,22 veces debido a un doble efecto. Por un lado, porque al reducir el paro también baja el número de trabajadores que recibía una prestación, mientras que, en paralelo, el número de nuevas pensiones continúa creciendo a un ritmo parecido al del empleo, lo que impide una mejora de la ratio.

Esa tasa (2,22 cotizantes por cada pensionista) es la más baja desde diciembre de 1998, lo que pone de manifiesto las dificultades de la Seguridad Social para cuadrar sus cuentas en un contexto de fuerte generación de empleo.

Hoy en portada