ÁCAROS, PÓLENES, HONGOS...

Siete consejos para que los 'runners' alérgicos entrenen sin dificultad

Si notas los síntomas al entrenar o competir, es clave conocer bien tu alergia: cuándo tiene más posibilidades de aparecer y qué medicación debes usar en cada caso

Foto:

La alergia es una reacción anómala del organismo frente a sustancias provenientes del exterior: los alérgenos. Los principales síntomas pueden consistir en rinitis (prurito nasal, mucosidad o congestión nasal), conjuntivitis (prurito ocular, lagrimeo), asma bronquial (tos, sibilancias o disnea) hasta un cuadro de anafilaxia (mareo, pérdida de consciencia)... Cualquier 'runner' que haya notado esos efectos debería conocer bien su alergia (ácaros, hongos, pólenes o animales), cuándo tiene más posibilidades de aparecer y qué medicación utilizar en cada caso.

Por ejemplo, si el corredor tiene alergia a los ácaros del polvo, se encontrará peor y entrenará con más dificultad en zonas de costa o islas. Si padece alergia a los hongos, puede que baje su rendimiento o se encuentra peor los días de niebla o lluvia. Si, por el contrario, sufre alergia a pólenes, debe saber con cuáles está sensibilizado y cuándo hay mayor concentración de pólenes en el ambiente para programar adecuadamente sus entrenamientos y sus competiciones.

Con alergia a los ácaros, el corredor entrenará con más dificultad en costa o islas. En el caso de hongos, el rendimiento será peor con niebla o lluvia

Por ejemplo, la familia de las cupresáceas, de la que forman parte la arizónica y el ciprés, florece en los meses de invierno (enero-marzo); el plátano falso, en abril, y el olivo y las gramíneas en los meses de mayo y junio. Los 'runners' alérgicos al polen de estas especies deben conocer las concentraciones de polen en el aire que hay cada día para programar sus entrenamientos. Hay varias páginas web donde se pueden consultar los niveles de pólenes en el ambiente.

Los días de viento o calor son peores para los corredores alérgicos a pólenes y pueden mejorar los días posteriores a la lluvia. Los días de mayor concentración de polen es preferible entrenar en sitios cerrados (polideportivos o gimnasio). No obstante, si practican en el exterior, las mejores horas del día para entrenar serían entre las 11 de la mañana y las seis de la tarde, al haber menos concentración de polen en el ambiente.

Apunta estos consejos

1. Antes de comenzar a correr, hay que asegurarse de no presentar síntomas alérgicos, fiebre o cualquier otro cuadro infeccioso que pudiera desencadenar una crisis alérgica.

2. Los corredores que son alérgicos deben beber líquido de forma suficiente para hidratar las mucosas. Además, es recomendable realizar un breve precalentamiento previo antes del ejercicio intenso, ya que puede servir para producir un efecto broncodilatador pasajero.

3. Es aconsejable que los alérgicos corran con gafas de sol y que utilicen la medicación pautada por su alergólogo en caso de padecer síntomas (antihistamínico oral, colirio, corticoide nasal, broncodilatador o corticoide inhalado). No hay que olvidar tener a mano medicación de rescate por si se produce un empeoramiento repentino.

4. Ser alérgico, incluso si la alergia te provoca asma, no te impide realizar una práctica deportiva de alta intensidad. De hecho, muchos deportistas de élite como Miguel Induráin han sido asmáticos y han podido realizar ejercicio con un control adecuado.

5. Hay pacientes que precisan antes de comenzar una carrera un broncodilatador para controlar su asma. En estos casos, deben utilizarlo entre cinco y 10 minutos antes de comenzar a correr. Esta práctica les previene del asma durante la competición.

6. Si el corredor comienza a notar durante la carrera que empieza a toser o fatigarse, deberá disminuir el ritmo y realizar respiraciones lentas y profundas. Si los síntomas empeoran y se encuentra mareado, deberá parar de inmediato la carrera y utilizar la medicación de rescate prescrita (broncodilatador y/o corticoide inhalado).

7. Siempre que se vaya a realizar una carrera, y más si esta es intensa, como una maratón o un triatlón, hay que ser consciente de las limitaciones personales y estar preparado para cualquier síntoma que pueda aparecer durante la prueba. Es importante practicar deporte por nuestra salud, pero también hacerlo de forma responsable.

Dra. Ana Pérez Montero, jefa del servicio de Alergología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

Running
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios