Puedes configurar tu consentimiento pulsando aquí :

el esloveno es un dirigente duro

Aleksander Ceferin, el 'ogro' que gana 2,2 millones de euros y batalla con Florentino

Florentino Pérez puede que haya subestimado el poder de este abogado esloveno de 53 años que llegó a la presidencia de la UEFA para romper con el antiguo régimen

6'

La transparencia. Es una de las bazas que juega Florentino Pérez para contrarrestar las amenazas que ha recibido de Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, por la creación de la Superliga. “Yo sé lo que gana LeBron James y no sé lo que gana Ceferin”, repite el presidente del Real Madrid con el objetivo de señalar a la UEFA como un monopolio que maneja el dinero del fútbol a su antojo. Florentino comenta que él se paga de su bolsillo los viajes, las comidas y una camiseta de fútbol si tiene que comprarla. Duda de si esto sucede en la UEFA y cómo se gestionan sus gastos. Pero, sobre todo, apela a que se sepa el salario de su presidente.

Aleksander Ceferin cobró la temporada pasada un salario de 2,2 millones de euros, según recoge el informe anual de la organización y ha sido publicado por el portal ‘2Playbook’. A partir de aquí que cada cual valore si es una cantidad elevada o adecuada para el máximo dirigente del fútbol europeo que gestiona dos competiciones (Champions y Europa League) que la pasada temporada tuvieron unos ingresos totales, entre los dos torneos, de 2.730 millones de euros. La Champions generó 2.419 millones de euros y la Europa League alcanzó los 311,4 millones de euros.

La lucha por el poder en el fútbol europeo vive sus días más tensos. Aleksander Ceferin ha movido todos sus hilos, a nivel futbolístico y político, para echar abajo el proyecto de la Superliga. Florentino Pérez puede que haya subestimado el poder de este abogado esloveno de 53 años que consiguió la presidencia de la UEFA con un discurso potente en el que apelaba a romper con el antiguo régimen y la corrupción. Florentino dice que se ha sentido agredido por Ceferin y le señala como el responsable de manipular e intoxicar a los políticos, dirigentes del fútbol y aficionados con el mensaje de que la Superliga es una competición para ricos y quiere acabar con las Ligas nacionales.

No es un presidente 'obediente'

Florentino quiere desenmascarar al verdadero Aleksander Ceferin. No solo poniendo en duda el sueldo que tiene como presidente de la UEFA y los gastos, sino también criticando sus formas amenazantes y la mala educación. “No queremos a un presidente de la UEFA que insulte y falte al respeto”, dice Florentino. La respuesta de Ceferin sobre lo que piensa de Florentino la ha dado en el canal de televisión esloveno 24ur: “¿No quiere un presidente como yo? Ese es un incentivo aún mayor para quedarme. Quiere un presidente que le obedezca, que le escuche y que haga lo que él piensa”.

Las tensiones han podido ir a más porque ha llegado a plantearse la posibilidad de que el Real Madrid fuera expulsado de esta Champions y no jugara la semifinal contra el Chelsea. A la pregunta de si el Real Madrid podría no disputar esta eliminatoria, Ceferin responde: “La clave es que la temporada ya ha comenzado y las televisiones nos reclamarían daños y perjuicios si no jugáramos las semifinales. Por lo tanto, hay una posibilidad relativamente pequeña de que este partido no se juegue la semana que viene. Pero esto será diferente en el futuro. Por supuesto que nunca volveré a tener una relación personal con ciertas personas”.

Aleksander Ceferin ha conseguido desactivar la Superliga, pese a que Florentino insiste en que los clubes no se han ido y el proyecto esté en modo de espera. Las estrategias y la contundencia verbal con la que ha actuado el esloveno con este asunto son el reflejo de una personalidad de apariencia tranquila, pero frío, calculador, firme y con colmillo. “La Superliga es un escupitajo en la cara del fútbol y de nuestra sociedad”, ha sido una de las bombas lanzadas contra el proyecto que lidera Florentino.

El presidente de la UEFA ha demostrado ser un ogro. Aleksander Ceferin ha contrarrestado la Superliga poniendo de su lado al Bayern de Múnich, Paris Saint-Germain, Ajax y Borussia de Dortmund. También a los españoles como el Sevilla y el Villarreal. Haciendo rectificar a los seis clubes ingleses que estaban dentro del proyecto que lidera Florentino Pérez y llamando traidor al presidente de la Juventus, Andrea Agnelli. “Tengo 3.800 mensajes sin contestar y los he recibido prácticamente de todos los clubes. Así que ahora esperamos que ellos se den cuenta de su error y sufran las consecuencias correspondientes”, declara el ejecutivo de la UEFA.

Romper con el antiguo régimen

Aleksander Ceferin se hizo cargo de la presidencia de este organismo a mediados de septiembre de 2016 tras arrollar en las votaciones (42 a favor y 13 en contra) al candidato holandés Michel Van Praag. Ganó un presidente de una Federación de Fútbol pequeña, la Eslovena. Se presentó con aires renovadores y el dirigente que quería acabar con la vieja guardia y los escándalos de la UEFA, organismo que estaba salpicado por la inhabilitación de Michel Platini por parte del Comité de Ética por haber recibido un pago de 1,8 millones de euros de Joseph Blatter, expresidente de la FIFA.

Llegaba un hombre joven al sillón presidencial de la UEFA, un abogado especializado en derecho penal que tenía una breve etapa de cinco años como presidente de la Federación Eslovena de Fútbol. Un profesional del derecho que dijo no tener problemas económicos ni necesitar el dinero porque su despacho, con más de 50 letrados, llevaba un buen funcionamiento. Ceferin fue visto como un cambio radical y la entrada de aire fresco. Cinco años después, está enfrentado a Florentino Pérez, como presidente de la Superliga, por las acusaciones de monopolio y falta de transparencia en la UEFA.

Entre sus aficiones están las motos y los viajes familiares con su mujer (Bárbara) y sus tres hijas. Los hace en aviones privados. Su esposa es propietaria de una galería de fotografía e invierte en arte. Aleksander Ceferin se ha involucrado en proyectos solidarios en los que el mundo del fútbol tenía que cooperar con asociaciones de ayuda a las personas más necesitadas. Una de sus apariciones públicas fue con el futbolista español Juan Mata, que lidera el proyecto ‘Common Goal’, y promueve la financiación con dinero procedente del fútbol a organizaciones de caridad de todo el mundo. Ceferin donó el 1% de su sueldo.

Para Florentino es necesario el cambio y evolucionar a otro modelo. Este es su camino y la batalla con la UEFA. A Ceferin le pide que sea más transparente. El diálogo entre uno de los dirigentes más importantes del fútbol mundial y el del máximo organismo del fútbol mundial pasa por su peor momento.

Hoy en portada