7'

la moda se ha extendido entre adolescentes

Médicos contra la depilación púbica: "Llegan con 12 años y enfermedades nunca vistas"

30.07.201705:00 H. Actualizado: 30.07.2017 - 14:32H.

“El hombre, como el oso, cuanto más peludo, más hermoso” o “donde hay pelo hay alegría”. El refranero español se ha quedado obsoleto. La nueva moda es la depilación integral. Por lo menos, así lo ratifican adolescentes y orientadores de educación sexual consultados por El Confidencial. Los más jóvenes lo hacen “por comodidad, higiene y estética” y suelen empezar antes de los 13 años. Médicos y expertos advierten de que es una práctica nada recomendable y que incrementa los riesgos de infección.

Llama la atención que de los 18 adolescentes entrevistados, entre ellos cuatro chicos y 14 chicas de entre 18 y 25 años, todos dan por hecho que la depilación del pubis es algo positivo. Todos lo han hecho alguna vez, aunque respetan que otros decidan no hacerlo. ¿Sus razones? La llegada del verano, la práctica de relaciones sexuales, la comodidad o las preferencias de su pareja; y todos ellos coinciden en algo: “Es más higiénico”, dicen. Una creencia popular en la que se equivocan.

El médico y dermatólogo catalán Ramón Grimalt, coordinador del grupo español de tricología de la Academia Española de Dermatología y Venerología (ADV), advierte de que quitar el vello púbico no tiene ninguna ventaja. “Las personas que piensan que son más higiénicas por depilarse dicha zona están equivocadas. El pelo es una barrera protectora. Eliminar el pelo en la zona púbica es un tema de moda, no de salud”, afirma. Entre los posibles riesgos se cuentan cortes, heridas, pelos encarnados, foliculitis (inflamación de los folículos pilosos o vellos enquistados), pustulosis (inflamación de la pústula), condilomas (infección de los genitales), herpes, chancro sifilítico (primer estado de la sífilis) y enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Los jóvenes entrevistados son conscientes de los riesgos, pero optan por la depilación integral

Los dermatólogos, advierte el doctor Grimalt, están viendo en los últimos años enfermedades de transmisión sexual en dicha zona que no habían visto antes. La principal causa que contemplan es la depilación de cuchilla, rápida y eficaz, que deja secuelas: picor a los pocos días y pelos salientes punzantes, que con la fricción provocan pequeñas heridas que aumentan el riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual. Esto no sucede si la piel está sin depilar, intacta, y con una barrera protectora, función que ejerce el vello púbico. “Si está ahí es por algo”, concluye el doctor.

De los adolescentes entrevistados, los de 18 años confesaban haberse depilado el pubis de forma integral por primera vez a los 12. En cambio, el grupo de veinteañeros lo hicieron cuando tenían 15. El doctor Grimalt desaconseja la depilación tan temprana, ya que aún no se han desarrollado hormonalmente. Algunos son conscientes de los riesgos, pero no les importa asumirlos. “Sé lo que recomiendan los médicos”, afirma uno de ellos. ¿Por qué no hace caso entonces? Porque la tendencia predominante ahora es la depilación integral.

Depilarse está de moda

La mayoría de las chicas entrevistadas de 18 años coinciden en normalizar la depilación: “No ir depilada está mal visto”, reconoce Aimara, y “aunque lo hagas por gusto, por estética o por higiene, al final acabas asumiendo que es mejor tener esa parte depilada”, algo que todas sus compañeras secundan. Esta aceptación popular entre los adolescentes es una moda y de ella habla Violeta Buckley, sexóloga en la cooperativa de género y comunicación Pandora Mirabilia.

Para Buckley la depilación integral “es un nuevo mandato social”, los adolescentes se depilan porque “está de moda” y han asociado higiene y estética al hecho de depilarse el vello púbico, lo que en opinión de Buckley “no tiene nada que ver”. “Ellos y ellas te dicen: 'Si alguien no se depila, es que es un guarro'. Son muy tajantes en esto porque asocian tener pelos con la falta de higiene, aunque no tenga nada que ver una cosa con la otra, la depilación es puramente una cuestión estética”.

En los talleres afectivo-sexuales impartidos en los institutos, Buckley cuestiona los modelos de belleza, el canon impuesto (joven, delgado, alto…) y lo que le parece curioso es la reacción de los jóvenes: “Los adolescentes entienden perfectamente que se cuestione el canon de belleza, pero son más reticentes al cuestionar la depilación integral, como si no fuera parte de lo mismo”.

La depilación integral es más corriente entre las chicas, lo que no exime que esta práctica vaya ganando adeptos entre el género masculino. Empiezan tímidamente con la recortadora, otros se atreven a depilarse con cuchilla desde el principio, dejando la cera apartada, ya que es más dolorosa. Lo que explica un cambio en los cánones de belleza en palabras de la sexóloga: “Hasta ahora los cánones eran muy estrictos con las mujeres y no tanto con los hombres, pero muchos chicos se han empezado a depilar para cumplir con el 'mandato' que dice que toca depilarse”, explica Buckley.

La moda de la depilación integral contribuye a incrementar la demanda de los productos de estética destinados a este fin, lo que se traduce en un beneficio empresarial: “Cuanto más gente se depile, más negocio”, admite Buckley.

Es todo un mercado

El doctor Grimalt apoya la opinión de la sexóloga y vincula el aumento de adolescentes que se depilan al marketing: “Las empresas están consiguiendo que los hombres se sumen a esta moda con cremas, depilación, tratamientos de belleza, etc. Es todo un mercado. Los fabricantes de láser y de cuchillas han doblado el número de sujetos que se han sumado a esta moda en un mercado mundial. Es un tema de marketing ayudado por las modas”, asegura.

Los centros de estética no desmienten este incremento en la demanda que, sin duda, les beneficia. Y afirman este interés de los hombres por cuidar su aspecto físico. “Los hombres son más coquetos que antes”, aunque el porcentaje de clientas siempre es mayor en estos centros (cerca del 70% suelen ser mujeres), afirma Carolina Arance, del centro de depilación Depilever, quien comenta que las zonas del “pecho, la espalda y las piernas” son las más comunes entre ellos. “Los que se hacen el pubis son pocos”.

Este sector facturó en España más de 85 millones de euros, donde la depilación con maquinilla obtuvo el mejor desarrollo, "mezcla de dinero y tendencia"

Según datos de la consultora Kantar Worldpanel, el gasto en 2016 en productos de afeitado ascendía a un total de 17, 2 millones de consumidores, una cifra lo suficientemente atractiva para que las empresas dedicadas al mercado de depilatorios apuesten por este nicho. Este sector facturó en España más de 85 millones de euros, donde la depilación con maquinilla obtuvo el mejor desarrollo, algo que se reduce a “una mezcla de dinero y tendencia”, tal y como afirma el dermatólogo.

La mejor opción, el láser

De todas las opciones que ofrece actualmente el mercado en el sector de la depilación, el dermatólogo Grimalt desaconseja la eliminación del vello púbico pero, en el caso de que se haga, “es mejor hacerlo con el láser. Esto no quiere decir que sea la opción correcta pero, si decide que en esa zona no va a tener pelo, lo más útil y la mejor opción dentro de las que existen es el láser”, ratifica el doctor.

En un nivel menos perjudicial para la piel estaría la recortadora, preferida por el género masculino. El dermatólogo la recomienda porque “es la forma menos peligrosa de las que hay. Cuando sale el vello, este no roza con la piel. El pelo no se ha arrancado y no provoca ninguna herida”.

La cuchilla, cuyo uso en el afeitado se extiende por su facilidad y rapidez, tiene serios inconvenientes en la salud y cuidado del pubis

En cambio, la cera y la cuchilla se emplazan entre las prácticas menos recomendadas. En el caso de la cera, puede provocar que “los folículos pilosos se queden clavados y que surjan granos en la zona donde se ha arrancado el vello”. Y la cuchilla, aunque se elija por facilitar la depilación, tiene serios inconvenientes como los “posibles cortes en la zona de los pliegues o las heridas que provoca a su pareja por el roce de cuerpos”, apostilla el dermatólogo.

Ahora la tendencia conduce a depilarse la zona íntima de forma integral y no se sabe qué moda se instaurará el año que viene. Algunos refranes son anacrónicos, pero este viene al pelo: “Sobre gustos no hay nada escrito”.

Hoy en portada