3'

"LA MOTIVACIÓN ES DEFENDER LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN"

Tranquilo, ahora no te puede pasar nada si subes un montaje de Cristo con tu cara

Subir a uno de tus perfiles sociales un montaje con referencias religiosas tiene un precio: 2.160 euros, concretamente. El autor de la imagen, Daniel Serrano, aceptó la condena para rebajar la multa a 480 euros pero habría podido acabar 180 días en la cárcel de no haberla pagado. La sangre le ha hervido a más de uno y las redes sociales, como ya viene siendo costumbre, han devuelto el golpe a base de humor y crítica viral. Si el joven de Jaén había colocado una foto suya en el rostro de un Cristo de la Amargura, los usuarios de Twitter han querido protestar y mostrar su solidaridad haciendo sus propios montajes derivando en el llamado efecto Streisand.

Mucha gente ha puesto su propio rostro en el primer cuadro o escultura de Jesucristo que ha encontrado, pero otros han ido más allá: un tiranosaurio rex, El Cigala, Rajoy o un Cristo sentado en el váter. Todo vale como contraofensiva a la sentencia que muchos han calificado de injusta. Daniel Serrano tiene que pagar casi 500 euros por su montaje. ¿Tendrán que vérselas con un juez quienes están publicando ahora los suyos?

No, a ti no te van a denunciar

Mientras que el fotomontaje original de Daniel Serrano se consideró ofensa contra los sentimientos religiosos, la intención de los internautas se identificaría de otra forma. “Lo están haciendo en su derecho legítimo de crítica. No se hace escarnio de creencias religiosas, simplemente se está defendiendo la libertad de expresión”, explica a El Confidencial el abogado especializado en tecnología e internet Carlos Sánchez-Almeida. “Por su motivación, no deben ser perseguidos”.

La intención del montaje es la clave. También lo ve así el abogado, profesor y consultor Borja Adsuara, que coincide en que los usuarios de Twitter están defendiendo la libertad de expresión. “El juez no vería ofensa de sentimientos religiosos”.

¿Y fuera de este contexto?

Almeida asegura que la sentencia depende de las creencias del profesional, lo mismo que Adsuara, que señala que depende el juez de turno. Ambos no dudan en posicionarse en contra de esta decisión. “Lo que no puede ser es que en Jaén un fiscal haga eso con el consentimiento de la Fiscalía General del Estado”, asegura Almeida. “La Fiscalía necesita priorizar el derecho a la libertad ideológica y de expresión por encima de las creencias religiosas”

Ambos abogados están de acuerdo: estas cosas no deberían ser delito. Borja Adsuara defiende firme su opinión: nos estamos pasando. “Ahora La vida de Brian también sería delito”, se queja. “Tu capacidad de ofenderte no puede vaciar mi libertad de expresión”. Insiste en que el Código Penal está para los casos más graves y que cambiarle la cara a una imagen no puede ser ofensivo. “¿Realmente creen que Dios se ofende o se ofenden ellos por Diosrdquo;, se pregunta. “La libertad de expresión está para decir las cosas que pueden molestar a alguien y es una conquista de muchos siglos”.

4 comentarios

Hoy en portada