cuida la alimentación y la hidratación

Consejos para afrontar la última semana antes de una carrera

No cambiar la rutina es quizá el consejo más universal y cierto antes de enfrentarse a una competición: cualquier modificación puede acabar en fracaso

Foto: No vienen mal unos consejos antes de una carrera (iStock)
No vienen mal unos consejos antes de una carrera (iStock)

Llevas entrenando durante meses, han sido muchos madrugones, mucho esfuerzo y concesiones para tratar de encajar el plan de entrenamiento en la rutina diaria y, al fin, el objetivo está más cerca. La carrera con la que has estado soñando está a la vuelta de la esquina. ¿Qué hay que hacer la semana previa para llegar a tope a la línea de salida?

Es común empezar a correr simplemente por realizar un poco de ejercicio, para tratar de mejorar la forma física, eliminar los excesos o como forma de despejar la mente de las obligaciones diarias. Sin embargo, muchos corredores acaban convirtiendo los entrenamientos en un hábito y, muy probablemente, corriendo carreras –cada fin de semana se celebran decenas en todos los rincones de España–.

Tras el entrenamiento llega el momento de la verdad, la hora de ponerse el dorsal y, si hemos seguido correctamente el plan, ya tenemos algo a favor. Pero siempre surgen dudas, 'dolores fantasmas' y otras cuestiones que nos planteamos justo a falta de unos días para la gran cita. Aquí van unos consejos para afrontar la última semana antes de la carrera y cómo podemos llegar al 'día D' de la mejor manera.

No cambiar la rutina

No cambiar la rutina es quizá el consejo más universal y cierto antes de enfrentarse a una carrera o competición: no cambies nada. Sí, es probable que durante las últimas semanas o meses te hayas saltado algún entrenamiento por causas mayores, o quizá un día saliste y tu cuerpo no respondía así que decidiste abortarlo antes de tiempo. No pasa nada, eso no significa que los días previos a la carrera tengas que recuperar lo perdido.

No cambies tus rutinas antes de la carrera (iStock)
No cambies tus rutinas antes de la carrera (iStock)

No hay que tratar de entrenar más duro, ni realizar entrenamientos que jamás has hecho en estos meses. En definitiva, no hay que innovar ni en el entrenamiento ni en la alimentación –que, al fin y al cabo, también es parte de ese entrenamiento–. Hay que cuidar más lo que se come esos días pero en el sentido de no tomar alimentos pesados o de los que no tengamos buena digestión. En Internet encontramos cientos de recetas para deportistas y desayunos 'perfectos' para competir, pero lo cierto es que no es lo que nosotros desayunamos habitualmente y nos tenemos que ceñir a eso, sin experimentos, porque por tratar de innovar podemos obtener el efecto contrario.

Junto a la alimentación, fundamental la hidratación también los días previos a la carrera. Hay que mantener nuestro cuerpo hidratado en todo momento, sobre todo en las épocas del año en las que las temperaturas son mucho más altas.

Prepara todo lo que necesites

Los días previos a correr una carrera no hay lugar para la improvisación, tampoco en el material que vamos a usar. Es decir, durante las semanas y meses anteriores ya deberemos haber probado todo, desde la camiseta y las mallas hasta los calcetines, las zapatillas y, por supuesto, los geles y la alimentación en carrera –en caso de necesitarlos–. Es más que probable que quieras estrenar una camiseta de tu club o esas flamantes zapatillas último modelo, pero ponérselas por primera vez el día de la carrera es asumir riesgos innecesarios porque pueden provocarnos roces y ampollas.

Imagen de archivo de una maratón en Nueva York (Reuters)
Imagen de archivo de una maratón en Nueva York (Reuters)

Si la carrera es una ciudad o lugar que no conocemos, no está de más hacer un pequeño análisis del recorrido los días previos. Esto servirá, por ejemplo, para saber dónde se colocarán los puntos de avituallamiento, si hay algún tramo más difícil y con desnivel, o también para establecer puntos de referencia en el circuito que nos servirán como un ejercicio mental para calcular distancias mientras corremos.

Un punto fundamental es el descanso: hay que tratar de no llegar fatigados al día clave y algo a tener en cuenta son las caminatas del día anterior cuando nos paseamos por la feria del corredor –o se hace turismo si la carrera es en otra ciudad/país–. En definitiva, se trata de allanar el camino hasta la línea de meta. Los entrenamientos darán sus resultados y, además, el ambiente de la carrera nos dará ese punto extra de motivación que nos faltaba. Ya solo queda relajarse, en la medida de lo posible, y disfrutar.

[Pedro Moya es autor del blog 'Palabra de runner']

Running

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios