5 min

sigue estos pasos

La guía para saber lo que debes hacer si tu pareja te ha sido infiel

Si estás leyendo esto quizá no estés pasando por un buen momento amoroso y tu pareja o tú ya os habéis sido infieles. No te preocupes, a casi todos nos ha pasado alguna vez (aunque algunos no se hayan enterado). Darse cuenta de que te han engañado nunca es fácil y duele mucho. Si no eres tan creativo como la cantante Beyoncé, que compuso 'Sorry' (aunque ella ha dicho en numerosas ocasiones que no es así) tras descubrir que su marido Jay Z le había puesto los cuernos, te contamos algunas formas de superar este mal trago.

Obviamente existen muchos tipos de transgresiones en una relación y la gravedad del asunto depende de cada persona. Muchas parejas consiguen seguir adelante y tener una unión más fuerte y otras no pueden lidiar con ello y deciden cortar por lo 'sano'. Si eres de los que le da vueltas al asunto y quieres dar una oportunidad a tu marido o mujer, presta atención a lo que te vamos a contar:

Tómate tu tiempo

Es habitual que en el entorno más cercano, por intentar ayudar, opinen, juzguen e incluso nos digan qué debemos hacer. Pero es importante que en un primer momento nos demos tiempo para que la rabia inicial no nos haga decir o tomar decisiones equivocadas. Ysseldyk y Wohl, dos científicos de la Universidad de Carleton​, realizaron dos estudios que examinaron la relación entre el compromiso relacional y la infidelidad. En un artículo llamado "I Forgive Therefore I´m Committed", descubrieron que la gravedad estaba relacionada con una disminución del compromiso aunque fuese mediada por el perdón.

Independientemente de si el motivo fue físico o emocional, no tomes una decisión precipitada e intenta controlar las emociones

Es significativo observar que aunque su investigación no demostró que el perdón aumentara el compromiso después de una infidelidad, aparentemente sí mitigaba el daño porque servía para una disminución de la fidelidad. Si no hay remordimiento por parte del infractor las posibilidades de recuperación de la pareja son prácticamente nulas. Algo sucede si éste se niega a pedir disculpas. Cuando uno ha cometido un error, lo mejor que puede hacer es reconocerlo.

Aunque socialmente sigue pareciendo que "hacer trampa" supone que una relación esté al borde de un precipicio sin salida, lo cierto es que en el día a día no todo es blanco o negro. No tiene por qué suponer el fin a tanto tiempo de amor. Depende mucho de la persona o de la situación que esté atravesando la pareja. Pero también hay factores externos que influyen.

Depende del motivo

Tu cabeza no para de darle vueltas: ¿Por qué lo ha hecho?, ¿ya no me quiere?, ¿por qué ha pasado?, ¿he hecho algo mal?, ¿soy culpable de la infidelidad, o podría haberlo evitado?, ¿seré capaz de perdonar?, ¿quiero seguir con la relación? Lo cierto es las causas del engaño son muy importantes. En varias investigaciones descubrieron que el vínculo entre compromiso y perdón estaba mediado por la cognición positiva, encontrando explicaciones externas y circunstancias atenuantes para explicar la traición de la pareja en vez de atribuirlo a algo interno.

Corazón roto. (iStock)

Muchas veces depende de si se ha hecho público, una cuestión que preocupa sobre todo a los hombres: "Es más fácil perdonar a una mujer que a un hombre", asegura Wohl. La razón es social: tiene que ver con el criterio de masculinidad, que se ve más ofendida, sobre todo si trasciende fuera de nuestro hogar. El motivo no es la falta de confianza (que un poco también) sino el estigma que conduce la idea tradicional del cornudo. Si finalmente los trapos sucios quedan en casa, tanto hombres como mujeres apuestan por las segundas oportunidades.

Sexual o sentimental

Tener una aventura puede ser solo una cuestión de sexo, pero los sentimientos también cuentan. En ello radica la diferencia entre ambos géneros. Mientras un 45% de hombres considera que la infidelidad sexual es peor, el 74% de las mujeres piensan que la infidelidad emocional sería más difícil de manejar, según una encuesta elaboradora por 'Edarling' y que corrobora el primer estudio mencionado anteriormente, que también descubrió que las mujeres heterosexuales eran más propensas a sentir como imperdonable los asuntos emocionales que los sexuales.

Si no hay remordimiento por parte del infractor las posibilidades de recuperación de la pareja son prácticamente nulas

Miller y Baker, autora de la investigación, observaron que los hombres dejaban a sus parejas si los cuernos habían sido sexuales y no emocionales y que el valor que daban a la relación tras haber descubierto esa infidelidad era mucho menor. La angustia que ambos géneros sufría tenía diferentes raíces, para ellas era provocada por los sentimientos y para ellos por motivos sexuales.

Piénsalo bien

Las parejas que deciden permanecer juntas después de la infidelidad son conscientes de la importancia del compromiso relacional y el perdón, independientemente de si el motivo fue físico o emocional. Muchos tienen éxito. No tomes una decisión precipitada. Intenta controlar las emociones sin que la rabia aflore. Es inevitable en muchas ocasiones que el dolor se apodere de nosotros, pero piensa las cosas dos veces.

La experiencia demuestra que la mayoría de las parejas dan por hecho que la otra persona entiende lo mismo que ellos sobre qué es una infidelidad, y no siempre es así. Hay que negociar y pactar cómo quieres llevar la relación, donde están los límites y qué significa para cada uno engañar.

Es muy importante para poder recuperar la confianza después de una infidelidad fomentar la comunicación en la pareja. No dejar cosas en el aire, hablar de los miedos, de las dudas. Es un proceso que es difícil llevar solo, si es necesario acudir a un terapeuta, no dudes en hacerlo.

0 comentarios

Hoy en portada