UNA ÉPOCA MUY APROPIADA

Cuatro razones (y un consejo) para que empieces a correr este verano

En verano muchas personas se lo preguntan: ¿Por qué no empezar a correr ahora? El 'running' es mucho más que adelgazar y tener mejor salud. Te contamos sus beneficios

Foto:

Más tiempo libre, ganas de invertir en uno mismo, disfrutar del entorno y la naturaleza, la desconexión. En las vacaciones de verano muchas personas se hacen la pregunta, ¿por qué no empezar a correr ahora? El 'running' es mucho más que adelgazar o tener mejor salud, ya que entraña diversos beneficios para nuestro organismo tanto en lo físico como en lo emocional. Estos son algunos de ellos.

1. Carrera como factor preventivo cardiovascular. La carrera habitual, incluso la de baja intensidad, tiene una labor preventiva de patologías muy frecuentes como la hipertensión arterial. También ayuda a tener bajos los niveles de colesterol y a reducir el peso. El ejercicio frecuente mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular y respiratorio y ayuda a reducir los niveles del denominado colesterol malo, el que se deposita en las paredes de las arterias.

2. Más músculo y hueso de mejor calidad. Un corredor regular no solo mejora la potencia y resistencia muscular de su tren inferior, también activa el tronco y las extremidades superiores. Los 'runners', además, debido al impacto continuo de sus huesos con el suelo durante la carrera, facilitan la fijación del calcio a sus huesos mejorando su densidad mineral. Cuanta más edad tengamos, más importante es este efecto debido a la pérdida de densidad ósea con el paso de los años.

3. Mejora el estado psicológico. Todas las personas que practican 'running' pueden confirmar que el correr ayuda a sentirse bien y a liberar las tensiones de la vida diaria. Está reconocido que la práctica de actividad física intensa es un gran canalizador de emociones como la rabia y la tristeza. Además, ayuda a reducir el estrés y permite mayor nivel de concentración.

4. Ayuda en las patologías crónicas. Cuántas veces hemos oído que, por ejemplo, las personas con asma o los diabéticos no pueden correr. No es cierto. La práctica de ejercicio habitual (incluida el 'running') es buena para los asmáticos. Un hecho que lo demuestra es que los niños con asma que realizan actividad física en infancia y adolescencia alcanzan mayor capacidad pulmonar que los que no han hecho ningún tipo de ejercicio. Lo que sí es cierto es que los asmáticos que corran han de tener un buen control previo de su enfermedad y no se recomienda que corran durante sus crisis.

También el 'running' permite un mejor control de la diabetes; en concreto ayuda a mantener los niveles de glucosa en sangre. Los 'runners' que son diabéticos mejoran su sensibilidad a la insulina, lo que facilita la entrada de glucosa a las células musculares. En las personas con diabetes se recomienda tanto ejercicio aeróbico (caminar, 'running', pedalear o nadar), como de resistencia (pesas, bandas elásticas, suspensión, etc).Tras la realización de ejercicio se ha demostrado una reducción de la glucemia que perdura entre dos y 72 horas. Asimismo, antes de comenzar a correr de forma planificada, el diabético debe comentárselo a su endocrino para descartar cualquier complicación.

5. Antes de comenzar, hazte una revisión: sobre todo si llevas muchos años sin hacer deporte, es necesario realizar un reconocimiento precompetición que debe incluir una historia clínica detallada que busque síntomas sospechosos de problemas cardiacos como palpitaciones, dolores torácicos, síncopes asociados al esfuerzo o familiares con cardiopatías.

Dr. Luis Serratosa, jefe del servicio de Medicina Deportiva del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Running
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios