reduce el estrés y mejora la autoestima

Adictos al 'running': ¿Cómo ayuda correr a las emociones y el estado psíquico?

Salir a correr es uno de los ejercicios que más adeptos está consiguiendo en los últimos años. Te contamos por qué cada vez más gente se apunta a practicar este deporte

Foto: El 'running' nos hace sentir más alegres y menos estresados (iStock)
El 'running' nos hace sentir más alegres y menos estresados (iStock)

El 'running', sin duda alguna, se ha convertido en los últimos años en el deporte de moda por excelencia. Los parques y ciudades se han llenado de cada vez más de personas que practican esta actividad, en la que no existe ni límite de edad ni de tiempo y no implica un gran coste para practicarla. Pero, ¿qué es lo que tiene de especial el 'running'?

El reconocimiento de los efectos beneficiosos de este ejercicio, desde el punto de vista tanto físico como psicológico, es un hecho más que evidente. Sin embargo,  diversos estudios han puesto de manifiesto que la práctica habitual del 'running'  también  produce una serie de cambios emocionales que repercuten directamente en la calidad de vida de la persona que lo practica. 

Correr favorece una mejora en la autoestima y la confianza en uno mismo

Correr nos ayuda a experimentar una agradable sensación de bienestar ya que, a nivel hormonal, nuestro cuerpo al correr segrega una serie de sustancias químicas como la serotonina –que es la hormona que nos hace sentir bien y nos ayuda a descansar–. La serotonina se define a veces como el “interruptor de apagado” de la ira y, por lo tanto, las personas que hacen ejercicio regularmente se sienten más tranquilas y con menos altibajos emocionales. La adrenalina que favorece la regulación del cortisol (hormona del estrés), y promueve la motivación y el rendimiento. Y la dopamina que se libera durante una experiencia placentera y fomenta una sensación de “bienestar”. 

El 'running' no sólo favorece sentirnos bien y liberarnos de las tensiones diarias, sino que además es un deporte canalizador de emociones como la rabia y la tristeza. Las personas que lo practican afirman “sentirse liberadas de sus preocupaciones tras practicar este deporte”. Incluso los corredores profesionales definen lo que se siente en un maratón como “una mezcla explosiva de sensaciones como rabia, euforia, dolor, fatiga y emociones a flor de piel”.

El correr favorece una mejora en la autoestima y la confianza en uno mismo, puesto que contribuye a conocer los límites personales y a poder superarlos. Es una actividad que genera ilusión y en la mayoría de los casos representa un reto, lo que se acaba convirtiendo en un hábito más y esto provoca una mayor sensación de  estabilidad y equilibrio a nivel emocional.

Después de correr sentimos una agradable sensación de bienestar (iStock)
Después de correr sentimos una agradable sensación de bienestar (iStock)

Nos ayuda a reducir el estrés y la ansiedad ya que los corredores son más capaces de lidiar con sus factores de tensión con eficacia. Esto se atribuye al hecho de que renueva la gestión de sus pensamientos, mantiene sus mentes libres de preocupaciones y les da tiempo para pensar, reflexionar y concentrarse.

Por lo tanto,  podemos afirmar que el hábito de correr regularmente permite la posibilidad de vivir una experiencia transformadora, que puede impactar muy positivamente en la salud emocional de quien lo practica.

[Este texto ha sido redactado por Nuria Javaloyes,  psicóloga del Hospital Quirónsalud Torrevieja]

Running

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios