Puedes configurar tu consentimiento pulsando aquí :

LA MEJOR TERAPIA POSIBLE

Se iba a suicidar, y se fue de fiesta como despedida: esta es la razón de que siga vivo

Internet sirve, entre otras cosas, para encontrar historias curiosas que, más o menos creíbles, ofrecen otra perspectiva sobre la vida y alguna que otra moraleja

4'

Internet sirve, entre otras cosas, para encontrar historias curiosas que, más o menos creíbles, ofrecen otra perspectiva sobre la vida y alguna que otra moraleja aprovechable. De toda la red, quizá el popular foro Reddit sea el mejor archivo de testimonios peculiares en la red (aunque Forocoches podría ser un buen equivalente español). Las historias peculiares se suceden hasta el punto de que algunas de ellas llegan a saltar a otros medios de comunicación, como la del hombre que encontró las ganas de vivir después de entrar en una espiral de sexo, drogas y autodestrucción que ríete tú del Nicolas Cage de Leaving Las Vegas.   

“Fui a México para comprar barbitúricos para tener una muerte humana y pacífica”, es como comienza el relato de un usuario conocido como “plzsendhalp” (algo así como “pfayuda”). “Decidí que si iba a morir de cualquier forma, bien podría follarme a una prostituta antes de que todo acabase. Después de eso, un taxista me ofreció comprar cocaína. Una cosa llevó a la otra, y me vi a una habitación encima de un burdel equipada con una cama con forma de corazón, una barra de stripper y un baño caliente”.

Mi depresión está en recuperación gracias al trabajo duro y mi dedicación

Así que el hombre decidió retrasar un poco su muerte: “Pasé una semana entera esnifando cocaína de tetas, tomando medicinas para el dolor, bebiendo tequila, comiendo puñados de Viagra para luchar el bajón de la cocaína, y montando tres tríos con dos mujeres”. Tras su viaje por los placeres del otro lado de la frontera, se dio cuenta de que “la vida no era tan mala, después de todo”. Salvar su vida le había costado 2.000 dólares.

No lo intenten en casa

La entrada del usuario de Reddit ha circulado tanto que este ha decidido editarla hasta en cinco ocasiones para matizarla. En un primer momento, para aclarar que el sexo y las drogas consiguieron que no acabara con su vida, pero no curaron sus problemas mentales. “Mi depresión está en recuperación gracias al trabajo duro y mi dedicación”, ha explicado. La recomendación que hace a aquellos que compartan su condición no es abrazarse al vicio ni a ninguna señorita, sino buscar el centro más cercano del NAMI (Alianza Nacional contra la Enfermedad Mental): “Proporcionan terapia de grupo gratis y pueden ponerte en contacto con todos los programas para tratar la depresión”.

En una segunda aclaración, el usuario explicaba que este episodio había ocurrido hacía seis años y que había supuesto un claro punto y aparte en su vida, ya que nunca se había interesado por ese tipo de aficiones, con las que no creía que encajase. “Fueron como una resucitación cardiopulmonar para un hombre al que se le ha parado el corazón”, explica. “Peligroso, arriesgado, y con pocas probabilidades de que funcione, pero si puedes mantener al tipo el suficientemente tiempo para que llegue el desfibrilador, incluso si eso implica romper algunas costillas, merece la pena”. Aclara también que la solución a la depresión no es rodearse por “una montaña de cocaína y una manada de chicas”. Sin embargo, “si estás apuntando con una pistola a tu cabeza mientras lees esto, por favor, hazlo. Consigue cocaína, algunas mujeres, ¡haz lo que sea necesario! No. Lo. Hagas.”

Cuando cuento la historia a mi familia, a mis novias o a mis compañeros del grupo de terapia, dejo fuera la coca y las drogas

No fueron las prostitutas, el alcohol o los estimulantes lo que devolvieron al autor a su hogar, sino como reconoce, un correo electrónico enviado por su hermana, que finalmente le convenció a dejar su desvarío alucinógeno y volver a casa. Debido a ello, plzsendhalp reconoce que los detalles varían según a quién relate la historia: “Cuando cuento la historia a mi familia, a mis novias o a mis compañeros del grupo de terapia, dejo fuera la coca y las drogas”, reconoce. “Cuando estoy en el bar intercambiando historias, dejo fuera las lágrimas y el correo electrónico sentimental”.

¿Un último deseo para los que sientan que ya no pueden más? “Buena suerte y nunca te rindas”. A pesar de lo frívolo que pueda parecer, pocos mensajes más vitalistas y esperanzadores que este se pueden encontrar en la red.

Principales Tags

Hoy en portada