6'

apunta

Una experta te enseña los trucos para hacer el mejor sexo oral posible

Aunque la penetración no es comparable al sexo oral, hay que saber hacer bien de todo. Como decimos por aquí, "es de buen nacido ir a la cama bien aprendido". Por eso hoy nos fijamos en los consejos de la experta en esta materia, Tracey Cox, cuyas declaraciones son bastante claras.

El sexo oral es un entrante maravilloso, y a veces un gran plato único. Si quieres cocinar un gran manjar en cualquier restaurante, aquí tienes unas recetas básicas, para ellas y ellos.

Sexo oral a él

Cuando el receptor es un hombre, tienes que hacer lo siguiente, según ha revelado la sexóloga a 'Femail'.

1) Deja las luces encendidas

Ellos se estimulan más con la vista que ellas. Es biológico. Por ello, has de dejar las luces encendidas, o en semipenumbra, para que vea cómo haces la felación. Él tiene que tener una visión clara de lo que está pasando. Si tienes el pelo largo, apártatelo para un lado para que pueda ver cómo el pene se introduce en la boca.

Si eres una persona valiente y nada tímida, mantén el contacto visual mientras lo haces. Si no, mira hacia el pene o cierra los ojos. Ninguna es mejor que otra, por mucho que el porno haya enseñado que observar al hombre mientras tanto y poner cara de picarona es lo que hay que hacer.

Ellos se estimulan más con la vista que ellas. Es biológico. Por ello, has de dejar las luces encendidas para que vea cómo haces la felación

2) Ponte en posición

La felación se puede hacer desde numerosas posiciones. Él de pie y tú de rodillas, él tumbado y tú agachada frente a su sexo... etc. Elige la que más se adapte a ti y a la situación y ponte a ello. Nosotros recomendamos la del 'pájaro carpintero', aunque cuidado con los dolores de cuello.

3) Lame

Antes de comer hay que lamer. La lengua debe recorrer el ombligo hacia abajo. Puede bordear el pene y empezar en los testículos (detente aquí un buen rato). También es bueno chupar la parte interna de los muslos.

4) Añade manos

Antes de meterla en la boca, cógela con las manos. Manipula el pena de arriba a abajo, muy suavemente. Cuando esté medio erecto, si aún no lo está, ya puedes empezar con la lengua. Cuando comiences, no dejes de mover la mano. Son dos tipos de estimulación, bucal y manual, que funcionan bien juntas

5) In crescendo

Al igual que con las mujeres, es importante que mantengas un ritmo constante para generar excitación. A medida que se acerque al orgasmo, has de aumentar la velocidad y la presión.

6) Final feliz

Si no quieres tragarte el semen, continúa la estimulación con las manos o comienza con la penetración. Haz cualquier cosa, pero no le dejes a medias al pobre.

Sexo oral a ellas

Si es una mujer la que recibe, esto es lo que debes hacer:

1) Conquista otras áreas primero

Como en el caso de los hombres, tienes que empezar a conquistar los pueblos cercanos antes de ir a por el reino. Avanza por su cuerpo con la lengua, besa, mordisquea... ¿El qué? Todo lo que puedas. El cuerpo de la mujer está repleto de terminaciones nerviosas. Boca, orejas, cuello, pezones, ombligo, muslos...

Si no quieres tragarte el semen, continúa la estimulación con las manos o comienza con la penetración. Haz lo que quieras, pero acaba

2) Ponte en posición de ataque

Para gustos, los colores. Hay una que es muy buena, y que recomienda Tracey Cox, que es la siguiente: el activo del sexo oral se tumba boca arriba y ella se sienta a horcajadas sobre su cara, sin aplastar al ser humano, por supuesto. Esto, a la que recibe, le da un control completo sobre el ritmo y la zona a estimular, pues le es más fácil moverse.

Otra es la básica: ella se tumba y abre las piernas y el otro hace lo propio descendiendo al terreno húmedo. Se pueden utilizar las manos para abrir las piernas y dejar más visible el sexo de la agraciada.

3) Dile que lama tu mano

Antes de comenzar a probar (y a pifiarla), dile a ella que lama tu mano. No hay dos mujeres a las que les guste el sexo oral de la misma forma, por eso es importante para que te indique cómo le gusta a ella. Según lo que haga con su lengua en tu mano, así será lo que debas hacer en sus partes.

Pista: probablemente, ella usará toda su lengua en lugar de una punta tiesa (que es lo que suelen hacer muchos hombres... y es un horror/error), y se moverá lentamente por la mano.

4) No la desnudes del todo

En lugar de quitarle toda la ropa directamente, déjala medio vestida. Esta situación le recordará a sus primeras experiencias en el sexo, donde ambos estaban demasiado asustados como para desnudarse por completo.

5) Comienza a mover la lengua

Ahora tienes que encontrar su clítoris (una pequeña canica, generalmente en el extremo superior, cubierto con una capa de piel) y haz movimientos húmedos, lentos, suaves y ascendentes alrededor del clítoris, NO EN ÉL.

¿Recuerdas el movimiento que ella demostró en tu palma? Pues haz eso.

Dile a ella que lama tu mano. No hay dos mujeres a las que les guste el sexo oral de la misma forma, por eso es importante que te indique bien

Un buen truco es que mantengas la lengua relajada, que no solo será mejor para ella sino también para ti, pues te cansarás menos.

Haz círculos lentos alrededor de la circunferencia, y combina esto con un balanceo de arriba a abajo.

6) Pide indicaciones

Cuando estás en posición, es difícil interpretar las señales de ella, sobre todo si eres un hombre (no es un ataque, es una realidad). Pídele que te dé indicaciones sobre cómo vas: si lo quiere más rápido, más duro, más lento... Hablando se entiende la gente, dicen.

7) Elige un lado

Un lado del clítoris suele ser más propenso al placer que el otro. Ahora te toca descubrir cuál es.

8) Vete al ano, pero no con la boca

Con tus manos, comienza a estimular la zona anal. No metas los dedos, sólo comienza a hacer círculos grandes alrededor de la entrada. Así estimularás un área anal muy sensible para la mayoría de mujeres, así como la de los hombres.

9) No te flipes

Sabemos que has aprendido mucho y que quieres demostrar todas las técnicas, pero el objetivo es que ella se corra. Elige una técnica y ve con ella a muerte hasta el final.

10) Final feliz

Aumenta la velocidad y la presión pero sigue haciendo lo que sea que estés haciendo si ella no te dice lo contrario. Mantén un ritmo regular.

Muchas mujeres permanecen muertas, quietas durante el orgasmo; otras comienzan a moverse y a gritar como locas... Recuerda: pase lo que pase, tienes una misión, no te distraigas.

Los orgasmos femeninos pueden tardar muchos minutos en llegar, y si te paras en el momento crucial, pensando que todo terminó, no terminará bien.

Una vez que se haya corrido, debes apartarte. El clítoris es muy sensible después del orgasmo.

Y colorín colorado, esta clase de sexo se ha acabado.

Practica y nos cuentas, querido lector.

2 comentarios

Hoy en portada