¿Eres hipertenso? Cómo el deporte ayuda a reducir tu riesgo cardiovascular
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. La salud del deporte
VIDA ACTIVA

¿Eres hipertenso? Cómo el deporte ayuda a reducir tu riesgo cardiovascular

Practicar deporte puede ser tan eficaz como un fármaco para reducir la presión arterial. Siempre con control médico, tanto los ejercicios aeróbicos como los de fuerza son tus aliados

Foto: Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

Se calcula que un 40% de los españoles en edad adulta tiene hipertensión, y este porcentaje se eleva al 60% en los mayores de 65 años. No obstante, el número de afectados podría incrementarse, tal como indica la doctora Catheline Lauwers Nelissen, cardióloga del Hospital Quirónsalud Valencia, "porque se espera un aumento de su prevalencia motivado por el envejecimiento de la población, la obesidad y el sedentarismo".

Cuanto mayor es la presión arterial, mayor es el riesgo de sufrir infarto de miocardio, insuficiencia cardiaca, ictus o enfermedad renal. Teniendo en cuenta que la hipertensión es el origen de la mayoría de las patologías cardiovasculares, parece lógico que se busquen soluciones que, más allá de la medicación, alivien en la medida de lo posible el problema de una manera más natural. El objetivo, obtener un mejor control de las cifras tensionales logrando utilizar dosis menores de fármacos.

Foto: Foto: Freepik.

En este sentido, la especialista sostiene que dos de cada 10 personas con hipertensión podrían llegar a prescindir de la medicación con tan solo realizar ejercicio a diario: “La explicación es que esta práctica conlleva la reducción de la presión arterial de cuatro a siete milímetros de mercurio, lo que es equiparable al efecto que producen algunos fármacos”.

Así lo vemos también en la 'Guía para la prescripción de ejercicio físico en pacientes con riesgo cardiovascular', elaborada por la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-Lelha), en donde se destaca que “la práctica de ejercicio físico regular previene o retrasa el desarrollo de hipertensión arterial y disminuye los valores en individuos que ya la padecen”.

placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Los beneficios también se han medido: estudios realizados en voluntarios sanos “han demostrado que la disminución de 5 mm de Hg en la presión sistólica produce un descenso del número de muertes por ictus del 14%, y del 9% en las provocadas por cardiopatía isquémica. Así, los beneficios para la salud del ejercicio físico, comparados con el bajo riesgo que supone tanto en morbilidad como en mortalidad, hacen que la recomendación de su práctica sea parte fundamental del tratamiento en pacientes con HTA leve y moderada”.

Control médico y buena alimentación

No obstante, la guía también advierte de que, antes de comenzar un programa de entrenamiento, los pacientes con una presión arterial superior a 140/90 deben ser evaluados por un médico. En cuanto al ejercicio más recomendable, los especialistas sugieren:

  • Ejercicio aeróbico. Actividades continuas, rítmicas, prolongadas, que utilizan grandes grupos musculares de las extremidades (caminar, trotar, nadar o montar en bicicleta). Conviene hacerlas a diario o, al menos, entre tres y cinco veces a la semana. La duración, entre 30-60 minutos al día, y una intensidad moderada.
  • Ejercicio de fuerza/resistencia. Esta práctica puede producir disminución de la presión sistólica y diastólica, pero es importante que se haga en programas correctamente realizados y en combinación con un entrenamiento aeróbico. También se recomienda que se realice con poco peso, evitando siempre llegar al agotamiento muscular.
placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Un modo de vida saludable es la mejor opción para mantener a raya la tensión, teniendo la alimentación un peso importante. La doctora Lauwers nos ofrece las siguientes recomendaciones:

  • Evita las dietas hipercalóricas y ricas en azúcares. Apuesta por una alimentación rica en vegetales, como frutas, verduras y legumbres, y por los productos naturales, no manufacturados o elaborados.
  • No solo puedes, sino que debes consumir grasas saludables como las contenidas en el pescado o el aceite de oliva.
  • Reduce el consumo de sal. Esta es una medida fundamental, puesto que cuando comemos con sal, esta retiene agua y así aumentan el volumen y la presión dentro de nuestras arterias. En su lugar, te animamos a añadir limón, vinagre o especias.
  • No fumes: el fumar produce vasoconstricción (se contraen las paredes de las arterias) y así contribuye a aumentar la presión arterial.
  • Si consumes bebidas alcohólicas, hazlo en pequeñas cantidades (no debes exceder más de una copa de vino al día).

Además, la especialista nos advierte de que "es esencial que los pacientes se informen acerca de su patología para poder evitar otras más serias" y señala otro inconveniente de la hipertensión: no genera síntomas (de hecho, se denomina la 'asesina silenciosa'). Por ello, es aconsejable examinar de manera regular la presión arterial: "La realización de controles periódicos es necesaria para la detección y el control evolutivo de esta enfermedad".

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Valencia.

Ejercicio físico Corazón ECBrands Brands Salud Quirónsalud
El redactor recomienda