muy común en los 'runners'

¿Uñas negras tras una carrera? Cambia tus zapatillas y calcetines

Existen corredores que tienen especial predisposición a padecer esta clase de lesiones porque tienen los vasos debajo de sus uñas más frágiles

Foto:
Autor
Tiempo de lectura3 min

Es relativamente frecuente que, tras una carrera, los corredores empiecen a notar que alguna o todas las uñas de los pies empiezan a ennegrecerse. Estas lesiones se denominan hematomas subungueales y consisten en sangrados de los pequeños vasos que tenemos bajo las uñas de los pies. Las causas son variadas, aunque la más común es correr con un calzado demasiado apretado que causa que los dedos de los pies reciban una presión anómala.

Existen corredores que tienen especial predisposición a padecer esta clase de lesiones, porque tienen los vasos debajo de sus uñas más frágiles. En estos pacientes, cualquier aumento de actividad o un entrenamiento con más contacto puede provocar la rotura de los vasos que están debajo de sus uñas. También se puede dar por unas uñas dañadas por hematomas previos que han producido daños en la matriz de la uña o por infecciones por hongos, que suelen ser poco frecuentes entre corredores profesionales.

Los hematomas subungueales suponen que la uña se oscurece de forma completa o en parte. Si el cuerpo es capaz de reabsorber este hematoma, la uña volverá a su color normal; si no, permanecerá oscura. Estas lesiones son más frecuentes en el dedo gordo de los 'runners', el que realiza más fuerza y está sometido a más roce durante la carrera. Lo más infrecuente es que haya afectación de las uñas de los dedos pequeños mientras la del dedo gordo está sana.

Durante la carrera, es poco frecuente que se noten molestias debido a que el esfuerzo de la carrera y las endorfinas enmascaran el dolor. Si el hematoma progresa y se despega la uña, sí puede generar dolor; lo mismo en los 'runners' que sufren enfermedad de base, como la uña incarnata (que es la que se clava en los laterales). Una vez instaurado, el hematoma tampoco suele ser doloroso y la consulta suele producirse generalmente por motivos estéticos.

Estas lesiones son más frecuentes en el dedo gordo de los 'runners', el que realiza más fuerza y está sometido a más roce durante la carrera

Es aconsejable distinguir los hematomas subungueales que se producen. Si es debido a traumatismos, el hematoma duele y, en estos casos, se tiene un par de días para eliminar la presión bajo la uña con pequeñas perforaciones con una aguja hipodérmica que drenan la sangre. En caso de lesiones no traumáticas, las más frecuentes en los 'runners', las perforaciones no permiten drenar la sangre. Si la lesión no afecta a la matriz de la uña, los corredores verán cómo poco a poco se va generando una uña nueva. Este recambio es muy lento y puede tardar en completarse entre seis y ocho meses.

Además de estos problemas, hay corredores con alteraciones mecánicas en la marcha que pueden generar problemas en las uñas; por ejemplo, los que tienen dedos en garra realizan mucha presión sobre sus uñas. También los que tienen algún dedo encogido. En estos casos, las uñas no son la causa sino las víctimas de un problema biomecánico que no mejorará hasta que no se solucione la posición del dedo y se consiga un apoyo adecuado.

Para evitar estas lesiones, hay que tener presente que el calzado que utilicemos para entrenar y para competir debe tener una pequeña holgura en la puntera. También es recomendable la utilización de calcetines técnicos, porque están ligeramente almohadillados en la parte delantera. No debemos olvidar cortarnos las uñas de forma recta y sin biseles.

Manuel Monteagudo de la Rosa, traumatólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Running
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios