ESPECIAL ATENCIÓN A LAS ZONAS SENSIBLES

Cómo saber si te estás quemando mientras corres (aunque no lo notes)

El sol es uno de los principales riesgos para los corredores en esta época del año. Saber cómo protegerse y qué hacer en caso de quemadura o rozadura es clave para este deporte

Foto:

Correr es uno de los deportes más saludables, pero debemos ser conscientes de los factores de riesgo que existen a su alrededor. Uno de ellos es la exposición solar y sus posibles efectos en la piel. Las zonas más habituales donde incide el sol son cara, cuello, brazos y piernas. Además, habitualmente, cuando practicamos 'running', el calor que sentimos en la piel es menor por el frescor generado por la velocidad, de forma que la sensación de que nos estamos quemando llega más tarde, cuando la exposición solar en muchos casos ya es excesiva.

La exposición de forma repetida conlleva la aparición de manchas solares, envejecimiento de la piel y cáncer de piel. Así, los corredores deben utilizar todos los medios de protección solar disponibles a su alcance: gorras, pañuelos para el cuello, camisetas que cubran la mayor parte de los brazos y pantalones cómodos pero que eviten la exposición al sol de las piernas.

A esta indumentaria debemos añadir una protección solar adecuada a nuestro tipo de piel, que debe ser aplicada en las zonas que no podamos cubrir de otra manera: cara, cuello, brazos y piernas. Esta loción debe usarse cada dos o tres horas y también cuando la sudoración sea excesiva.

Al practicar 'running', el calor que sentimos en la piel es menor y la sensación de que nos estamos quemando llega más tarde

Las zonas más proclives a quemarse son las que habitualmente no tienen una exposición solar elevada, como la nuca, el cuello o las zonas posteriores de orejas y brazos. Son áreas especialmente sensibles, ya que normalmente no están expuestas y en ocasiones nos olvidamos de aplicarles la crema de protección. Las quemaduras en las orejas son muy comunes en 'runners' y resultan especialmente molestas.

El primer síntoma que solemos notar cuando se está produciendo una quemadura solar es la sensación de calor. Pero quizá ya es demasiado tarde: la quemadura se ha producido. Un signo en el que nos debemos fijar y que suele aparecer antes es el enrojecimiento de la zona. Muchas veces, y más en regiones con alta exposición solar, es difícil identificarlo, así que un truco puede ser presionar ligeramente la piel de forma que blanqueará momentáneamente antes de volver a su color rojizo.

Cuando la quemadura ya se ha producido, las acciones a tener en cuenta son:

  • Hidratar abundantemente la zona con cremas hidratantes que nos van a proporcionar una sensación de frescor.

  • Evitar el roce de la zona con la ropa o con la ropa de cama.

  • Obviamente, evitar la exposición solar hasta que la piel se haya recuperado totalmente.

  • En los casos más graves, puede ser necesaria la aplicación de una crema de corticoide tópico, ya que, con su efecto antiinflamatorio, nos reducirá la inflamación de forma rápida.

Las zonas de roce

Otro de los problemas que tienen los 'runners' en verano a consecuencia del calor y del sudor son las rozaduras en zonas sensibles (axilas, pezones, área genital). La forma más sencilla de evitarlas es cubrir la parte de ropa que nos esté rozando con una gasa o con algún material más suave que evite que el roce que se puede producir habitualmente nos provoque molestias. Otra opción válida es tapar la zona (en el caso de que esto sea posible) con un material similar al utilizado para cubrir la ropa (una gasa, por ejemplo) que cumplirá las mismas funciones.

Si se produce una irritación intensa, deberemos utilizar alguna crema antiinflamatoria, de corticoide por ejemplo. También debemos evitar la utilización de ropa propensa a crear rozaduras en los días especialmente calurosos y en los que tengamos una sudoración excesiva. Finalmente, otra forma de evitar las rozaduras es tener la piel suficientemente hidratada, ya que así será menos sensible en general a las agresiones externas como, por ejemplo, las rozaduras.

Dr. Javier Pedraz, dermatólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Running
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios